Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

30 jul. 2010

Cosas Para Hacer en un Ascensor


Sólo porque es viernes y a mi los viernes me gusta sonreir, les dejo una lista de cosas para hacer en un ascensor...
Si a alguien se le ocurre alguna otra, por favor, no sean tímidos - Bebilacqua, como va a decir ... llámese a silencio, quiere - que siempre hay lugar para mas absurdos.

1) Cuando haya solamente otra persona en el ascensor, toquenle el hombro y después pretendan que no fueron ustedes.

2) Apreten los botones y pretendan ser electrocutados. Sonrían y háganlo de vuelta.

3) Pregunten si pueden tocar los botones por los demás, pero apreten los botones incorrectos.

4) Llamen a la línea psíquica con el celular y pregunten si saben en que piso están.

5) Mantengan las puertas del ascensor abiertas y digan que están esperando a un amigo. Esperen un momento, dejen que se cierren y diga, "Hola, Pedro. ¿Cómo te fue hoy?"

6) Dejen caer una lapicera, esperen a que alguien se agache a levantarla y griten "¡Es mía!"

7) Usen la cámara del celular para sacarles fotos a los demás ocupantes.

8) Muden el escritorio al ascensor y cada vez que alguien suba pregúntenle si tiene turno.

9) Lleven el Twister. Póngan la manta en el suelo y pregúntenle a la gente que suba si quiere jugar.

10) Dejen una caja en una esquina y cuando alguien suba pregúntenle si pueden escuchar un tic tac...

11) Pretendan ser asistentes de vuelo y revisen los planes de emergencia y de escape con los demás ocupantes.

12) Pregunten "¡¿Sintieron eso?!"

13) Párense muy cerca de alguien, oliéndolo de tanto en tanto.

14) Cuando las puertas se cierren, anúncienle a los demás "¡Está bien, nadie se asuste, van a volver a abrirse!"

15) Espanten moscas inexistentes.

16) Díganle a la gente que pueden ver su aura.

17) Griten "¡Abrazo de grupo!" y obliguen a todos a participar.

18) Hagan una mueca dolorosa mientras se golpean la frente y murmuran "¡Cállense todos, por favor, cierren la boca!"

19) Abran un poquito el portafolios o la cartera y espiando adentro pregunten "¿Tenés suficiente aire ahí?"

20) Parensé en silencio y sin moverse en una esquina, mirando la pared, sin bajarse.

21) Miren fijo a otro ocupante por unos momentos y después exclamen horrorizados "¡Sos uno de ELLOS!" y alejense despacio.

22) Lleven un títere en la mano y úsenlo para hablar con los demás ocupantes.

23) Escuchen las paredes del ascensor con un estetoscopio.

24) Hagan ruidos de explosiones cuando alguien aprieta un botón.

25) Miren fijo a otro pasajero, sonriendo, y finalmente anuncien "Tengo puestas medias nuevas".

26) Dibujen un cuadrado en el suelo y anuncien a los demás "¡Este es MI espacio personal!"

27) Pidan prestado un celular, argumentando falta de batería en el propio. Aseguren que es una llamada corta y luego, ya con el celular en la mano, murmuren para sí mismos, muy serios "El DDI para Japón era... "

28) Tarareen la música de Bonanza, el Llanero Solitario, etc, y finjan tener un caballo entre las piernas. Cálmenlo cada vez que se asuste al abrirse las puertas.

28 jul. 2010

Siguiendo Instrucciones


Bueno, se ve que necesitaba terminar las vacaciones para finalmente tener un golpe de inspiración y poder sacar una idea decente del imaginario.
Ya sé qué voy a escribir para que mi hermano M. pueda filmar su corto.

Ahora, tengo un problema.
El quería algo de fantasmas... - o de okupas, que podían ser o no fantasmas. Entonces yo, como buena hermana mayor, obligué a mi mente a recorrer ese camino y en principio tuve una idea que mas o menos podía funcionar pero no estaba del todo cuajada. La guardé en la alacena, como para desarrollar mas tarde, y todavía está ahí, esperando crecer un poco. No está descartada, pero no va a salir en estos días.
Si no podía ser de eso, M. también me tiró una punta sobre un road trip, y también, con el debido respeto al director de la obra, consideré la idea y dejé que algo creciera en mi cabeza. Algo vago sobre una camioneta, dos amigos, un favor, una chica embarazada, un viaje de 8/10 horas... La ubiqué muy prolijamente al lado de la otra - mi alacena es grande - la tapé con un trapo y cerré la puerta. Las cosas levan mejor en la oscuridad.

