Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

15 feb. 2011

Dominó


El viernes al mediodía la Rorro tenía fiebre, 37,4.

Como era el último día de la colonia - "¡por favor, mamá, porfavorporfavorporfavor, va´haber TORTA!" - y pesé a todas mis alarmas internas sonando, la dejé ir. Hablé con la directora de la colonia, puse sobre aviso su estado y me fui a laburar preocupadísima - las madres tenemos eso -, pero confiando en que todo resultaría bien.

El día pasó, hablé nuevamente con la directora, me dijo que la Ro parecía estar un poco mejor y se había metido en la pileta.
El día terminó y yendo para mi casa me llama mi suegra que Rorro está con 39,2. Llegué a mi casa en tiempo record, la niña estaba en la bañadera tibia, me ocupé de darle el remedio, la puse a ver dibujitos en mi cama y dejé que el tiempo hiciera su efecto.
Eventualmente la vigilia pagó, para la trasnoche tenía 36,6 nuevamente y yo, agotada pero triunfante, me fui a dormir.

Sábado a la mañanita, sin solución de continuidad, Zeke despierta con 38,3.
El día se nos fue entre remedios, paños fríos, baños y demás armas contra la temperatura, que osciló entre los 37,2 y los 38,6 hasta que finalmente, a eso de las 3 de la mañana - maldita la hora - del domingo, decidió que era hora de bajar y volvió a su lugar habitual de 36,6. Yo, agotada sobre agotada pero con el invicto en la sonrisa, logré irme a dormir.

El domingo mis dos niños estaban frescos como lechugas. Zeke un tanto cansado, pero repuesto. La Rorro hecha unas castañuelas. Me levantaron temprano y bailaron a través de la siesta.

Hoy, por supuesto, estoy hecha un trapo y mis ojeras parecen pozos.
Alguien que me explique, por favor, ¡¿qué demonios fue eso y dónde está ese maldito virus así voy y lo piso?!

7 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Ah! Las madres nunca descansan!

:D

Besos y me alegro que los niños estén bien! Por lo pronto, buscate aunque sea media hora para vos así descansás!!

Sir Lothar Mambetta dijo...

Odio la maldita frase de los médicos cuando no saben qué tiene uno. Es la misma que le dijeron a mis padres cuando nací y preguntaron qué era eso que habían gestado.

"Es un virus". Siempre lo arreglan todo con esta frase.

Un beso y a descansar.

El Gaucho Santillán dijo...

Por eso los niños me encantan.

Siempre que sean de otro.

Un abrazo.

GABU dijo...

A veces los virus y las fiebres son cosa e' mandinga... :/

P.D.:Serà que los virus molestos se han puesto de moda que aparecen y desaparecen como por arte de magia... ¬¬?

BESITOS Y MEJORÌAS :)

Guada GN dijo...

Movimiento constante, Alice. Movimiento constante! Tengo un agoto, como dice mi niña mayor, que me voltea. Y este finde viajo para BA, así que por el momento las probabilidades de descansar un extra no están a mi favor... pero ya me va a llegar el día, yo tengo fe...

Bueno, yo siempre los tomé mas bien por parásitos, Sir Mambetta, pero virusesss también sirven... entran en todas las categorías... :)
Como le decía a Alice, por el momento el descanso me esquiva, pero ya me va a tocar...


Nah, los niños de los demás también me cansan, don Gaucho... :)


Gabu, mi viejo me dijo una vez que a los críos cuando son chicos les sube la fiebre, les baja la fiebre y uno nunca se entera por qué. Cosa e´mandinga, ciertamente.
O, como bien dice Sir Mambetta, un virus :)
... que están tan de moda.
Besines pa´ti también, reina.

eMe dijo...

Es tan cierto todo!!! uno las ve ir y venir bajando fiebres y no se puede creer muy bien cómo lo hacen.

A mí me mataba el después, este del que vos hablás, cuando la veía a mi hermana es tro pea da, con el niño IMPECABLE, tratando de no irse leeeeeeejos!!!

Guada GN dijo...

Es agotador, y uno no sabe de donde miércoles sale toda esa fiebre porque ya pasaron los días y nunca mas :S
Y yo, cinco días después, todavía no logro una noche de mas de seis horas corridas... Tengo sueño!!