Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

26 ago. 2010

Cuidado con las Tijeras.


El asunto del pelo empezó hará cosa de mes y medio, cuando volviendo de la calle una noche helada, tiré de mi bufanda y me encontré con un nudo gordiano compuesto de bufanda, pelo y auriculares.
Sip.
Fue muy frustrante.
Mientras desataba el enredo no pude evitar razonar que era probable que este tipo de cosas fueran a suceder como mínimo dos o tres veces mas en mi futuro. Como la bufanda no la iba a cortar y los auriculares eran nuevos, fue ahí, y sin siquiera parpadear, que tomé la decisión de que ya era hora de que el pelo se fuera.
En ese momento que nos compete, el pelo me estaba llegando a la cintura - unos meses mas y llegaba hasta donde la espalda pierde el nombre, como decía mi abuela - y, hablando mal y pronto, ya me tenía los huevos llenos.

Tengo que admitir que esto no es nuevo. A mi cada tanto me agarran ese tipo de locas - no, no me refiero a ninguna señorita, Bebilacqua, saque la mente de la cloaca y a ver si presta atención, sera´e´Dios - y decido que es hora de que es hora de cambiar. Y voy y cambio.

La primera vez lo hice en septimo grado. No tengo un recuerdo muy claro de por qué lo hice, tenía doce años, a saber que pasaba por mi cabeza, pero lo que sí se es que terminé con un precioso corte cepillito, fabuloso para salir de la pileta, y que conspiraba para que algunas personas no muy amables me dijeran que parecía un varoncito.
Volví a caer en el tema alrededor de cuarto año del secundario. Una vez mas pasé por las tijeras, esta vez para un corte muy corto, pero ya no tan militarizado y sí mas femenino.
El tiempo pasó, el pelo creció como tiende a hacer, y volví a pasar por el tijeretazo a eso de los 25, ya no de manera tan drástica como las anteriores, probablemente porque los años pasan y uno tiende a perder un poco el coraje.

Flashfoward unos años y hete aquí entonces, que el Asunto del Pelo, el Auricular y la Bufanda, vino a suceder justo durante la comezón del Septimo Año, por lo que una vez que la idea entró no hubo forma de sacarla. Llamé al peluquero que me había teñido de rubio la vez anterior - no sé si notan que hay un cierto patrón en esto del pelo - y saqué turno para el siguiente sábado.
La Ro me acompañó, después de haberle prometido que podía quedarse con la trenza para poder jugar, y después de que Carlos - que nombre tan poco exótico para un peluquero - me dijera por tercera vez "¿estás segura?", de un sólo tijeretazo, siete años de pelo largo se convirtieron en una apendice independiente.

Ahí es cuando la historia de valor y coraje se ensucia un poco, porque lo que yo quería, que era cortarlo cortito, casi a lo cepillito, no era la idea que Carlos consideraba que me iba a quedar mejor, y como yo suelo dejarme avasallar por los peluqueros - y los médicos, no sé cual es la relación - lo dejé hacer, y salí con un corte que no era feo, tenía su onda, pero no era lo que yo quería. No realmente. Era bien corto, apenas si tapaba la nuca y las orejas, pero había que levantarlo todo el tiempo con los dedos, al riesgo de que pareciera un casquito... o Margaret Thatcher. Sólo me faltaba el traje sastre.

Lo dejé asentarse.

Pasó casi un mes, pero eventualmente me rendí.
No hay en mi espíritu nada de Margaret Thatcher. No lo hay.
Así que saqué turno en otra peluquería - estoy segura de que Carlos iba a tratar de convencerme de alguna otra cosa - y ayer a la hora de la siesta, desmintiendo mi anterior comentario sobre los años y el coraje, le dije a la chica que quería "ese corte"
"¿La cresta?"
"Sí, ese de la foto."
"Buenísimo, te va a quedar divino."
Y para cuando me quise acordar ya había agarrado la maquinita y me la había pasado por la nuca y los costados de la cabeza, dejándome el pelo de arriba mas largo, como para poder peinarlo para el costado/arriba/atrás o como me viniera en gana...
Todavía estoy impresionada.
Me gusta, es muchísimo menos clásico que el anterior. Que cualquiera de los anteriores. En toda mi vida. Y después de un par de falsos comienzos, creo que el escribano en casa va a aprender a apreciarlo...
Pero tengo que acostumbrarme.
Sí o sí, porque si no me jodo, ya no hay mas pelo que cortar.