El problema entonces es que la idea que finalmente quedó - muy bonita y redondita, lista para llevar al horno - es sobre una estafa y un asesinato...
Nada de fantasmas ni de roadtrips.
¿Qué hacer entonces?
Bueno, yo la escribo, la cierro, la emprolijo y se la paso.
Si le sirve y puede darle el cariño y el hogar que se merece, bien, y si no me la devuelve - al cabo que ni quería-, la traduzco de guión a narrativa y la subo al blog, donde estoy segura de que va a ser apreciada.

27 jul. 2010

Procrastinando


Terminaron mis vacaciones de invierno.
No duran nada.
Un segundo es "uh, dos semanas enteras, que nice" y el siguiente es "uh, ¿cómo que ya terminaron? Pero si..." y nada de lo que tenía yo que hacer fue hecho.

A saber:
- Desmembrar y tirar a la basura la caja en el cuarto de Zeke.
- Remendar mi jean.
- Ordenar mi placard.
- Llevar a imprimir esas fotos.
- Guardar el juego de valijas.
- Escribir un guión para mi hermano M.
- Ordenar el armario de las ollas.
- Ir al dentista.
- Cambiar la colcha de mi cama.
- Milanesas para congelar.

Lo que en cambio sí hice fue:
- Leer tres libros y quichicientas historias.
- Galletitas.
- Ver varias películas.
- Avanzar 15 niveles en el Goo World.
- Comer facturas.
- Jugar con Ro y Zeke mil vueltas al MarioKart.
- Bajar música.
- Llevar a Magenta a la plaza.
- Acostarme terriblemente tarde.

En balance fueron unas vacaciones muy irresponsables.
Tendré que esperar a las de verano para organizarme otra vez.

26 jul. 2010

Me dice-le digo, le digo-me dice


Y me dice - cuando vuelva de San Martín te traigo algo...
Y le digo - dale...
Y vuelve de San Martín y me trae una caja de chocolates de chocolatería, y yo, que el chocolate de chocolatería mucho no me gusta, sonrío
Y le digo - gracias.
Y me dice - los elegimos con Rorro
Y yo reviso la caja y veo que hay chocolate amargo y chocolate con relleno rosa y chocolate con nueces y chocolate con crispies y chocolate con relleno amarillo y pienso que bueno, que al menos un par zafan y sonrío
Y le digo - gracias.
Y me dice - te saco uno...
Y lo veo que se lleva uno de los que zafan y pienso que bueno, que quedan los demás.
Y guardo la caja en la alacena, porque no me gustan duros de heladera y pienso que me van a durar un par de días y que al menos un par de gustos me voy a poder dar.
Y cuando hoy decido que ganas de comer un chocolatito y voy a buscar uno ... no quedan mas...

La próxima vez me trae un sweater o acá se pudre todo...

24 jul. 2010

La Guía en el Asiento


Cuando yo era chica, mi abuela, la mamá de mi papá, tenía una camioneta. Una F100 verde enorme, que con los años ha tomado en mi memoria proporciones épicas y que probablemente si la viera ahora me resultaría pequeña.
Mi abuelo había muerto tiempo atrás, cuando mi viejo era chico y mi abuela Sucy se pasaba la mayor parte del año en el campo que tenía en la provincia de Buenos Aires, para el lado de Coronel Suarez, supervisando, administrando, etc... todas esas cosas que hace una persona dueña de una campo, cosa que no es mi caso que apenas si soy dueña del pedazo de tierra sobre el que vivo. Cualquier día se la podía ver andar de acá para allá por los caminos de tierra o por las rutas, encaramada a la F-100 verde, manejándose por la vida sin mayores problemas.

Cabe aclarar, para beneficio del relato y para cualquiera que se esté imaginando una mujer alta e imponente, que mi abuela era una mujer mas bien bajita - imponente seguro, caracter jodido tenía, pero bajita al fin -, y que todos estos viajes y manejos e idas y venidas los hacía mirando el camino desde debajo de la curva del volante, porque no alcanzaba a ver por encima.
Desde afuera todo el asunto casi que parecía un truco de magia, había que encontrar el ángulo correcto para poder verla, si no casi casi que la camioneta parecía manejarse sola.
Un peligro, decía mi viejo, que hoy se ríe divertido ante el recuerdo, y yo, recordándola mas vagamente, pero con el mismo espíritu, me río con él...

