Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

30 sept. 2010

Azúcar y Especias


Mi hermana está esperando una nena.

Aprovechando las ventajas que estos últimos años han traido, ha optado por no ser una de esas mujeres - pocas, pero que todavía quedan - que se resisten al conocimiento y prefieren esperar hasta el último minuto para saber qué es lo que les ha tocado en suertes.
Nop. Ella preguntó y el ecógrafo la sacó de su duda existencial sobre la ropa rosa y la decoración celeste.

Una nena.

Son lindas las nenas.

Son dulces, conversadoras, caprichosas, respondonas, curiosas, coquetas, cariñosas, expresivas, tiernas, exasperantes, agotadoras, alegres, soberbias, inseguras, descaradas, generosas, amigables, compañeras, agobiantes, inconscientes, terribles, tremendas, tercas, adorables, preciosas, despampanantes, fabulosas, y a veces, cuando no te das cuenta, te llenan el alma de una manera tan intensa, tan compleja, que te da la curiosa sensación de que no es posible querer tanto a alguien y seguir respirando...

Son lindas las nenas.

Al menos las que yo conozco. No querría andar hablando por las nenas de los demás.
Así que no puedo menos que felicitar de todo corazón - no, bueno, todo no, una válvula descarriada prefiere compadecer - a mi hermana por sus buenas noticias.
Que te sea leve, petisa.

La vas a pasar bomba.

27 sept. 2010

Culpa de la Nieve.


Escucho que suena mi celular en el living a las tres de la tarde.
Estaba yo acostada en mi cama viendo una peli - Letters to Juliet, linda - y la paré para ir a buscarlo. Al abrirlo me encuentro con dos llamadas perdidas de mi hubbie, que se había ido el día anterior con unos amigos a esquiar a Caviahue por el fin de semana.
Marco el número y me atiende el contestador - nunca voy a entender eso. ¿Es que la gente te llama y como no atendés tira el teléfono y sale corriendo?
Le dejo un mensaje y sigo con mi película.

A los 3 minutos me llama y me saluda con un "si yo me estoy muriendo con la velocidad que atendés el teléfono ya estoy muerto."
Considerando que siempre dice ese tipo de cosas - él piensa que tener un celular implica tenerlo encima todo el tiempo - no le presto mucha atención y le pregunto cómo la está pasando.

- No muy bien - contesta él - Me caí en medio de la montaña. Estoy sentado en la nieve, creo que me corté los ligamentos de la rodilla y no tengo pulsos para llamar a ninguno de los chicos como para que sepan donde estoy.

Mierda.

- ¿Me estás llamando desde el medio de la montaña?
- Sì.
- Que buena señal que tenés.
- ¿Podés llamarlo a Nico, que nadie sabe donde estoy?

Esto es mas díficil de hacer de lo que parece, porque una vez que corté la comunicación caí en la cuenta de que yo no tengo el número de Nico.
Me dispuse entonces a llamar a la mujer de Nico. Que no me contestó.
Llamé entonces a Daniela - de previa aparición en este blog - para que llamara a Daniel, que también estaba en la misma montaña.

La conversación de Daniela con su marido fue así,
- ¿Vos estás con Henry, Daniel?
- Sí.
- No, digo si vos estás con Henry ahora.
- Si, mujer. Estamos en Caviahue.
- A ver, Daniel. Yo te estoy preguntando, VOS LO VES A HENRY EN ESTE PRECISO INSTANTE.
- Ah, no. Está en el hotel.
- No, no está en el hotel. Está en mitad de la montaña porque se pegó un palo, así que llamalo a ver si lo pueden encontrar.
Y allá fue Daniel en busca de Henry.

La confusión de Daniel es comprensible, técnicamente mi legítimo no iba a ir a esquiar porque había comido algo que le había caído mal y se había quedado durmiendo. Al despertar, sintiéndose mejor, se había ido al cerro y al no encontrar a nadie se había mandado a esquiar solo, culminando en la situación relatada anteriormente.

Eventualmente lo encontraron, lo bajaron de la montaña en una camilla - "y vieras las gente rodeándome, como si nunca hubieran visto un accidentado" - lo llevaron a la guardia donde lo semi diagnosticaron y de ahí en volandas al hotel, donde se pasaron la noche jugando al truco los cuatro esquiadores.
Yo, por cierto, una vez que todo estuvo bien - yo soy del tipo de persona que cae cuando las cosas ya se calmaron - tardé una vida en poder dormirme.
Me faltaban jugadores de truco.

Hoy tiene que ir a la guardia de traumatología y vemos que hay en nuestras cartas.

25 sept. 2010

Repechaje




El Agente Smith me comentó que el cuento sobre tecnología que había colgado era muy viejo - ah, nada como los clásicos - y viendo y considerando que la prole duerme y es viernes a la noche y el hombre de mi casa no está - por lo que voy a tardar una vida en dormirme "¡¿qué fue ese ruidito?!" - voy a colgar otra cosa.
Si a alguien le resulta muy viejo, pelito, la cocina se cierra hasta el lunes, hasta entonces se comen las sobras. No, Bebilacqua, no le voy a hacer un sanguche...

"Estaba manejando al trabajo ayer cuando observé una mujer maniobrar su auto frente a una camioneta, obligando al hombre que manejaba a subirse a la banquina para evitar chocarla.
Esto, evidentemente, enojó al hombre lo suficiente como para sacar el brazo por la ventana y mostrarle el dedo.

