Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

24 abr. 2012

El Equipo Amarillo



Tuvimos ya el primero Encuentro Familiar de la salita de Zeke.
Un sábado.
¿A quién carajo se le ocurren estas cosas?
En serio.
Recibí la nota/amenaza el martes anterior al evento. "Este sábado a las 14:30 bla bla bla" y finalizaba con un gran "¡Y traigan muchas ganas de divertirse!"

Matate.

Cualquiera sabe que si te avisan que lleves ganas de divertirte es porque la diversión no está garantizada. Decir eso es darle el último martillazo al ataud.
Pero yo me anoté igual. Porque yo soy una madre responsable. Porque yo no conozco a ningún padre del colegio nuevo de Zeke y me parece que si este chico alguna vez quiere socializar con sus compañeritos está en mí hacer el esfuerzo de conocer a alguien. Porque yo soy así de boluda, ¿vio?
Así que me anoté. Y anoté a Rorro y a Zeke y al hombre de mi casa, que trató de salirse por la tangente alegando que tenía un almuerzo de cumpleaños en otro lado y al que por una vez le dije firmentemente "si yo voy a bancarmeló, no voy a ser la pelotuda que se lo banque sola." y claudicó. O al menos semi claudicó y prometió que iba a llegar después del cumple. Considerando que era el de un amigo cercano, tampoco podía obligarlo a faltar... Ya hubiera querido yo, la PMQLRMP.
La Ro trató de retobarse el viernes anteior a la noche, al grito de "¡no quiero ir nada!" Perono cedí. Yo también lloro por no ir a esas cosas y nadie me presta atención. Que aprenda que la vida es dura.
Así fue como el sábado nos apersonamos en el lugar - muy lindo el lugar, hay que darles eso, un campo enorme, rodeado de árboles - con un montón de facturas y "muchas ganas de divertirnos."

Matate 2.

Para empezar, no había casi nadie de la salita de Zeke. El grueso de la gente - y había algunos que se habían traído hasta los tíos abuelos por parte política - eran de la salita de 3, por lo que enseguida pude notar que la razón primera de toda la tortu- de todo el asunto, no iba a lograrse. Iba a salir de esto tan ignorante de los compañeritos de Zeke como había entrado.
Pelotudeamos un ratito, saludé un par de caras conocidas, acompañé a mis cachorros en la trepadora, y luego nos arrearon como a ganado, animándonos con lindas cancioncitas de jardín, y nos dividieron en grupos.
Yay, juegos de equipo. Denme un revolver.
Me tocó el equipo amarillo. Las dos o tres caras conocidas no estaban ahí. Pero eran buena onda, por lo que traté. Juro por mi vieja que traté.
Zeke se sentó en el pasto y se negó de plano a jugar.
"Dale, Zeke, va a ser divertido. Yo juego con vos."
"¡No quiero!" y eso fue todo.
Rorro corrió en la primera carrera y después huyó a la trepadora.
Zeke escapó con ella.
Traidores.
Cría cuervos y te sacarán los ojos ¬ ¬ 
Yo quedé varada en el equipo amarillo jugando juegos como "correr y levantar bollitos de papel con una batidora", y "correr y atar soguines para eventualmente saltar a la soga", y "representar un cuento de hadas para que los chicos lo adivinen" - por cierto, fui un fabuloso Enano Nº3.

Matate 3.

Hay cosas que no son para mí.
Estas cosas, por ejemplo.
El hombre de mi casa, en medio de todo eso y mi mal humor creciente - porque puse voluntad, juro por Dios que puse voluntad, pero la voluntad llega hasta ahí, después la realidad se instala - avisó que estaba tarde, pero que en cuanto pudiera venía. Ese mensaje llegó a las cuatro y media y el coso terminaba cinco y media. Ah, la felicidad.
El último juego fue una Búsqueda del Tesoro a la que mis tesoritos tuvieron a bien prenderse. Eso fue entretenido. The highlight de la tarde. Encontramos el tesoro - que era un señalador para cada uno... corchazo para las maestras si alguien me pregunta a mí - y nos dieron permiso para que fuéramos a tomar el té de una vez.
Encontré un lugar en una mesa, abrí el paquete de las facturas, mis niños se fueron corriendo a los juegos otra vez, yo hice vagos sociales con la familia de mil que había al lado mío en la mesa - gente agradable, no sé quienes eran - comí mas facturas de las que hubiera debido - yo y una nena que se acercó a llevarse las de membrillo - y traté de no sentir que mi tarde había sido un desperdicio de proporciones épicas.