Desde que empezaron las vacaciones que no puedo parar de pensar que ya es hora de que yo aprenda a manejar. Bueno, a manejar/mover el auto no, mas bien a manejar/interactuar con el resto del mundo, porque yo sé qué apretar y como hacer que se mueva la máquina, lo que no sé es cómo moverla entre los demás conductores... Y la verdad que me da mucha impresión la idea siquiera de tener que cruzar una esquina. Voy a convertirme en la mujer que todos putean, esa que espera a que no venga ABSOLUTAMENTE nadie antes de decidirse a cruzar la bendita intersección...

Considerando que yo soy mucho mas alta de lo que era mi abuela Sucy y por ende puedo ver el mundo desde arriba del volante, debería pensar que esto del manejo es pan comido... Pero no, la verdad que no.

18 jul. 2010

Fragmentos de las Vacaciones


Saqué a pasear a Magenta esta mañana.

Hacía un frío...

La saco sin correa y ya la perra cruza la calle y se maneja sin ningún problema. De hecho, yo voy caminando y si me sigue bien y si no mi suegra hará una fiesta. Como en todo este tipo de cosas, el hecho de que cualquiera de las dos situaciones sea aceptable - mas o menos - hace que la perra - que a veces parece tonta pero no lo es - siempre vuelva y jamás se quede atrás.

Así que ahí andaba yo, por los caminos de Dios, aprovechando el sol en la espalda mientras se me congelaban las manos, consolándome al pensar que las caminatas nunca vienen mal, mas en vacaciones que uno no hace nada, puteando bajito y quien me manda a mí tener un perro, pensando en mi casa calentita y en si pasar o no pasar por la panadería a comprar facturas, mientras Magenta corría en dementes círculos concéntricos a mi alrededor... Y ahí fue cuando la tarada no vio el charco congelado, le entró de lleno, resbaló sobre el hielo e hizo patito por toda la superficie, terminando sentada de culo en medio de la calle, donde trató de pararse para volver a caer de traste, hasta que finalmente su desesperación la sacó del problema...
Después de mi ataque de risa el paseó mejoró de manera considerable.

16 jul. 2010

Fantasmas y Monstruos



Zeke le tiene miedo al aviso de suavizante en el cual la ropa flota sola por el aire a media luz, mientras en el fondo suena música clásica...
La primera vez que lo vimos corrió a donde yo estaba y se agarró de mi pierna, mirando la televisión lleno de horror.
La segunda vez, estaba sentado en el sillón con algo encima, por lo que correr no era una opción, así que me llamó y me señaló la pantalla,
"Cerrá los ojos", le ordené yo, cosa que él cumplió sin demora.
Ahora, cada vez que la dan, sin agitarse, le da la espalda al televisor y continúa con su vida...

Rorro, por su parte, le tiene miedo al aviso de galletitas Sonrisas, en el cual aparece un sindicato de monstruos, quejándose del hecho de que desde que los chicos comen Sonrisas no paran de reir. Cada vez que aparecen lanza una chillido y se tapa los ojos, con muchísimo dramatismo - porque la Ro no es nada si no es histriónica.

Viendo y considerando que las dos propagandas las dan en canales infantiles voy a tener que decir que no están apuntándole muy bien al target, no no.

14 jul. 2010

Se Rompió el Triciclo


Me levanté.
La mañana estaba helada.
La perra se peleó con un perro negro.
El libro de calcomanías de Rorro vino fallado.
Las verduras que compré para la sopa estaban pasadas.
Los obreros hicieron ruido toda la tarde.
Zeke se durmió tarde.
Rorro hizo un berrinche en el Taller y hubo que traerla de vuelta a casa.
La perra rompió el colchón del futón.
Hubbie llegó tardísimo.
Zeke volcó la masa de los panqueques.
Los críos dos empaparon el baño.
Y todavía falta.
Todos tenemos días molestos.

Necesito una aspirineta...

13 jul. 2010

Desde que el Mundo es Mundo




Como es que con tanta sangre abajo del puente - tanta historia, tanto miedo, tantas luchas, tantos martires - simplemente por pedir derechos básicos - el voto para la mujer, el reconocimiento para las personas de color, la libertad de cultos, y tantos mas - todavía haya gente que siga marchando para negarle a otra persona sus derechos.

Sus derechos.

¿No es absurdo? ¿No es ridículo?
¿No dan ganas de llorar?