"¡Que estúpido!" pensé yo para mis adentros.

Yo SIEMPRE sonrío y saludo con la mano de manera casual cuando una mujer me hace algo mientras manejo, y les diré por qué:

Yo manejo 48 kms de ida y de vuelta cuando voy a trabajar, eso son 96 kms cada día.
De eso, mas de 16 kms son parachoques contra parachoques.
La mayor parte de ese parachoques contra parachoques sucede en la autopista de 8 carriles, así que si miro a los 7 carriles en los que no estoy, eso significa que mas o menos paso junto a un auto distinto cada 10 metros.
Eso son 7 autos cada 10 metros por 32 kilómetros. Eso serían 700 autos por kilómetro, o 22.400 autos.
Aun cuando los otros 32 kms no sean parachoque contra parachoque, calculo que al menos paso otros 4.000 autos.
Eso lleva al número a 26.400, que son los autos que paso cada día.
Estadísticamente, la mitad son conducidos por mujeres, eso es 13.200.
En cualquier número de mujeres, 1 de cada 28 están pasando por el peor día de su período. Eso es 471.
De acuerdo a la revista Cosmopolitan, el 70% describe su vida amorosa como poco satisfactoria, o desmotivante. Eso es 329.
De acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud, el 22% de las mujeres ha considerado seriamente el suicidio o el homicidio. Eso es 72.
Y el 34% describe al hombre como su mayor problema. Eso es 24.
De acuerdo al Registro Nacional de Armas, el 5% de las mujeres portan armas - y su número aumenta.

Eso significa que TODOS LOS DÍAS, yo paso manejando junto a al menos una mujer que tiene una vida amorosa de mierda, que piensa que los hombres son su mayor problema, que ha considerado seriamente el suicidio o el homicidio, que está en el peor día de su período Y está armada.

¿Mostrarle el dedo?

... No lo creo."

Servicio Técnico

Porque yo sé que hay mucha gente allá afuera que ha tenido la misma duda...

Estimados Sres. del Servicio Técnico:

El año pasado cambié de la versión Novia 7.0 a Esposa 1.0, y he observado que el programa inició un proceso inesperado de Hijo que me ocupó muchísimo espacio y varios recursos importantes y eso que el programa ya ocupaba de entrada muchísimo disco duro. En el folleto explicativo del programa, si bien lo mencionaban, no aclaraban el alcance de los cambios.

Además, Esposa 1.0 se autoinstala en todos los demás programas y se lanza durante el inicio de cualquier otra aplicación, monitoreando todas las actividades del sistema. Aplicaciones como Pesca 10.3, Viajes de Aventura 4.0, Noche de Tragos 2.5, y Fútbol Dominguero 5.0 ya no funcionan bien, y el sistema tiende a colgarse cada vez que intento cargarlos.

De vez en cuando también se inicia un programa oculto (¿virus?) denominado Suegra 1.0 que parece residente en en la RAM y que consigue colgar el sistema, o que Esposa 1.0 se comporte de manera totalmente impredecible, por ejemplo, dejando de atender a cualquier comando que introduzco. No he logrado desinstalar este residente, por mas que lo he intentando todo.
Aparentemente, tampoco puedo lograr mantener a Esposa 1.0 minimizado al correr alguna de mis aplicaciones favoritas.
Estoy considerando el volver al programa anterior Novia 7.0, pero no me funciona el Desinstalar.

¿Me podrían ayudar?

Gracias.

***

Estimado usuario,

Este es un motivo de queja muy común entre los usuarios, pero se debe en la mayoría de los casos a un error básico de concepto. Mucha gente pasa de Novia 7.0 a Esposa 1.0 con la idea de que Esposa 1.0 es sólo un programa de "Entretenimiento y Utilidades". Sin embargo, hay que aclarar, Esposa 1.0 es un SISTEMA OPERATIVO completo y su creador lo diseñó para controlar todos los sistemas.

Es muy poco probable que pueda Ud. purgar a Esposa 1.0 y reconvertirlo a Novia 7.0. Hay archivos operativos ocultos en su sistema que harían que Novia 7.0 emulara a Esposa 1.0, así que no se ganaría nada. Es imposible desinstalar, eliminar, o purgar los archivos del programa una vez instalados. No puede volver a Novia 7.0 porque Esposa 1.0 no está programado para eso. Lo mismo pasa con Suegra 1.0, que es una aplicación oculta que se autoinstala en el sistema mientras Esposa 1.0 está funcionando.

Hay quienes han intentado el formateo total del sistema para luego instalar los programas Novia 8.0 o Esposa 2.0 pero terminan con más problemas que antes. Vea el Manual, apartado "Precauciones", capítulos: "Pago de alimentos y pensiones" y "Mantenimiento de hijos".

Por otro lado, si efectivamente cambia a Novia 8.0, le aconsejamos que no intente luego pasar a Esposa 2.0, porque los problemas que provoca este nuevo sistema operativo son idénticos, si no peores, que los de Esposa 1.0. También existe una versión Esposa 3.0 e incluso 4.0, pero estos ya son programas reservados a especialistas y no son aconsejables para el usuario normal.