H llegó a las cinco y cuarto. No lo asesiné simplemente porque A) porque estaba feliz de ver una cara conocida. y B) él tenía las llaves del auto.
Las maestras organizaron una ronda de cantitos antes de irnos - Zeke una vez mas se negó a participar, la seño trató de convencelo, pero a mí a estas alturas ya me daba todo lo mismo - y finalmente, después de quince minutos de ver cantar y bailar a quince mujeres adultas y a doce nenes canciones con rimas básicas, se hicieron las cinco y media y nos dejaron escapar.
Saludamos velozmente - conseguí UN número de teléfono de un amigo de Zeke, albricias, la tarde no fue un total y absoluto desperdicio - y huímos...

Al próximo no voy nada, ya aprendí mi lección, si alguien quiere socializar conmigo que venga a buscarme a mi casa.

17 abr. 2012

El Cable de las Cuatro Patitas


Una de las profes vino a pedirme a ver si sabía cómo pasar videos VHS a DVDs.
Mi respuesta fue que no, pero que me diera un par de minutos y le averiguaba cómo... porque yo soy así... y porque en estos días cualquiera sabe que en internet uno puede aprender a hacer prácticamente cualquier cosa.
Es cuestión de saber donde buscar.
Unos minutos después, como había yo predicho - y porque sabía donde buscar - ya tenía anotado todo lo que necesitaba, sólo era cuestión de conseguirlo. Le dije a la profe que le dijera a mi jefa que necesitábamos - y que autorizara que yo fuera a comprar - un cable Adaptador USB con salida RCA y S-video (cómo este que ven ustedes acá, para que no haya confusiones)



¿A que es bonito?
La profe fue y habló con mi jefa - yo trato de no hablar con ella si puedo evitarlo, qué ganamos con cruzarnos si no tenemos nada que decirnos - y mi jefa le dijo que sí, que buenísimo, que le dijera a Pelu que me lo compre.

¿Se acuerdan ustedes de Pelu?
¿El chico de sistemas?
¿El flaquito que cambió las passwords y no se las dio a nadie?
¿El pibe que reseteó todos los sistemas y borró todos los archivos de las teachers sin avisar y tuve que grabarlos yo todo de nuevo?
¿Ese chico?

Ok, ese chico.

Pensando que hace frío y que mejor que alguien mas salga a la calle, le dejé anotado bien clarito el nombre del cable - Adaptador USB blablabla - y esperé a que lo comprara.
Al día siguiente cayó Pelu en mi escritorio y me preguntó para qué lo quería. Contuve mi natural inclinación de contestarle "¿y a vos qué carajo te importa?", porque no da y me mamá se avergonzaría mucho de mí, y le expliqué lo que ya les expliqué al inicio de esta narración.
"Ah, pero ese no pasa sonido," me dijo él, con cara de entendido.
"¿Cómo no pasa sonido?"
"Sí," me explicó él, que se las sabe todas. "Super video pasa sólo imagen, no graba sonido." - S-video es el cablecito negro de los cuatro, para que ustedes se ubiquen. Los otros tres vendrían a ser RCA (el blanco) y los dos otros (el amarillo y el rojo) los de audio. Sí, sí, dije audio. Sonido, para algunos.
Miré el papelito donde se lo había anotado - en mi defensa, no tenía esa fotito tan bonita que puse a la mano y tengo la memoria de un pez dorado con hipo - y me pregunté si no se lo habría anotado mal.
"Vos decís que no pasa audio."
"No, sólo imagen."
"Ok," acepté yo el impasse, jamás la derrota, y le dije que iba a rechequear mis fuentes y le pasaba bien el dato.
El se fue con mueca de sorry-si-te-cagué-el-plan y yo fui a hablar con el sr Google.
El sr Google, siempre tan amable él, me dijo que no, que yo lo tenía bien escrito, que ese era y que muchas gracias por pasar, cuando quiera nos tomamos un cafecito.
Adaptador de USB con salida RCA y S-Video.
Agarré el mismo papelito donde lo había escrito antes - no voy a andar desperdiciando papel en este pelma - y le agregué abajo, como para que nos entendiéramos (Capturador de Imagen Y de Sonido) y lo volví a dejar en secretaría.