¿Y basándose exactamente en qué?
¿Qué discurso nuevo tienen para justificarse esta vuelta? ¿Qué discurso que no hayan usado antes todos los demás?
"No, nosotros somos distintos, nosotros queremos proteger a nuestra sociedad, a nuestras familias..."
Sí, algo parecido dijeron los muchachos del Klu Klux Klan.
"No, lo que pasa es que nuestra religión..."
La Inquisición Española estaría de acuerdo.
"Es una cuestión legal..."
Nunca nadie antes modificó los estatutos de un contrato.
"La institución del matrimonio..."
Sí, porque toda esa gente que se casa y se divorcia a los 3 meses se la toma en serio.
"La base de la familia..."
Por favor, vayan y quítenle los hijos a toda esa gente que los está criando sola - a todos esos padres solteros, esos hermanos huérfanos, esos abuelos que han tenido que hacerse cargo - no están calificados para llamarse familia, lo lamento.


Lamentablemente no hay nada nuevo bajo el sol.
Las frases son viejas.
Y el mundo gira y nadie aprende nada.

11 jul. 2010

La Función de la Trasnoche


Anoche soñé una película. Y no digo soñé CON una película, no, soñé una película. De terror/suspenso, para mas señas.
Fue muy curioso.

Se ve que me salté los créditos, pero no importa porque llegué igual para el principio, donde unos ladrones de poca monta se cuelan en un motel y se encuentran que en una de las habitaciones hubo una matanza. Un asquete, les diré, los muchachos de los FX han estado de lo mas generosos con la sangre y los pedazos de nerca y la escena es dantesca.
De ahí, nos trasladamos a la policía, donde descubrimos, a través del jefe de policia, Brian Dennehy - que hacía tiempo que no lo veía en nada, - que no hay pistas, no hay nada que diga quien se fue que se ocupó de pasar por la quilla a toda la familia, ni de como entró, ni etc etc, lo que nos lleva entonces al comando especial que se ocupa de las cosas inexplicables, bajo el mando de Bruce Willis - porque en mis películas hay estrellas, no sé en las de ustedes.
Bruce Willis, entonces, que está pasando por un mal divorcio - la mujer se rajó con otro y lo dejó clavado con la hija de los dos - decide entonces mudarse al motel donde sucedieron los asesinatos - una muy mala idea, si me preguntan a mí - e ir con su hija, interpretada por Dakota Fanning, cuando todavía era una niñita rubia y no la adolescente de Push y Eclipse.

El gerente del hotel, que me parece que era Chad Allen, pero no estoy segura, la luz en el motel no era muy buena - lo que ya le tendría que haber dado una idea a Bruce Willis que no era una buena idea quedarse con su hija ahí - los instala en su mejor habitación, que no es la gran cosa, y les hace un recuento de la historia, un tanto creepy del motel, donde una vez, tiempo ha, un asesino serial buscó refugio y de donde la policía lo sacó a tiros.
Bastante predecible todo el asunto, si tengo que dar mi opinión, pero ya que estaba mirándola me dispuse a verla hasta el final. Lo único que me faltaba era la bolsita de mani con chocolate. Un tanto descuidado mi inconsciente.

Pena que ahí es cuando Rorro entró a mi cuarto y me despertó.

Me hubiera gustado saber si el asesino serial era un demonio atrapado entre este mundo y el otro - que era hacia donde apuntaba la peli - o si era Chad Allen... que la verdad no tiene pinta de asesino serial ni ahí, pero bueno, ese es el secreto de una buena película.
Si la termino de ver alguna vez les cuento.
Para la próxima vez, lo que sí, voy a tener que que hacer un casting, porque a mí Brian Dennehy me gusta, pero ya está viejo para estos papeles.

9 jul. 2010

El Hombre que No Estaba Ahí


He recibido sugerencias de amistad de todo tipo de gente en el facebook. Supongo que a todos nos ha pasado.

Un negro enorme y con cara de libidinoso en busca de "citas" - que no me alcanzaron las manos para borrar.
Un pibe que trabajaba en reconstrucción de cementerios en busca de "contactos" - y este insistió un par de veces, no sé cara de qué me vio.
Una chica tratando de llegar a un ex novio a través mío.
Un par de turcos - de Turquía, no simplemente de apelativo, sus muros estaban escritos en turco - que no sé que estaban buscando porque... bueno... no sé si saben, pero yo turco no leo.
Y así. Podría seguir un rato enumerando, pero no viene al caso.

Al caso viene que es la primera vez que alguien me propone ser su amigo... y no existe.