Si todos fallan, es preferible optar por sistemas basados en plataformas completamente diferentes como Celibato 1.0 o Gay.5.3.
Yo le recomiendo que mantenga a Esposa 1.0 y maneje la situación lo mejor posible.
Personalmente, tengo también instalado a Esposa 1.0, y le sugiero que estudie toda la sección del manual sobre "Fallos Generales de Sociedad" (FGS's).
Esposa 1.0 es un programa muy sensible a los comandos y funciona en modo "protegido contra fallos". Esto significa que Ud. deberá asumir la responsabilidad por cualquier problema que se produzca independientemente de su causa porque el programa siempre considerará que cualquier fallo en el sistema es debido a un mal uso por parte del usuario.

Uno de los mejores recursos es la aplicación de la subrutina PEDIRPERDON en cuanto se produzca un problema o el sistema se cuelgue. No reinicie el sistema porque seguirá sin funcionar. Evite el uso excesivo de la tecla "ESC" o "SUPR", porque luego deberá aplicar el comando PEDIRPERDON para que el programa vuelva a funcionar normalmente.
El sistema funcionará bien mientras usted cargue con todas las culpas por los FGS's.

Esposa 1.0 es un programa muy interesante, pero con un alto costo de mantenimiento. Considere la posibilidad de instalar algún software adicional para mejorar el rendimiento de Esposa 1.0. Le recomiendo Joyas 2.1 o Flores 5.0. También puede usar Síquerida 8.0 o
Loquetudigas 14.7, programas "Shareware" muy extendidos que funcionan muy bien como residentes. Los puede obtener casi en cualquier sitio.
JAMAS instale SecretariaConMinifalda 3.3. o Amigotes 4.6. Estos programas no funcionan bajo Esposa 1.0 y probablemente causen daños
irreversibles al Sistema Operativo.

Mucha suerte.
Servicio Técnico

22 sept. 2010

Ambiciones


El lunes a la noche vimos The Water Horse - o Mi Mascota es un Monstruo, y alguien que me explique quién demonios le pone los títulos a las películas en castellano - con Rorro, que había visto el aviso y le tenía ganas hacía días.

La película es linda, cuenta la historia del monstruo, un dinosaurio venido a menos, del Loch Ness y su amistad con el chico que lo cuida desde lagartija, durante la Segunda Guerra. Está narrada por el chico en persona, 60 años después, a unos turistas descreídos. Tiene un par de partes que a Ro le dieron miedo, pero fuera de eso, una película familiar bastante agradable.
La historia, si no la película exactamente, termina - si alguien tiene planeado verla y no quiere saber el final tápese los ojos - con el enorme bicharraco escapando al mar, porque si se queda los militares tienen planeado matarlo y hacerlo sushi. O algo así, no terminé de entender por qué habían decidido cazarlo, supongo que porque alguien tenía que ser el malo y les tocó a ellos.

La Ro, metida en mi cama, miró al monstruo alejarse bajo la luna... cosa muy curiosa, ahora que lo pienso, porque durante la frenética persecusión de segundos antes, había llovido duro y parejo, y me preguntó con vocecita temblorosa,
- ¿Pero después vuelve, no?
- Y no, Ro. Si vuelve los malos lo van a matar.
- ¿No va a volver a ver nunca mas al chico?
Y yo, que no me di cuenta de la tormenta en ciernes, contesté,
- No creo.
Ah, la boca se me haga a un lado. Las lágrimas empezaron a correr como quien abre la canilla y la Ro se tapó la cabeza con la manta,
- ¡No puede terminar así! ¡Es re triste! ¡Yo quiero que se vuelvan a encontrar!
Traté de mitigar el daño,
- Bueno, Ro, pero es mejor así. El chico está contento porque su masco...
- ¡Noooo! ¡Es muy triste!
- Y sí, un poco...
- ¡No quería ver una película triste!
- Imaginá que se encuentran después.
- ¡Yo quería ver una película que terminara bien!
- Pero los que cuentan las historias querían que terminara así.
- Re feo.

Rato después, mientras la ayudaba a meterse en su cama, me miró muy decidida, el pijama de flores celestes, las sábanas rosas de princesa enmarcando su carita,
- Cuando sea grande, yo voy a contar las historias.
Asentí y le apagué la luz,
- Me parece una excelente decisión.
Y la veo perfectamente capaz de hacerlo.

21 sept. 2010

Planes


Mañana es el Día del Estudiante.
¿Qué sucede el Día del Estudiante?
Los estudiantes no estudian.
Siendo esta una institución educativa muy apegada a las tradiciones, mañana no abrimos. ¿Para qué, si los estudiantes no van a venir, no?
Mis niños, en cambio, que todavía no han alcanzado la categoría de estudiantes, sí tienen que concurrir a clases - o a lo que pasa por clase cuando uno va a a preescolar... y ni me hagan hablar de salita de dos.
Por ende, yo, una vez que haya fletado a cada uno a su respectivo nicho transitivo, voy a quedarme en casa y aprovechar la mañana.