No subrayé el SONIDO con una línea grueeesssaaaa porque me pareció que hubiera sido mucho. Tampoco es cuestión de crear roces.

Ahora, digo yo, acá entre nos, ¿cómo es que Pelu sigue trabajando como Chico de Sistemas en este lugar si no tiene ni idea que es un cable Adaptador de USB con salida de RCA y S-Video? Sí, ya sé, Bebilacqua, pero usted no trabaja como chico de sistemas, usted puede no saber lo que es un cable de esos - no me haga hablar de todo lo que usted no sabe. Yo puedo no saber lo que es un cable de esos. Cualquiera puede no saber lo que es un cable de esos. Pero él trabaja de saber lo que es un cable de esos. Si yo lo pude sacar del Google en menos de cinco minutos, sin siquiera tener que pagarle una cena, ¿qué hace Pelu exactamente?

Dudas existenciales que tiene una.

10 abr. 2012

Chocolate


Nos fuimos por el fin de semana largo.
Porque hay que aprovechar, ¿vio? Los fines de semana no se dan muy a men- ¿cómo dice? No, sí, tiene razón, últimamente parece que crecieran en los árboles los fines de semana largos, así que vamos a dejar eso ahí.

En fín, decía, nos fuimos de viaje.
Aprovechamos e hicimos peregrinación a visitar a mi viejo al campo en la provincia de Buenos Aires.
Una vez mas, manejé yo a través del desierto. Esta vez no hiperventilé al pasar los dos camiones que tuve que pasar. Grossa yo, gracias, gracias. Esta vez H casi hiperventila cuando tomé una curva muy rápido y casi tenemos un problema familiar... En mi opinión yo iba bien - si no nos fuimos a la cuneta, es un tilde en mi libro -, pero vaya uno a discutirle a él.

El plan, una vez llegamos allá, viendo que iba a ir toda mi flia y el lugar bajo techo iba a escasear, era pasar las noches en un hotel en el pueblo y pasar los días en el campo. Una vez visto el hotel - se le habían acabado las cocheras, la ventana de atrás daba a un baldío lleno de cajones de cerveza, una señora muy muy mayor me pidió permiso para tomar mate en la recepción y otra le preguntó a H si podía ajustarle la puerta que estaba rota, la heladerita hacía un ruido terrible, la ducha estaba torcida, la pileta estaba llena de gente y el colchón era durísimo - y una vez que nos enteramos que mis hermanos se habían bajado del plan, por lo que sobraba un poco de espacio en la casa, la primera noche le dijimos a la gente del front desk que muchas gracias, pero que nos había salido un asunto familiar y que mañana íbamos a hacer el check out, no se vayan a ofender, su hotel es diviiiiiiino, pero nos vamos.

Jugamos un par de juegos de mesa, y perdí en una partida de Carioca - no juego a la Carioca desde hace doce años, así que no veo el mérito de que me hayan ganado, pero bueno, no voy a andar desmereciéndo...

Fuimos al sábado a la mañana a la zapatería Carlitos - donde siempre compro zapatillas para los críos cuando estoy de paso porque nunca hay que subestimar los precios cuando uno está lejos de una ciudad capital - y le compré zapas a la Ro.
Una con brillitos.
No, no me están entendiendo, no con un par de brillitos sobre los costados, no. Unas que eran todos brillitos. Toda la zapatilla brilla. Es una bola de espejos hecha zapatillas. Pero su tía Fe se las avaló - "sí, Ro, me encantan, son re lindas, las podés usar en todas partes" - así que no hubo como escapar. Por suerte, y como decía al principio, no eran caras, así que usaremos anteojos de sol para mirarlas y listo.

H hizo asado a la parrilla, la mujer de papá hizo pizzas a la parrilla, y Santi, el marido de mi hermana Fe, hizo pollo a la parrilla, así que hay que decir que la parrilla la aprovechamos bien.