Abro mi casilla de correos y me avisa que Fulano de Tal - mi abuela me enseñó que se dice el pecado pero no el pecador - quiere ser mi amigo.
Como yo a Fulano de Tal no lo conozco - pero considerando la cantidad de gente nueva que he conocido en estos últimos meses a través de nicks - abrí el mail para ver su foto, a ver si me daba alguna pista.
La foto es de un chico mirando a la cámara, en blanco y negro. Nada nuevo ahí tampoco, mucha gente con hijos pone a los críos en su foto de perfil.
¿Qué hago entonces? Lo que haría cualquiera. Voy al facebook, página de inicio, el apartado donde te tiran las sugerencias y demás huevadas, y una vez allí me encuentro con que nop, nadie ha requerido mi amistad en los últimos días.

Como la gente tiene derecho a cambiar de opinión y no necesariamente tiene que querer sí o sí pasar a formar parte del elenco estable, no me hizo mucha mella. Al cabo que estoy mas que conforme con el elenco y no estoy buscando reemplazos. Pero la curiosidad me pudo - a quién no - y puse su nombre y apellido en Buscar.
27 personas aparecieron, compartiendo el apellido o similar.
Ninguna de ellas era la que había aparecido en mi casilla.
Chequée a ver si lo había escrito bien, quité el nombre y puse sólo el apellido, ajusté mis parámetros e hice doble click.
Las 27 se decantaron en 25, cambiando una cara o dos, pero de ellas ninguna era la de mi Fulano de Tal.
¿Soy yo o es esto algo curioso? Porque era un nombre con apellido y foto. Hacer un perfil con nombre y apellido no toma mucho, pero ponerle una foto implica un cierto interés.

Quizás sea el mismo que mueve cajas en mi biblioteca cuando no hay nadie y guarda las guías adentro cuando la Cultu está vacía y la alarma está puesta que está tratando de hacer contacto.

7 jul. 2010

Ojo, Pajarito, Perfil


Durante el reinado de María Esther I - la señora con depresión clínica que limpiaba la Cultu cuando yo entré a trabajar en el 2004 - las puertas de los cubículos del baño de mujeres estaban impolutas. Cada vez que sonaba el timbre MaEsther se materializaba - era sorprendente, parecía estar escondida debajo de las baldosas - junto a la puerta del baño y vigilaba a las chicas que entraban y salían del lugar como si entre sus antepasados hubiese gárgolas.
Frente a ese tipo de presión nadie quería pasar mas tiempo dentro del baño del que fuera absolutamente necesario. Lavarse las manos y salir. Nadie jamás hubiese osado siquiera sacar una birome, un marcador o siquiera un crayón, en los tiempos de MaEsther.
Pero, que se le va a hacer, es sabido que las cosas terminan. Su depresión la alcanzó finalmente - la venía corriendo con ganas - y MaEsther se jubiló un par de años después por invalidez.

La chica que quedó a cargo, Moni, hay que admitir que si bien cumple con su trabajo, no tiene la presencia imponente de Vieja de Mierda que MaEsther sabía proyectar tan bien, y los graffitis, de a poco - primero un corazón, después una puteada, un "fulanito te kiero", un "tota es una trola", etc - encontraron su camino hacia la puerta de los baños.

La directora anterior simplemente mandó a que pintaran sobre ellos y por un tiempo, el blanco pristino, se mantuvo.

Pero de un tiempo a esta parte, como llagas faltándole el respeto a un enfermo, han vuelto a aparecer, uno tras otro, cada vez mas grandes y mas guarros.
Ayer a la tardecita cruzaba yo el patio y pude ver, a través de las ventanas abiertas del baño, a Vale, de espaldas a mí que, cuaderno en mano, tomaba nota de los graffitis de la puerta. Me acerqué a la reja, picada mi curiosidad, sin poder evitar un
"¿Qué hacés?"
Ella giró para mirarme y me señaló la puerta,
"¿Viste lo que es esto?"
Intercambiamos un par de comentarios sobre la (nula) educación básica de los alumnos del mundo y como cuesta hacerles entender que hay cosas que No Están Bien y luego volví a la pregunta original.
"¿Qué hacés?"
"Voy a averiguar quien los escribió" volvió a estudiar la puerta que tenía frente a ella, con ojos de arqueólogo buscando el secreto de la civilización entre los jeroglíficos. "Alguien tiene que haber dejado alguna pista."
Yo miré la superficie llena de garabatitos,
"¿Vos decís que alguien firmó?" se me hizo difícil creer que alguien pudiera ser tan idiota... pero por supuesto el mundo siempre te sorprende, así que ¿por qué no?
Vale me señaló algo en particular sobre la puerta,
"¿Ves esto?" su birome alias puntero marcaba una O con pestañas y pupilas "Estoy segura de que la borrega que hizo esto también lo usa para sus trabajos. Es cuestión de encontrar el patrón."
Miré la puerta llena de galimatías y después la miré a ella, sin estar muy segura de si lo suyo era un delirio o algo admirable. Me sonrió, muy entretenida con su nuevo proyecto,
"Vos esperá" puso su mejor cara de investigador privado, enarcando una ceja cual un Hercules Poirot patagónico "Alguien va a caer."
"... A vos tu trabajo ya no te llena, ¿no?"
"No realmente, no."
Yo le devolví la sonrisa, siempre llena de fé en sus ideas, y me fui a esperar a la biblioteca.