20 comentarios:

Poli dijo...

Es joda, no? ... ese pelazo que veo en las fotos (arriba), y terminó tipo cresta? Me cuesta imaginar, me cuesta! besitos

Alex dijo...

todo crece y cuando no crece se achica, como una pasa que no es el caso del pelo. Y como tas lejos de la pasa no hay de qué preocuparse.

Ouchurus dijo...

Soy igual. Creo haber pasado por tres o cuatro de estos ataques peluqueriles a lo largo de mi vida.Pelo eterno (y divino, para que me voy a hacer la que no lo sé) y un día, de sopetón, fotito en mano a la peluquería. "peeeero...no sé si este corte va con vos"
"dije que quiero éste".
Y en general todos lamentaban la pérdida de pelo...menos yo.
Ahora lo tengo laaaargo, y con ganas de cambiar, pero no he llegado aún al día del cambio de sopetón...por ahora...

No puedo dejar de pensar en esto.......una cresta? A lo punk? Largo arriba y maquinita a los costados y en la nuca? Nop, no me lo puedo imaginar.Voy a necesitar que subas una foto, o en su defecto una de alguien con un corte símil. POR FAVOR!!!!!!!!!!!!!

gracias

circulen, circulen

(igual...qué coraje mamita eh?!!)

Dosto dijo...

Cómo que no? ahí, todo ese pelo que está arriba puede pasar por las manos ávidas de corte de cualquier peluquero... eso sí, de ahí te vas a la casa de los sombreros a buscar un abrigo definitivo para este invierno!

LadyMarian dijo...

Bien con el cambio! Si te sentís bien me parece fantástico. La cabeza es tuya, no de los otros.

Yo jamás lo usé muy corto, no me quedaría bien y me da frío en las orejas. jaja Además lo tengo muuuy lacio y no tiene cuerpo como para un peinado así.
Siempre lo tuve por lo menos a la altura de los hombros (pero nunca hasta la cintura)pero una vez me agarró el ataque y le pedí a mi madre (que siempre me lo emparejaba) que me lo cortara por el mentón y se negó porque decía que no tenía tanta habilidad. Entonces agarré la tijera y lo corté a lo bestia para forzarla a emparejarlo. ;-P
Después me lo dejé crecer otra vez. Me resulta más cómodo largo porque se me acomoda mejor. Si tuviera que salir corriendo de casa por una urgencia, al despertrme, ni siquiera necesitaría pasarme un peine.

La foto que pusiste para esta entrada es la del corte? Me gusta! Audaz pero me gusta! Eso sí, hay que saber llevarlo. No es para cualquiera.

Uninvited dijo...

P... Pero.... Pero....
Y LAS FOTOS?????
oiga! no nos deje con las ganas.
vamo sobrina! animesé que no es tan vieja pa la falta de coraje :)

El Gaucho Santillán dijo...

Si! queremos fotos, para opinar.

Y en bikini, que el pelo se aprecia mejor.

Saludos

rastelman dijo...

noooooo
no no no
detente que uno se arrepiente de esas cosas y su efecto dura mas meses de los deseables!!!

ya lo dijo la bobona de la klosterboer cuando uso e im puso la palabra "pelazo" para el bien común!!

zorgin dijo...

en lo único que pueden parecerse un dotor y un coifeur es cuando usan el saquito blanco...
que tambien lo puede usar el dependiente de la farmacia y el carniza de la esquina..., preocupante.
no sé si el espíritu, pero seguramente nada que envidiar al caracter de la señora margaret.
y de acuerdo a lo que se ha ido pre-viendo, no cabe duda que le ha de quedar espléndido!, vea.

El alter ego de Mabel dijo...

ES LO MÁS ESPECTACULAR QUE VI EN TODA MI VIDA.

Guada GN dijo...

Poli, sip, se fue todo. Bueno, no, está todo trenzado en un estante del cuarto de la Rorro... Prometo subir una foto que le haga justicia y no lo haga parecer un resabio de los 80 :)
Besos

Alex, gracias. Además, a mí el pelo me crece rápido. Pasaron dos días y ya noto la diferencia... Estoy pensando en hacer un seguimiento :P

Ouchs, exacto, el pelo está divino, pero una está harta, que se le va´cer. Y una chocha con el corte mientras todos te miran como si hubieras ahogado un gatito... Avisá cuando llegue el cambiazo. :)
Una cresta, yep, a lo punk - si es que me decido a pararlo, en realidad lo uso en un decoroso peinado pa´l costado. La foto de arriba es bastante parecido. Igual alguna foto voy a subir para la gente en casa.
Y si, un poco de coraje hubo, porque cuando se me acercó con la maquinita se me hizo un nudo en el estómago mal...