En una de las tiras de Calvin & Hobbes - para el que no la conoce, es una tira americana sobre un nene de 6 años que habla con su tigre de peluche, el que para él es real, por supuesto - Calvin está en la parada de colectivo, enculado, esperando que lo pasen a buscar para ir al colegio, y le protesta a Hobbes que es una mañana preciosa, que los pájaros cantan, los árboles están verdes, el sol brilla, la brisa sopla y por qué cuernos tiene que ir el a encerrarse a un aula y perdérselo todo.
Hobbes le pregunta entonces qué es lo que haría él si no tuviera que ir al colegio.
Calvin responde que dormiría toda la mañana.

Ese es mi plan.
Totalmente.

17 sept. 2010

A La Hora Señalada


14 horas.
Hora de la siesta.
La habitación de Zeke.
Nos encontrábamos Zeke y yo sentados sobre la cama, muy concentrados en una seria conversación sobre responsabilidades - "¿quién es el nene mas bonito del mundo? ¿quién?" - cuando la puerta del cuarto se abrió con violencia, golpeando contra la pared y entró La Rorro.
Nos miró desde la entrada del cuarto, un sombrero de cowboy sobre la cabeza, una bufanda turquesa escondiendo la mitad inferior de su rostro, los ojos entrecerrados, mirándonos con intensidad.
Zeke y yo la miramos avanzar despacio, el andar intencionalmente chueco. En el aire casi podía escucharse la música de El Bueno, El Malo y El Feo - esa que va turirurirú ua ua ua.
Se detuvo frente a mí, se echó el sombrero hacia atrás y me gruñó.
Mi mirada fue interrogante, ella volvió a gruñir y murmuró, en una inconsciente imitación de Harry el Sucio,
- Soy tu peor pesadilla...
Se dio vuelta y enfrentó a Zeke,
- En esta ciudad, Keke, no hay lugar suficiente para los dos. - retrocedió dos pasos, hasta el centro del cuarto y se bajó la bufanda turquesa, en un aparte veloz, - Ahora-es-cuando-ustedes-me disparan-mamá - y se volvió a subir la bufanda.
Yo acepté mi destino de ser el Robert Ford de su Jesse James, levanté mis dedos y apunté, seguida por Zeke que ni idea pero ¿por qué no? y disparamos.
Rorro procedió entonces a hacer toda una serie de contorsiones que hubieran hecho las delicias de un bailarín de danzas interpretativas mientras esquivaba nuestra feroz balacera, para terminar de pie con una sonrisita socarrona, desalojada la bufanda turquesa merced a tanta contorsión,
- Fallaste.
- Y ya es hora de dormir.
A lo cual la dureza de Rorro James se diluyó en un plañidero,
- ¡Mamá!
Y la tarde continuó su curso...

15 sept. 2010

El Perro Verde


Magenta se ha mudado de barrio.

Sí.

Después de que tratara de morder a un chico que pasara en skate - el hecho de que yo a veces quiera hacer lo mismo no es excusa - y de que se comiera toda la pata de una de las sillas de Susana, y de que tantas otras cosas, tomamos - tomé, porque la última palabra es la mía, y a veces ser un adulto es una garcha - finalmente la decisión de que lo que Magenta estaba necesitando era un lugar con un enorme jardín y no una casa con un patio invadido por los obreros y le conseguimos un nuevo hogar con un amigo de Susana en Cervantes.

Yo sé que hay mucha gente por ahí que va a decir que lo que hice fue una maldad y que cuando uno tiene un perro lo tiene para toda la vida. Sé también que por ahí hay mucha gente mas papista que el papa. Pero la verdad de la historia es que el perro no era feliz con la familia y la familia no era feliz con el perro. ¿Y cual es el punto de tener una mascota si ninguna de las partes lo disfruta?
Rorro le daba pelota a veces sí, a veces no, y la mitad de las a veces sí eran una lucha porque Magenta tiene casi su mismo tamaño, por lo que en unas ocasiones las carcajadas volaban y en otras las lágrimas. Zeke los únicos momentos en que se le podía acercar era cuando estaba tranquila y se dejaba mimar. Magenta, por su parte, sólo era realmente feliz cuando estaba paseando, y yo sólo la podía sacar los fines de semana y el sistema de dejarla pasear sola se pudrió un poco cuando lo del skater. Y ni hablar del estado de la casa y de los nervios de Susan, que tenía que cuidarla la mayor parte del tiempo.

La semana pasada entonces, después de mucho debatirlo - porque también soy de los que tienden a pensar que un perro es para toda la vida - cambió su dirección, le dijimos a la Ro que se había perdido - el hecho de que llorara treinta segundos y después me dijera que si no volvía le comprara un perro negrito, me dió también la pauta de que la chica no había estado tan encariñada con el animal tampoco - y pasó a mejor vida... Literalmente, por que el caballero que se la llevó vive en una chacra enorme y por lo que cuenta, la perra, previo par de días apachuchada, ahora lo está pasando bomba.

¿Yo? Yo voy a extrañar sacarla a pasear. Daba gusto caminar con ella, verla correr, pero tengo que admitir que estoy aliviada. Es realmente hiperkinética, y no me daba el cuero - ni el ánimo - cuando llegaba de laburar a las 9 de la noche, para lidiar con dos niños pasados de rosca y un perro hiperkinético.
Pero que voy a sentirme culpable un tiempo, por mas fotos que manden de Cervantes probando que mi decisión fue la mas acertada, voy a sentirme culpable

Y el próximo perro - porque va a haber otro perro - definitivamente va a ser mas bajito... y mas tranquilo.