Llegué esta mañana y encontré a Vale mostrándole algo en la computadora al resto de las chicas de secretaría. Yo saludé y me acerqué a ver en qué andaban.
"¿Te acordás lo del bañó?"
"Sí."
"Ya encontré a la primera."
Parpadeé sorprendida,
"¿Yá?"
"Yep. Abajo, en un costado de las puertas, había una dirección de facebook" lo cual corrobora mi teoría de que el mundo te sorprende y siempre hay alguien que sí puede ser tan idiota. "Así que," continuó Vale "la busqué, la encontré, le sugerí ser mi amiga en facebook, ella me aceptó y me encontré con Jopi, que pone acá en su perfil Siempre Con un Marcador en la mano, Lista para Escrachar."

Por si alguien necesitaba pruebas, la tal Jopi se había enterrado sola.

"Ahora, " terminó Vale "la tal Jopi no sólo es una tarada que escribe los baños, si no que es una boluda que acepta a cualquiera en su facebook. ¿Y si yo era un asesino serial? " asentí, completamente de acuerdo con ella. Ah, los peligros de la internet. Dejamos pasar unos segundos de apropiado respeto y después su cara se iluminó llena de diversión "¿Y sabés qué? Jopi tiene clases hoy."

Me fuí a la biblioteca, muy divertida, pensando en todo lo que Jopi iba a tener que limpiar, y en como eso le iba a enseñar a: A) no firmar nada que pudiera incriminarla y B) no hablar nunca con desconocidos, por muy inofensivos que parezcan.
No, si lo nuestro es educar o educar.

PD: Vale ahora va en busca de Ivanita.

6 jul. 2010

El Amplio Espectro


El domingo mostró claramente dos facetas de mi hija mayor.

Escena 1:
Fuimos a alquilar una película y volvíamos caminando muy tranquilos los cuatro, disfrutando la mañana, cuando un gato blanco nos salió al paso y mis niños tuvieron, fue absolutamente imperativo, que frenaran para acariciarlo.
El gato blanco, gordo y franelero, se dejó toquetear, ronroneó como un pequeño Cessna pidiendo pista y después, como cualquier gato que se precie, nos abandonó en busca de mejores prospectos. Mientras nos alejábamos la Rorro comentó mientras me daba la mano para cruzar,
"Cuando se muera Magenta, ¿puedo tener un gato?"
Fruncí un poco el entrecejo, la perra es una hinchapelotas, pero tampoco para andar planeando su funeral,
"¿Por qué querés que se muera Magenta?"
Ella me soltó en la vereda y se puso a saltar por las baldosas tan tranquila,
"No quiero que se muera ahora. Pero cuando yo sea grande como vos, no va a estar más, ¿no?"
Como no la congeláramos a lo Walt Disney,
"Y no."
"Bueno, cuando se muera Magenta quiero un gato."
Lo miré al Escribano,
"No sé si es fría y calculadora o tan sólo práctica."

Escena 2:
Rorro fue a pasar la tarde a lo de Juan C y la madre los llevó a pasear en el auto.
Estaban cargando nafta en la estación cuando un cartel llamó la atención de Juan Cruz,
"Ma, ¿qué dice ahí?"
Any le contestó que decía Vamos, Vamos, Argentina.
Juan C se emocionó y empezó a corear el cantito y la Ro le paró el carro en seco con un,
"Pero Argentina ya perdió."
Juan Cruz, al que por alguna razón la noticia no le había llegado todavía, giró en busca de la confirmación de Any, que se había bajado del auto para pagar y no pudo ayudarlo, y la Ro le terminó de rematar la ilusión con un
"Perdió ayer, contra Alemania", lo que dejó al enano lloroso - como a tantos otros - y a Rorro sin saber como reaccionar ante esta muestra de sensibilidad masculina.
Cuando Any volvió a subir al auto, se encontró con su hijo al borde del moco y a Rorro que trataba de consolarlo y que al verla subir se le arrimó y le preguntó, bajito y con tono preocupado,
"¿Le decimos mejor que sí ganó Argentina?"