Mis niños, junto a su mini tía Z, aprovecharon el espacio de la pampa chata para jugar, correr, saltar, trepar y ensuciarse bien, y el último día, a la tardecita, cuando nadie miraba - porque estábamos todos adentro jugando a la Carioca a la que me ganaron porque hace doce años que no jugaba a la Carioca... digo... - se metieron los tres con ropa y todo adentro del tanque australiano a medio llenar.
"Lo que pasa es que queríamos meter los pies, así que nos sacamos los zapatos y nos arremangámos los pantalones, pero había tierrita en el fondo, así que Zeke se resbaló y cuando Ro lo quiso ayudar, Rorro se resbaló y yo la quise levantar a ella y me patiné... y ya estábamos todos mojados así que nos pusimos a jugar... ", me explicó mi hermana Z, mientras temblaban los tres y los envolvíamos con toallas.
Qué bárbaro.
Les tendría que haber sacado una foto, ratas pasadas por agua, hechos una sopa, que sólo avisaron lo que pasó porque no podían salir del tanque y hubo que ir a pescarlos, que si no hubieran tratado de secarse afuera y hoy tendríamos tres pulmonías y no sólo una laringítis - sí, la Ro, porque yo tengo ese tipo de suerte.

Hicimos una búsqueda del tesoro con los huevos de Pascua - todo gracias a mi hermana Fe, que es mejor que yo a la hora de pensar en eso, yo los hubiera escondido a mi espalda, hubiera preguntado en qué manos están y ya, no me jodan - y los críos la pasaron bomba, corriendo de acá para allá en busca de las pistas. Hubo un par de quejas cuando las pistas estaban muy lejos - mi niña bufó cuando la pista número seis los mandó hasta la tranquera del potrero de al lado - pero fuera de ese detalle, dio gusto verlos correr de acá para allá.

Mi sobrina, Rosita, dio sus primeros pasos, para beneficio de la muchachada que sólo la ve un par de veces al año - "¡Ro-si-ta! ¡Ro-si-ta! ¡Ro-si-ta!" y se carcajeó de todo. Excepto cuando me la dejaron a mí un minuto para que la mirara y se fue de cabeza tratando de agarrar una botellita de plástico. Así no me la van a prestar mas a esa nena, no importa que yo tenga pruebas de que tengo dos que sobrevivieron a esa edad.

Yo aproveché para hacer tiempo con mi familia, que no la veo muy seguido - esto de vivir lejos, que lo tiro´e las patas.

Y nos volvimos - una vez mas crucé el desierto y esta vuelta me cuidé de no hacer maniobras bruscas para que el hombre de mi casa no tuviera problemas cardíacos antes de los cuarenta. Frené como una lady y no mecí el auto mas de una vez.

Llegamos a casa el domingo a la hora del té, como para sacarme los zapatos y disfrutar del final de la tarde.
En total, una excelente Pascua de Resurrección.

5 abr. 2012

La Historia de Nunca Acabar


Harry Potter.
Sigo insistiendo en que el problema son los libros de Harry Potter. Ya lo dije una vez - o dos, porque me gusta ser consistente - y sigo pensándolo.
Pasa con otros libros también, no digo que no, pero por alguna razón, este tipo de cosas tiende a suceder más seguido alrededor de los libros de Harry Potter. Es como que los siguiera magia negra... o mala leche. Y el hecho de que sea una saga de SIETE libros - JK Rowlings, que lo tiró de las patas - me impide darlo por perdido y acá no pasó nada. No puedo tener el uno, el dos, el cuatro y el seis. No sería kosher.
Estoy podrida de comprar copias de Harry Potter.

Volví a hacer hoy mi ronda de llamados, rastreando a la gente que me debe libros - mas de tres, menos de veinte. Dejé algunos mensajes, hablé con un par de parientes, logré hablar con un par de interesados. Ahora, la mayoría suele responder con un un "Uy, disculpame, se me re pasó", "¿Lo tengo yo? Disculpame, se me debe haber traspapelado, lo voy a buscar" y/o similar.
Por regla general la gente tiende a sentirse un tanto incómoda de haber sido atrapada en falta y tiende a cubrirlo. Es una de esas cosas.

La chica a la que llamé para preguntarle por Harry Potter y el Prisionero de Azkaban - la copia nueva, el Prisionero es un chico popular - me contestó:
"Ah, sí, lo tengo hace añares. Está en mi estantería."

Ajá.

O sea que lo tenés a la vista.
Y sabés que no es tuyo.
Y lo tenés ahí desde el 2010 - después de tres mensajes en su voicemail y un recado con el padre.
¡¿Tenés algún tipo de tara mental que te impide caminar hasta acá y traerlo?!
¿Una inflamación en la glándula del mechupaungüevolascosasajenas?
Y siguen sin darme permiso para mandar un chabón de dos metros - o de metro sesenta con un gran martillo, porque si no andan diciendo por ahí que uno discrimina - a hacer la ronda en persona, casa por casa.

Harrrrrrrta me tienen.