Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

19 ago. 2009

La costumbre

Desde que empecé a trabajar en la Cultu que me cruzo con este tipo, por lo menos hará ya tres años si no cuatro.

Un tipo de treintitantos, flaquito, morocho, siempre con sombra en la cara, lo me hace pensar que debe ser de esos que se afeitan y al rato ya parece un arbusto otra vez.

En una época me lo cruzaba a la mañana, no siempre, pero lo suficiente como para notarlo. Tipo 9, de traje, siempre apurado. Sumado a eso, una tarde yendo con Ro a la panadería, descubrimos donde vive. Ibamos cruzando frente a una puerta abierta de una planta baja y ahí estaba este chico, sentado en un silla mirando a la calle, hablando con la chica que tenía la puerta abierta. Que se yo, tal vez no vive ahí, pero eso no quita que me sorprendiera verlo. Por un tiempo después de eso dejé de cruzármelo, cosa que en realidad no noté hasta que volvió a aparecer en mi paisaje, ahora a la tarde y a otra altura del camino, ya no de traje si no de jeans y remera, pero todavía prolijo, así que supongo que cambió de laburo. Y para sumarle a eso, a veces, cuando salgo a hacer cosas cerca de la Cultu, me lo cruzo por distintas callecitas, haciendo sabe Dios qué.

A que viene todo esto: el otro día iba yo caminando por la calle y, en la otra esquina de la vereda por donde yo venía, dos hombres se empezaron a pelear a golpes. Obviamente crucé de vereda. Y al acercarme a la altura donde ellos estaban, veo que uno de ellos era mi coincidente...

Ah, Dios, lo que me costó no cruzar la calle y retarlo…!! Me tuve que morder el labio para no ir a agarrarlo de una oreja y decirle algo onda maestra ciruela. Que bárbaro como la costumbre engendra familiaridad. Casi que me sentí responsable y todo por el boludazo.

2 comentarios:

Dalila dijo...

Es re feo ver a los tipos peleándose en la vía pública D:
A mi me da la sensación de que si apenas los mirás te van a retar a duelo (?)

Guada G Narbaitz dijo...

Yep, y mas cuando conocés a uno... Es una sensación de vergüenza ajena total.