14 sept. 2010

Hoy

13 de Septiembre, día del Bibliotecario...

"La verdad es que incluso grandes colecciones de libros ordinarios distorsionan el espacio, como puede ser comprobado por cualquiera que haya estado en una realmente antigua tienda de libros usados, una de esas que parecen haber sido diseñadas por M.Escher en un mal día y tienen mas escaleras que niveles y aquellas filas de estantes que terminan en pequeñas puertas que seguramente son demasiado pequeñas como para ser utilizadas por un hombre de tamaño normal. La ecuación relevante es: Conocimiento = Poder = Energía = Materia = Masa; una buena tienda de libros es sólo un amable Agujero Negro que sabe leer."
Terry Pratchett.

Sean tan amables de dejar sus buenos deseos - y por qué no uno que otro regalo - en los comentarios, para la que suscribe - o sea yo.




11 sept. 2010

Recreo


Porque es viernes y estoy de buen humor. Y porque estoy resfriada. Y porque todos los demás postos fueron de puño y letra y me merezco un posto ladri. Y porque Zeke se hizo pis encima en la lucha porque deje el pañal. Y porque tuve una buena semana y tuve un poco de tiempo. Y porque la Ro hoy vio un dinosaurio - "era un Tiranosaurus Rex, mamá". Y porque cortaron el pasto en la plaza y hay perfume en el aire. Y porque sé que Don Zorgin extraña este programa.
Por todas esas razones junté varios pedacitos - sí, mas de dos, menos de seis - de Whose Line is it Anyway, elegí (y subtitulé, ja) los que me parecieron los mas divertidos y ahora, porque la risa es algo que hay que compartir - ¿uste´de que se ríe, Bebilacqua? ¿por qué no lo comparte con toda la clase, eh? - los voy a subir para el disfrute de cualquiera que caiga por equivocación - o a propósito, vaya uno a saber - en este blog.

*aclaraciones para tener en cuenta
- los participantes son cuatro, tres estables y uno "flotante"
- los puntos no cuentan y el ganador es completamente al azar















10 sept. 2010

Ecos


Cuando tomé mi Primera Comunión, que bonita mi alma, vestidita de blanco, en la enorme Iglesia que quedaba enfrente a mi colegio - me pregunto qué habrá sido de esas fotos... y hasta había un video... - mi viejo me regaló una cadena de plata con una cruz gaucha que siempre llevaba encima.
Yo tenía en ese entonces 9 años, la cadena era larga y la cruz era bastante grande, pero me la colgué al cuello y no me la volví a sacar.

Al principio me daba cierta impresión, tenía miedo de enredarme y ahorcarme durante la noche - ¿qué? puede pasar - y me la sacaba para dormir, colgándola con cuidado del borde de mi cama. Pero con el correr del tiempo superé ese miedo - insisto, cosas mas raras han pasado - y la cadena se volvió parte de la escenografía estable.
La usé durante años. Muchísimos años.
Al balanceo de la cadena los años le agregaron un escapulario, una medallita del Vaticano, la medalla de mi confirmación, y un par de cosas mas, convirtiéndola de a poco en un terrible sonajero que a veces había que sostener para que no sonara y alertara al mundo de mi caminar.
Pero eso no quitaba que yo amara mi cadena.

Si iba a la pileta o a la playa, le hacía un nudo para que no se perdiera.
Cuando me vestía de manera elegante - bueno, elegante, denme un cierto crédito - la cadena quedaba ahí, contrastando terriblemente con el ensamble, y a mí la verdad me importaba un poroto.
La usé con collares arriba, con colgantes alrededor, con musculosas, con vestidos, con remeras escotadas o escondida debajo de sweaters.
Creo que no me la saqué salvo para contadas ocasiones, en las cuales temí perderla o alguna otra razón que ahora no recuerdo.

Cuando cumplí los 24, Rolo, mi profesor de Vale Tudo, de a poco y como quien no quiere la cosa, desanduvo el camino y volvió una costumbre en mí el sacármela cuando llegaba al dojo. Mis compañeritos podían llegar a tirar de ella - la lucha en el suelo puede ser feroz y uno está autorizado a agarrarse de cualquier cosa - y romperla.
De ahí, como todo lo que se decanta, hubo un paso hasta que empecé a sacármela porque no me combinaba con la ropa, o porque hacía mucho ruido, o porque esto o aquello. Y eventualmente, ya viviendo en Neuquén, una tarde, sin saberlo, me la saqué por última vez... Cabe decir que a estas alturas el ganchito de la cadena ya no cerraba bien y había sido cerrado a presión con una pinza, que la cruz gaucha se me había perdido en alguna vuelta de la vida y que lo único que quedaba eran un par de medallitas a las que el uso constante les había borrado las fechas.

La cadena esa habrá pasado conmigo casi 18 años, y debo habérmela sacado de manera definitiva hará por lo menos 5... Pero al día de hoy, cuando me agacho para hacer algo, a veces todavía tengo el acto reflejo de apoyarme la mano sobre el esternón, buscando atajarla e impedirle que suene...

... Me pregunto cuanto tiempo pasará hasta que deje de mover la cabeza sobrecompensando por el peso de todo el pelo que ya no tengo...

9 sept. 2010

Pongamoslé...