Uniendo las dos cosas por lo menos me consuela saber que el día que Magenta muera la Rorro al menos va a llorar todo el camino hasta la tienda de animales donde vaya a comprarse el bendito gato.

3 jul. 2010

Antes de la Caída


Esta mañana tuve que ir hasta la librería a buscar unos libros de texto que había encargado.
Cerré la biblioteca, dejé la llave en secretaría, solicité la plata pertinente y partí en la mañana helada.
La librería está a cuatro cuadras de la Cultural, así que caminando rápido - siempre camino rápido, a mi me gusta llegar a donde voy - en un par de minutos estuve ahí.
El copropietario del lugar, JuanMa, o algo así, - recién hoy Vale me dijo que tenía un nombre... aun cuando no estaba del todo segura cual era - , un tipo joven, estaba mirando el partido Brasil-Holanda en la computadora cuando llegué. Acababa de hacer el gol Brasil, lo que nos llevó a descubrir que los dos hinchábamos por Holanda y a un par de comentarios sobre el tema.
Mientras hablábamos y JuanSe, o algo así, buscaba los libros, entró otro flaco, que se sumó a nuestra conversación aduciendo que llevaba una remera naranja debajo del traje, y entre los tres nos entretuvimos unos minutos hablando sobre nuestras preferencias en este Mundial.
Pagué los libros, agarré el ticket, me despedí, prometiendo pensar en ellos si ganaba Holanda, paré en la pañalera camino al laburo, aprovechando el envión y volví a la casilla de inicio.
Un paseo sin penas ni glorias.
Marga me recibió con un "qué rápido que fuiste" sorprendido.
Yo, considerando todo lo que había hecho y aún así lo había hecho en tiempo y en forma, no pude evitar un
"Soy una chica eficiente" un tanto sobrador, y rebusqué en mis bolsillos para darle el vuelto y la factura... sólo para descubrír que la factura ya no estaba mas.

Ah... Que terrible, vergonzoso, infame es ese momento en que acabás de hacer sonar tu trompeta sólo para descubrir que habías sido demasiado apresurado en tus conclusiones finales.

"Se me debe haber caido..."
¡Y la reputisimamadrequeloremilparió!
Porque una no puede gastar 300 pesos en libros sin justificarlos.
Está muy mal visto...

Tuve que recorrer todo el camino de vuelta hasta la librería, donde me esperaba JuanFer, o algo así, con una sonrisa divertida y la boleta en la mano, que se me había caído frente a los escalones de la librería y él acababa de llamar a la Cultu para avisar, justo cuando yo estaba desandando mi camino y examinando papelitos por la calle.

Volví una vez mas a la Cultu, le entregué la boleta a Marga y no volví a hablar del tema.
Cuando un rato después salí al mediodía, paré en la casa de pastas... Y buscando cambio en mis bolsillos descubrí que ahora lo que me faltaba era el vuelto de la pañalera, y que probablemente lo había dejado en la secretaría cuando vaciara mis bolsillos en busca de la boleta.
Me resistí a golpear mi frente contra el mostrador, le pagué al hombre con mi último billete grande y mientras me iba le dije a los Poderes que Son que listo, que había entendido el mensaje, que se dejaran de joder.
Así que de ahora en mas y por un tiempo, el autobombo ya no lo uso.
Tengo la impresión de que no les gusta.

En otro orden de cosas, les dejo un videito de Coupling, porque he decidido hacer una costumbre de esto y los viernes subir videos. Per che me piacce.
En un breve background, Patrick se acostó con Sally y no pudo ponerse a la "altura" de las circunstancias...
Igual es fácil de inferir, yo porque quería decirlo :)



video

2 jul. 2010

Ni Moños Ni Botones


Bueno, para el que ya lo haya leído en el feisbuk esto es una noticia vieja - el mundo gira cada vez mas rápido - para el que no, mi hermana está embarazada. Yep. Good news. Sonrisa de oreja a oreja. Ser la única con críos en las reuniones familiares me estaba poniendo un tanto nerviosa, ya era hora de que alguien mas fuera responsable de los "no toques eso!" "no te pares ahí!" "bajá ese florero!"