Guada GN dijo...

Es cierto, Dosto, todavía queda mas tela de donde cortar... Y quien te dice que no se vaya. La chica de la peluquería me dijo que le diera un par de días, y si no me resultaba ella me lo emparejaba todo y empezábamos de cero. Igual ya estoy en busca de sombreritos bonitos para paliar un poco el fresquete.

LadyM, es cierto, la cabeza es mía, pero hay que admitir que lo que el resto de la gente opine de ella tiene una cierta importancia. No mucha, yo corto igual, pero aún así, importa :)
Mi hermana tiene el pelo lacio que da gusto y si, se puede dar el lujo de casi no peinarlo, que cae pesado y bonito. El mío tiende a la vida propia, pero nos llevamos bien igual por suerte.
Esa foto es la mas parecida que encontre, yep. No lo llevo parado - esto es una biblioteca - pero así mas o menos va la onda.
Yo todavía no decido si me va a mí, pero bueno, ya es tarde... :)

Tío, ya van, ya van. Estoy buscando alguna que me haga justicia y no que directamente me condene...

Guada GN dijo...

Gaucho, las fotos en bikini se las dejo para cuando haga mas calor. En este momento si le saco alguna otra capa mas a mi anatomía, seguro me pesco algo.
Saludos.

Rastel, too late, el pelo se fue, es tarde para arrepentirse... O no, en realidad uno se arrepiente después, si vamos a ser correctos...
Lo que sea, el lope no tá mas y si bien me da una cierta penita - un pequeño vacío en el estómago - no da para andar llorando.
Además ya era hora, pobre pelo, los mas largos tenían fácil 6 años. Es mucho tiempo en edad de pelo. Casi como un perro, mirevea.

Don Zor, no me veo siendo denominada La Dama de Hierro por los ciudadanos británicos. No me viendo siendo denominada por los ciudadanos británicos en absoluto.
Y gracias por el voto de confianza.

Guada GN dijo...

Ese es el espíritu, Alter!! Che, nena, en otro orden de cosas, te desaparecistessss! Contesté tu último mailo y silencio de radio. Todo bien?

Marina dijo...

guada, cresta mismo??
seguro que te queda muy bien... pero había que animarse!!
yo tuve varias visitas al peluquero así como las tuyas
ahora ya no logro dejarmelo largo, so, voy variando en el corte pero siempre arriba del hombro
en estos días toca visita nuevamente

Guada GN dijo...

Cresta cresta, Marine. Es difícil de imaginar. Yo lo miro y es difícil de imaginar... Y si, todavía lo pienso y se me hace un vacío en la boca del estómago...
Viste que una se cansa? Siempre la misma imagen...
No me gusta el largo del hombro, ves, ese es un largo con el que no soy feliz. O me voy al carajo para arriba o me voy al carajo para abajo, pero tenerlo por el hombro me da repeluz.
Suerte con tu ida a la peluquería, yo en lo personal detesto ir.

Poli dijo...

Siii, queremos foto, queremos seguimiento, todo! Y, tremendo coraje el tuyo. Yo lo imaginé o estás en Nqn?? Claro, ahora entiendo, con este viento que nos toca en gracia!!!! Pero, abrigate con algo, vuelve pronto la ola polarete. Besos.

El alter ego de Mabel dijo...

YO contesté el último mail, you blogger! (creoestoycasisegura)

Guada GN dijo...

Poli, posta, lo prometo, voy a subir una foto cuando consiga una que no me haga parecer una fugitiva de una película de los 80 :)
Sip, Nqn! Somos vecinas de provincia? Y si, estoy difrutando felizmente de mi pelo corto que NO SE ENREDA con el viento, muchísimas gracias.

Alter, el último mail lo recuerdo, lo tengo guardado, lo contesté y aún espero tu respuesta... You you... Ok, nada me salta así a la primera pero algo se me va a ocurrir. Y estuvistesss de cumpleaños y se me pasó, mea culpa, escribime y contame como estuvo todo, yep?

Poli dijo...

Yo: no soy de aqui, pero vivo en la ciudad de las ballenas. Vecina de patagonia, sería...