Pongamoslé que Persona A es dueña de una tarjeta USB para Wi-Fi y la usa para conectar la máquina a pedal de su laburo... la "videoteca", por decirle de alguna manera, a la Internet todos los días, porque nadie a tenido a bien instalarle un modem como la gente y se las tuvo que rebuscar sola.
Pongamoslé que Persona A - a partir de ahora simplemente A - le presta la tarjeta USB para Wi-Fi - a partir de ahora simplemente el pituto - a Persona B - a partir de ahora simplemente B - que justo lo necesita porque su computadora no sé qué cosa y tiene que chequear algo.

Pongamoslé que A se levanta esta mañana, sobrevive a todo el despelote que conlleva vestir, alimentar y aprestar para salir al mundo exterior a tres personas, se va a trabajar medio dormida y al llegar descubre, con desmayo, que el pituto se quedó en casa. Manda un SMS a B, indicándole que la próxima vez por favor se acuerde de volver a guardarlo en donde lo encontró.
B contesta en segundos que la culpa es de A, por no habérselo pedido a tiempo.

La mañana transcurre sin mayores problemas, pese a su adicción a la Internet A sobrevive y al llegar a casa, le reitera amablemente a B que preste mas atención.
Durante el almuerzo hay un acalorado - si bien breve - intercambio de opiniones en el cual A sostiene que si uno presta algo es responsabilidad de la persona a la que ese algo le fue prestado el recordar devolverlo, mientras que B sostiene que la persona que hace el préstamo es la que debe recordar pedirlo nuevamente, al cabo que es la que sale perdiendo en todo el asunto y debería velar por sus propios intereses.

Ahora, yo pregunto - y cuidado con la respuesta - ¿es culpa de A?
¿O de Henry?

8 sept. 2010

Tres Líneas


Venía caminando para el trabajo, cruzando la plaza entre los skaters, como hago todos los días, cuando uno frena su skate al lado mío - se salva de caerse con la elegancia de una gallareta en tierra - y me comenta, con tono admirado,

- Pero que bonita que estás hoy.

De esto, tengo que decir, se desprenden tres cosas:

1) ¡Ja! - porque hay que decir que a los treinta y hsdkjfnkj que un pibe de 17 te tire un piropo es todo un halago... mas allá del piropo en sí.

2) Yo paso todos los días por ahí. Entre el grupete de skaters. La mención de fechas específicas hace pensar en un cierto seguimiento de la causa, lo cual, si una tuviera una cierta tendencia a la paranoia, despertaría una vaga y ligeramente inquietante sensación de acoso.

3) ¿¡COMO HOY?! ¿¡Y AYER QUÉ?!

6 sept. 2010

Hijos del Emperador


Es sábado a las 9 45 de la noche y decido pedir comida a Sawara, un lugar muy rico de comida china/japonesa.

Llamo, me atiende un chico muy amable, al que para el caso a partir de ahora llamaremos Hiroito, y le encargo dos porciones de rabas y un chop suey de cerdo.
Me avisa que están atrasados y que recién lo espere a partir de las 10 30.
No estamos apurados, así que no hay problema y nos aprestamos a esperar.

Para las 10 45 llamamos para preguntar si el pedido había salido ya. Me atiende Hiroito, me pregunta mi dirección y me indica que ya salió.
Con Rorro nos ponemos a mirar por la ventana, a ver si vigilando la calle el asunto se apura un poco... Al rato vemos un auto blanco baqueteado que se detiene frente a la casa de enfrente.
- Debe ser ese. - le comento a Ro y las dos miramos como se asoma el chico, chequea el número de lo de Mimi, y luego, viendo que no era, vuelve al auto y empieza a retroceder, retroceder, retroceder hasta perderse de vista...

Vuelvo a llamar a Hiroito, le pregunto - sí, yo otra vez, sí, Guada, sí, del mismo lugar - si venían en auto o en moto, y al escuchar que venían en auto le pregunto si era un auto blanco...
- Sí, porque lo vimos pasar y no encontró la casa.
- ... No te preocupes, ahora lo llamo al celular.
Bajamos con Rorro y nos instalamos en la puerta a esperar.

A las 11 15 vemos volver el auto blanco, frenar enfrente, retroceder, retroceder, retroceder - Rorro empieza a gritar "Somos nosotros! Volvé!" y eventualmente acelerar y acercarse a nuestro hogar. Un chico asoma la cabeza y nos pregunta,
- Pidieron a Sawara?
- Sí.
Se baja, me da la bolsa, le pago las tres cosas, se guarda la plata y se va.
- Por fin, - intercala el escribano cuando llego arriba.
- Sí, - contesto yo, jocosa - Lo único que falta es que no sean nuestras cosas...

Y nada mas abrir la bolsa me doy cuenta de lo estúpido de mi comentario, porque efectivamente, en la bolsa NO HABÍAN dos porciones de rabas y un chop suey de cerdo. En la bolsa lo que había era una porción de arrolladitos primavera y un chop suey de cerdo.
Puteo por lo bajo, pongo agua para hacerles fideos a los chicos y llamo de vuelta.
Me atiende una señorita a la que no le voy a poner nombre.
Le explico lo sucedido, apretando los dientes, le doy la dirección, chequea el pedido y
- Ahora llamo al chico al celular...
Hago fideos para los chicos, guardo la bolsa con el pedido-que-no-era para cambiársela al pasmado del auto blanco cuando llegue y espero.

