Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

30 ene. 2010

Como Llenar un Vaso


Iba a esperar hasta el lunes para empezar a escribir, en serio que sí, pero Rosarito se puso a armar una máquina del tiempo con los imanes de la cocina y me pidio a mí que por favor le ponga los cables y la haga funcionar.
"Vos sabés hacer máquinas, no mamá?"
"Máquinas simples, Ro, no máquinas del tiempo." y pensé en palancas y poleas y mis clases de física en la secundaria con la Profe Marcela..
"Yo te explico" señaló la parte de mas arriba, una serie de rectágulos de colores "Acá arriba van todos los cables" y a partir de ahí procedió a explicarme paso por paso como construir su máquina - está claro que no les voy a pasar las instrucciones porque que sería del mundo si semejante máquina cayera en las manos equivocadas... No insistan...
Una vez terminada la explicación, y dándose cuenta de que obviamente estábamos un tanto cortos de materiales como para empezar semejante proyecto, mi niña cambió de planes y se fue a su cuarto a hojear Mi Primer Atlas del Cuerpo Humano que le regaló la abuela... últimamente está muy preocupada por como funciona el sistema nervioso. Lo cual, valga la redundancia, me pone nerviosa porque así como mi física es bastante simple, mi biología no la supera por mucho y salir a pasear con ella se ha vuelto un cuestionario sobre medicina moderna.
En fin, lo importante de todo este posto, que me hizo salir del letargo antes de tiempo, es que el esquema de la máquina del tiempo quedó pegado en mi heladera, así que quedan todos advertidos. En el momento en que consiga los materiales pertinentes, yo la armo y acá no pasó nada.

23 ene. 2010

Waving, not Drowning


Yo tendría que estar poniendo al día este blog... Si si, tendría que estar haciéndolo.
Tengo todo el anecdotario del 2010 preparado - y creanme, es sorprendente el valor anecdotario de algunas cosas que mientras están sucediendo no valen nada - pero la verdad de veritas, el calor me está carcomiendo el cerebro y lo único que puedo hacer es leer a los demás - cualquier demás, todos los demases son bienvenidos, ya sea literatos consagrados o amateurs ciberespaciales, cualquier cosa, mi cerebro devora - mientras espero que la temperatura baje y mis neuronas de a poco despiertan de su letargo... Es decir que durante este mes - lo que queda de él ya que los primeros quince días estuve de paseo por el ispa que no miramos - no creo que vaya a postear mas que esto. El estar de vacaciones implica que esto que estoy escribiendo sea a medias compartido con Zeke, que tiene apoyado sobre mis piernas un juguete de plástico de esos en los que hay que encajar las formas y ciertamente pretende que yo lo felicite por aca una que le emboca. Por cierto, estas cosas raspan.
Así que nada, sólo para que sepan, esta soy yo mandando un saludo, no una señal de ahogo.

1 ene. 2010

El Eterno Optimista



En el 2007 hice un curso de cocina para las fiestas, cocina fría y tonteras de ese estilo. En el recetario había para hacer un pollo relleno que tenía un excelente aspecto.
Llegó Año Nuevo y decidí intentarlo.
Compré el pollo deshuesado - si yo intentaba deshuesarlo como había hecho el profe, en un dos por tres y voila, no hay huesos, como si de un truco de magia se tratara, todo iba a haber terminado antes siquiera de empezar -, compré las verduras pertinentes, las carnes y demases accesorios. Hice el relleno, lo aplasté como había hecho el buen hombre vestido de blanco, lo amasé con firmeza y eventualmente rellené al pobre animal. Lo até por todos lados, cuestión de que no hubiera forma de que escapase y lo metí al horno. Se cocinó perfectamente, lo saqué a la hora indicada y lo dejé enfriar, bonito como se lo veía. Llegó la hora de la cena, solté las amarras y empecé a cortarlo. Ahí fue cuando se notó que algo había salido mal, porque el bendito Pollo Relleno, en ves de quedarse perfectamente armado - como prometía la receta, mentiras, todas mentiras, - se desarmó por todos lados, convirtiéndose en segundos en Pollo con Guarnición.
Hay que decir que de gusto estaba muy pero que muy bien, esa promesa sí se cumplió, pero aún así, tengo que admitir, no quedé satisfecha con todo el asunto y decidí que el próximo año vería de intentarlo nuevamente, a ver si lograba descubrirle el truco.
Llegó el 2008 - mas rápido de lo que uno creería - y me aboqué a la tarea de rellenar el pollo una vez mas. Esta vuelta había perdido la receta, así que tuve que pedirle a una amiga que trabaja en el lugar donde hice el curso que me hiciera el favor de conseguírmela, lo cual hizo que no tuviera tiempo de chequearla con antelación, pero no estaba preocupada. Una vez mas compré el pollo deshuesado, las verduras y las carnes. Piqué, molí y amasé. Agregué gelatina sin sabor y rellené. Hice todo lo que tenía que hacer. Finalmente lo até, lo cociné y lo dejé enfríar. Perfecto y doradito. Para cuando llegó la hora de la cena yo estaba bastante optimista respecto a los resultados. Pero, alas, no habría de ser, porque una vez que corté los piolines, toda la cosa se desarmó y otra vez, en vez de Pollo Relleno, nuevamente a la mesa llegó Pollo con Guarnición. Again, rico estaba, pero a estas alturas ese no era mi punto.
Este año decidí saltarme de rellenar un pollo per se y en cambio me conseguí una receta de Arrollado de Pollo, que es lo mismo pero mas simple. Al cabo, razoné, al ser en forma de cilindro debería ser mas fácil de lograr que se mantenga en una pieza. Compré lo pertinente para hacerlo - las presas de pollo, las nueces, las ciruelas, la panceta, la zanahoria y el morrón - y haciendo caso de las indicaciones, lo preparé todo sobre el papel de aluminio. Todo iba la mar de bien - este año parecía que mi Pollo Relleno iba a funcionar - hasta que llegó el momento de enrollarlo... Ahí todo empezó a salirse de los esquemas mientras el pollo se deslizaba por el papel y el relleno se volcaba por los costados. Finalmente, después de la lucha y las puteadas, logré envolverlo - necesité dos hojas de papel de aluminio, la primera no alcanzó - y lo até por los cuatro costados como si de un matambre se tratase...
Ahora está en el horno, pero tengo que decir que no le tengo mucha fe a su estructura... Estoy segura de que va a estar buenísimo, el olor ya empieza a sentirse...
Aún así, creo que este año también va a empezar con Pollo con Guarnición...
Pero, y ahí está la moraleja - y lo fantástico de esta historia -, si todo sale bien, pienso intentarlo una vez mas el año que viene.
Así que, Feliz Año Nuevo para todos! Por que el próximo año nos traiga a todos una nueva oportunidad de hacer Pollo Relleno!
Copa de champagne - las mismas que las de mi cumpleaños - y brindo por todos ustedes y todos nosotros.
Salud!