Como no quiero ser de ese tipo de mujeres que cuando una de sus conocidas queda embarazada la invade con anécdotas y consejos - porque las he vivido en carne propia, y algunas son muy divertidas, pero el resto son agobiantes - voy a aprovechar que tengo un blog y escribir acá las cosas que aprendí con mis dos críos. El plan es después pasarle la dirección a mi hermana y si le interesa lo lee, si no no y yo no me siento Alemania y ella no se siente Polonia.

A saber entonces, y en ningún tipo de orden preestablecido, cosas que creo son importantes saber cuando una está embarazada pero nadie te quiere contar.

- No sentir que es la experiencia mas trascendental que puede tener una mujer es perfectamente razonable. Yo tenía una amiga que me decía "es una experiencia mística" o algo similarmente new age. Yo, que no podía sentirme mas alejada del misticismo y oscilaba entre el rencor hacia la madre naturaleza y el cansancio mas visceral, pensaba o que ella estaba loca o que yo estaba haciendo algo mal. Por suerte el tiempo probó que ninguna de las dos cosas era cierta y cada uno lleva sus críos a cassette como mejor le resulta.

- La soda ayuda con la nausea.

- Los antojos son reales. Si bien hoy en día algunos médicos - hombres ellos seguramente, que no quieren salir de compras en la trasnoche - están tratando de hacerlos pasar como una cuestión psicológica, yo voy a decir que durante los primeros meses en mi casa no había paquete de jamón crudo o bondiola que se salvara. Debo haber dado cuenta de una piara completa la cantidad de prosciutto que comí. Probablemente a mi organismo le faltara sal, o qué se yo, pero ahí estaba, comiendo cerdo como si nunca hubiese existido la palabra kosher.

- Los bebés en la panza SÍ tienen hipo. Es un movimiento involuntario del diafragma, no tiene nada que ver con el oxígeno o la falta de él. Si tu estómago salta ligeramente cada intervalos regulares es probable que sea por esto.

- La frase "Comer sólo comida sana es lo mejor" es un mito grande como una casa. Es cierto, tampoco tenés que llenarte de chocolate - porque después bajarlo cuesta tanto como el parto - pero vivir de verdurita tampoco funciona. A mi me acercaban un durazno, una naranja, o una banana y tenía que correr - o mas bien anadear - al baño mas cercano. Durante meses lo único que podía mantener en el estómago eran ñoquis de papa, papas con manteca, jamón crudo y pan pebete. Se ve que mientras mas pesado mejor... Tal vez para poder anclarse. Las frutas nunca pasaron la prueba.

- La mejor manera para bajarse de la cama es rodar hasta el borde, ponerte boca abajo paralela al piso, apoyar los pies en el suelo y levantarte de espaldas. Una se siente como una tortuga boca arriba y tratar de usar los músculos abdominales es un craso error. Están ocupados con otra cosa... o probablemente se rindieron y se fueron de vacaciones.

- No hay que joder a los demás - sobre todo a los demases a los que realmente no les interesa y preguntaron como estás por pura cortesía - con la cantinela del "como me siento hoy". Hay minas que lo cuentan hasta el detalle. Estás embarazada. Todos saben de qué va la cosa. Move on.

- Dormí todo lo que puedas. En serio. Confiá en mí. Este es el momento.

- No escuches los cuentos de los partos ajenos, a menos que sean de gente que quiere hacerte sentir mejor. La señora que limpiaba en la Cultu, una mujer mayor con un caso clínico de depresión, tenía la maldita costumbre de venir a contarme en su descanso lo dificiles y terribles y horripilantes y dolorosos que habían sido sus cuatro partos. No suelo ser una persona impresionable, pero había que darle puntos por intentarlo. Una persona un poco menos segura que yo hubiera ido a anotarse para una cesarea al final del primer cuento.

- Dejá que te mimen. Dejá que te ayuden. Aprochá todo lo que puedas, porque después, sin querer ser fatalista ni derrotista ni siquiera pesimista, todo la atención va a pasar al crío - incluyendo la tuya - y no es que nadie va a volver a mimarte, no, pero ya el mundo va a pasar a girar alrededor de alguien mas y cuando nadie duerme en una casa por tres meses la vida es compleja.

Y dejo esta lista acá, porque por el momento no me puedo acordar mas detalles.
Es cierto eso de que el tiempo borra la mayor parte de las incomodidades que una pasó en este tipo de circunstancias, convirtiéndolas en anécdotas simpáticas o recuerdos borroros, porque si no, hay que decirlo, no sé si la raza humana hubiera pasado de los primeros siglos.