A las 12 llamo y me atiende Hiroito.
Sí, yo otra vez. Sí, Guada. Sí, de esa dirección.
Le explico la situación y como van a hacer para solucionarlo, porque la chica me había dicho que los iban a mandar.
- No, - me dice él, - Ese es tu pedido, lo que pasa es que no había rabas y los chicos interpretaron que tenían que mandarte otra cosa.
Y a la chica con la que hablé media hora antes - que estoy pensando seriamente es la misma que me dio el turno para el cirujano jubilado - no se le ocurrió explicarme ese sinsentido, como para que pudiera putearlos media hora antes?

-¿Cómo que interpretaron? No me sirve que interpreten. ¡Además te pagué dos porciones de rabas, en todo caso interpretaron una porción de menos!
-Bueno, son cosas que pasan tampoco es tan grave, - me contesta Hiroito con tono de vendedor de seguros - Lo que te ofrezco yo es que ahora disfrutes de los arrolladitos primavera, y mañana te mandamos las rabas sin cargo... - las rabas sin cargo un joraca, porque bien que pagué las rabas, lo que quizás sea sin cargo son los seis arrolladitos primavera, - y mañana disfrutás de las rabas.
- No me sirve porque nadie come arrolladitos primavera en esta casa.
- No es tan terrible, - escucho su sonrisa conciliadora por teléfono, -Hay cosas peores.

No le digo todas las cosas peores que le quiero decir por teléfono al respecto de su madre, su familia, Japón y el emperador porque soy una dama, y en todo caso, si me dejaba llevar probablemente nunca fuera a ver las rabas secuestradas.
- ¿Mañana me las mandás entonces?
- Sí.
La conversación terminó, eran ya las 12 10 del domingo. Yo recalenté el chop suey, que estaba muy bueno, Henry se entretuvo con los arrolladitos primavera, los niños comieron fideos y eso fue todo.

La pregunta del millón ahora es: ¿Mandarán las rabas?
El escribano está convencido que no.
Yo estoy convencida que sí, pero que van a mandar una sola porción - y que voy a tener que llamar para reclamarla, obviamente.

A las nueve voy a llamar y nos sacaremos la duda.

EPA (editado para agregar, pa´l q no sepa): A las nueve llamé a Sawara, pese a los comentarios de Henry de que no llamara nada y que se metieran las rabas allá donde no brilla el sol - sí, en las fosas marianas, no sé en donde estaban pensando ustedes - y me atendió la señorita sin nombre que amablemente me dijo que sí, que justo estaba por mandarme mis dos porciones de rabas y que las hubiera mandando antes pero que le parecía que mandármelas a las 8 30 era muy temprano. Considerando que venían con casi un día de de atraso, no sé qué considera ella muy temprano, pero en fín.
Las rabas llegaron a las 10 y 10 - si yo no la hubiera llamado me pregunto a qué hora hubieran llegado - y estaban frías.
Pero bueno, que se puede esperar de un pedido que llega 24 horas tarde.

4 sept. 2010

Exceso de Tarta.

Es viernes de trasnoche, sábado de madrugada.
Fue el cumpleaños de mi suegro. Vino mi cuñado con la familia desde San Martín.
Cenamos en lo de mis suegros. Hice carne al horno con salsa de mostaza y miel y de postre compraron - un exceso de - tarta de frutillas y tarta de frutos rojos.
Fue buena la compañía y la comida, alguien mas levantó la mesa y limpió los platos y ahora que estoy en mi casa lo único que quiero es irme a dormir...
Pero tengo a mi cuñado, al escribano, a mi sobrino y a los dos míos instalados en el living jugando a la Wii.
La tecnología, el progreso, los japoneses, Nintendo y la PMQLRMP...

Una vez dicho todo esto, aprovecho para cargar un videito de Whose Line is it Anyway, una serie que daban hace un tiempo, con cuatro actores improvisando sketches sobre la marcha,basándose en las indicaciones del presentador...



Iba a subir mas videitos, porque lo divertido de estos es ver varios seguidos... Algunos te hacen llorar de risa... Pero la verdad, por lo anteriormente mencionado, este es el único que me dio el cuero para subtitular.
Que lo disfruten con salu´

2 sept. 2010

Al Lunes son Doce


Hace cosa de dos semanas, tuve que sacar turno con un cirujano para Zeke.
Zeke, desde que nació, tiene un tema que no viene realmente al caso - porque no creo que tome a bien en los años por venir que yo haya escrito en mi blog que tiene un problema en el pitito - que hay que controlar cada tanto, a ver si, eventualmente, hay que operarlo o no.
En este control en particular, el cirujano de marras era el dr Iglesias, bien recomendado por todos a los que pregunté y que, la cereza del postre, atendía a tres cuadras del laburo.

Avisé a las autoridades pertinentes que ese miércoles a la tarde iba a salir a hacer unas cosas. Organicé con Susan para que despertara a Zeke de la siesta a tiempo. Hice una movida para que mi suegro saliera de su trabajo temprano y me lo trajera con el auto. Fuimos hasta los consultorios, nos atendieron a horario - un tanto anticlimático -, el cirujano finalmente me recetó una crema y me dijo que en diez días mas o menos volviera, que ahí veíamos si había que pasar por el cuchillo o no.

