Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

18 dic. 2010

La Puerta y el Reloj


Hubo un episodio de la serie Mad About You, con Helen Hunt - antes de los oscares - y Paul Reiser - antes de nada en particular - que decidieron filmarlo todo en una sola toma, sin cortes. Como una obra de teatro.
Supongo que al ser una serie con muchísimo rating estaban aprovechando para experimentar un poco.

Todo el episodio, los veintidos minutos, trata sobre este matrimonio - la serie en sí trataba sobre los ires y venires de un matrimonio joven en Nueva York - que a estas alturas de la serie han tenido una hija, y cómo deciden seguir el consejo de un libro de psicología infantil y dejarla llorar hasta que se duerma. Todo el episodio, sin cortes y en una sola toma, es sobre ellos dos, sentados a la puerta entornada de la habitación, cronómetro en mano para medir lo que le toma y cualquier cosa entrar después de determinada cantidad de tiempo, escuchándola llorar y luchando por no ceder. Así contado no parece la gran cosa, pero recuerdo que estaba maravillosamente actuado y escrito, y las conversaciones respecto a como Mabel - la nena - tenía, según los libros, que aprender que los padres no siempre iban a estar, y lo mucho que cuesta, y el apoyo entre los dos para no rendirse ante la angustia, eran tan reales, que yo, años después, todavía lo recuerdo con gusto. Por no hablar de los momentos divertidos, como cuando descubren que el perro quedó dentro del cuarto y él lo va a buscar arrastrándose y vuelve con el perro arrastrándose junto a él.

En fín.

El punto es que para el final del episodio ya están los dos trepándose por las paredes. Ella finalmente no lo soporta mas, se rinde, a la mierda con el cronómetro, y está por entrar, cuando la bebé deja de llorar.
Se miran y luego se asoman por la puerta entornada, para ver que efectivamente se ha quedado dormida.
Hay un minuto de silencio y creo que es él que comenta algo como está bien, así Mabel va a empezar a darse de que ellos no van a estar siempre.
Pero me acuerdo posta que el episodio termina con ella que le alcanza el cronómetro al marido y murmura, con tono triste,
"... retrocede el reloj."

Así me sentí yo el otro día, cuando la Ro terminó preescolar y me dijeron que pasó a primer grado.
Ya sé, es como tiene que ser...
Pero no puedo evitarlo.
Alguien, hágame el favor, retroceda el reloj.

8 comentarios:

cyberfelina dijo...

Hace tiempo que te leo... un día te robé un cuentito...(pero te cité!).
Me gustó mucho que me hicieras acordar de ese capítulo de Mad about you.
Saluditos desde BA =)

GABU dijo...

Me parece a mì o el reloj de la vida te pegò florrrrrr de sopetòn???!!

Ayyy,GUADIS,es jodido el famoso y dichoso (?) ciclo de la naturaleza humana...

P.D.:Creo que lo peor para los padres debe ser cuando caen irremediablemente fichas como esas,cuando los pibes crecen,aunque como hija estoy dispuesta a asegurar que observàndolos a ellos,como padres,tambièn se nos cae la aguha del reloj a cuestas... :/

BESOTIS SIN QUE IMPORTE LA MEDIDA DEL TIEMPO :D

pal dijo...

lo más impresionante es la total confianza que todo está bien de ellos, mezclada con la infinita curiosidad por el futuro. Eso es niñez!

Ouchurus dijo...

Me acuerdo de ese capítulo perfectamente! Y es curioso porque recuerdo que cuando lo vi (tan lejos del matrimonio y la maternidad) me causó mucha gracias y hasta pensaba "qué exagerados, no es para tanto, ni que fuera tan grave dejarla llorar".
Con el tiempo me llegó el turno de hacer lo propio...duré algo así como 30 minutos en total (entrando y saliendo del cuarto), maldije a Watson y a Skinner en lenguas ya muertas y me acordé muchísimo de Mad about you...ya con otras sensaciones...más angustia y menos risas...
Mi segunda hija me espera ella con el cronómetro en la mano...un desastre, o no... la cuestión es que no me dá el estómago para escuchar llorar a un niño más de 15minutos si puedo hacer algo para evitarlo.
Y la psicología no me funciona.
en casa de herrero...
Creo que cuando mi hija pase a primer grado me iré adentro de su mochila!

un saludo

Vicky dijo...

Sigue siendo una peque que le pide regalos a Papa Noel y que sigue creyendo que mamá lo sabe todo. Al menos, no derrames lágrimas hasta séptimo grado, porque ahi si que nos olvidamos de mamá y que lo único que querernos es independizarnos. Pero solo hasta que empezamos la universidad, qur lo ultimo que queremos es irnos de la casa de nuestros padres, donde las cosas son tan faciles..

eMe dijo...

LO VI!!! Vi ese capítulo y me dio una ternura tremenda.

No, no hace falta que retroceda el reloj, ud. está bien, su niña está bien =) Ya sabe.

Guada GN dijo...

Buenas, cyberfelina :)
Mientras me hayas citado, todo bien. El riesgo es mío por subir las cosas a la red :)
Me encantaba Mad About You. La música sola ya me gustaba.
Saludos


Gabu, sip.
Es la esquina del reloj lo que me jodio. Supongo que cuando nos pongamos en la recta de la primaria andaré mas tranquila... por lo menos hasta septimo grado. En el interín, que ella me diga "voy a extrañar el jardincito", me dio una cosita...
Sip, como hijo también pesa. Me acuerdo de mi abuela, y un día me di cuenta de que ya no usaba mas tacos y que andaba en zapatillas y me cayó encima la ficha mal, de como estaba envejeciendo y yo no me daba cuenta...
Gracias, el tiempo no tendría que importar tanto.
Besototes


La niñez es algo fabuloso, Pal. Ella está feliz de que va a empezar primer grado. Y a mi me encanta, sé que lo va a pasar bomba, que el jardín le quedaba chico... Pero hay que admitir que voy a extrañar a la nena de jardín.

Guada GN dijo...

Yo me acuerdo cuando vi ese capítulo, Ouchs, que pensé que era una tontera dejarla llorar, que ya va a tener tiempo de aprender que uno no va a estar por siempre... Pero aún así, es cierto, lo sentí tan lejos... Y cuando llegó la mía traté de hacerlo también, porque me dijeron que era lo mejor... Y me costó un perú. Nunca pude aguantar quince minutos. Mis metas eran mucho mas cortas :P
La psicología es como los consejos, funcionan fabulosamente para los demás... :)
Yo voy a hacer como la de la propaganda de ... algo... que se paraba afuera del jardín (en este caso primaria) y se asomaba por sobre el paredón para controlar que estuviera bien...
:/ Vergüenza voy a dar.
BEsos besos


Pero es tan chiquita, Vicky! :)
Ya sé, ya sé, tengo que apechugar, todavía es mi bebé... Pero me da una cosa... :)



A mi también, eMe!! Les costaba tanto, me partían el alma...
Estamos bien, yo sé que estamos bien... Amo que mi niña crezca, pero voy a extrañar a la nena que se queda atrás, q´lo parió...