Un tanto incordioso todo el proceso - exceptuando lo de la atención a tiempo - pero cosas que hay que hacer.

El lunes pasado, diez días mas o menos después, llamo nuevamente para pedir turno con el doctor Iglesias. La señorita que me atiende, muy amable, me ofrece el miércoles a las 6 de la tarde, cosa que yo acepto, a ver si terminamos con esto y operamos o no, porque tres años de patear la pelota se hacen largos, y lo deja asentado en actas.
Aviso otra vez en el trabajo que voy a tomarme un rato, consigo otra vez que mi suegro se organice para llevarnos, modifico todos los esquemas preestablecidos de la rutina cotidiana y a las 6 entro a los consultorios con Zeke de la mano.

En la recepción me atiende otra señorita y se sucede la siguiente conversación,
- Sí, buenas tardes, tenemos turno con el dr Iglesias.
- ... El dr Iglesias.
- Sí.
- El dr Iglesias no atiende mas acá.
- ... ¿Disculpame?
- Se jubiló el 31, ya no atiende mas...
- ¿Cómo que no atiende mas?
- Trabajó hasta ayer.
- Me estás tomando el pelo.
- ... ¿Vos cuando sacaste el turno?
- El lunes a la tarde.
- Decime el apellido. - revisa la pantalla de su computadora, haciendo tiempo de manera obvia pero puedo notar que tampoco sabe que otra cosa hacer. - ¿Sabés con quien hablaste? - pregunta finalmente.
Considerando que no pensé que la persona con la que estaba hablando era infradotada e iba a para darme un turno con un médico que ya no existe mas en la cartilla no, no me había molestado en tomarle su nombre. Tiendo a confiar en los recepcionistas. Craso error el mío, no es la primera vez que me han traspapelado un turno o similar. Pero tengo que decir que esta es la primera vez que me venden un boleto de avión en una línea que directamente ya no vuela.
- No. No sé con quien hablé.
- Ayyyy, no te puedo ayudar...
- ¿Ustedes no sabían que se jubilaba?
- Sii...
Bueno, obviamente la chica con la que hablé el lunes no era parte del grupo escogido para ser partícipe de semejante pedazo de información.
- ¿Y no se les ocurrió llamar a la gente que tenía turno? O mejor, ¡¿no dar esos turnos directamente?! - respiré hondo, enojarme con esta chica en particular no tenía mérito, la tarada del lunes no iba a sentir mi furia por ósmosis así que pregunté a través de dientes apretados cómo podíamos solucionar el tema.
- ¿Vos necesitás un cirujano ahora?
No, voy a esperar a que al chico se le caiga el pito para buscarme uno.
- Sí.
- Porque sólo atienden esta semana y recién después a partir del quince...
Es decir, que por culpa de una persona fantasma que anda repartiendo turnos inexistentes yo iba a tener que esperar dos semanas mas con las cosas como estaban.
- Dame el turno que tengas.

Finalmente conseguí un sobreturno con otro cirujano hoy jueves, porque después de eso parece ser que se van en masa a un congreso al Congo Belga o a un crucero en las Bahamas, no pude precisar... La chica, toda buena voluntad y contrición, me dijo que hablara directamente con ella, que ella me hacía pasar.
Su nombre es Dora.
Esta vez lo tengo anotado.

Lo que yo quiero saber, a todo esto es, mas allá de la desinformada del lunes a la noche, el viejo choto - si, hablo de usted, doctor Iglesias - ¿no sabía que se jubilaba y que dentro de mas o menos diez días, NO IBA A ESTAR MAS? ¿No me podía haber derivado a otro cirujano? ¿O, si no quería andar haciéndole propaganda a nadie, decirme, simplemente, no sé, algo como que NO IBA A ESTAR MAS?!

Mejor así, un hombre tan cerca de su jubilación y con semejantes problemas de memoria, mejor no tenerlo cerca de la bisectriz de Zeke blandiendo un bisturí. Vaya uno a saber que puede terminar cortando.

1 sept. 2010

Una Velita Rosa


El mes pasado mi blog cumplió un año.

Y yo me olvidé por completo.

Todo un año haciéndome compañía, permitiéndome conocer gente fabulosa, obligándome a escribir de vuelta - cosa que tenía abandonada -, manteniéndome entretenida, ayudándome a hacer catarsis...
Todo eso, mi pobrecito blog, y yo me olvidé de hacerle una fiestita.
Ni siquiera una velita le prendí al asunto.
Es terrible, esto de recordar fechas me supera ampliamente...

Que bueno que hay aparatejos hoy en día que tocan alarmas para recordarle a la gente como yo - ese tipo de personas que salimos del cuarto con algo en la mano y que para cuando llegamos a la cocina nos encontramos con que la mano está vacía y ups, sabe Dios donde apoyamos lo que traíamos en ella - que hay días que son importantes... O si no importantes - no realmente, no en el gran esquema de las cosas - al menos dignos de mencionar.
... Algún día voy a recordar el anotar las fechas en esos aparatitos y mi vida va a ser mucho mas fácil, estoy segura.

Así que, así sin mas vueltas, voy a decir que hoy mi blog cumple un año (y un mes)
Felicitenlon.
Gracias a todos los que están de ese lado por hacernos compañía, a mi blog y a mí, durante este año (y un mes)