Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

8 feb. 2011

Seguir Nadando


Rorro este verano ha ido a la colonia, y pese a sus quejas - ella siempre se queja por tener que dejarme a mí... y al televisor - la ha pasado francamente bien.
Esta es la tercer colonia a la que la mando en tantos años y de todas ésta es la que mas satisfecha me ha dejado porque, a diferencia de la anterior, en esta los chicos sí están solos en el camping/chacra/club - aparte de los adultos que los cuidan, esto es - mientras que en la otra, pese a la promesa de la directora, los chicos cada tanto se mezclaban con los socios externos del lugar, y tengo que decirlo, eso no me hacía nada de gracia.

Bien, habiendo explicado eso, paso a contar la historia que venía a contar.

Hace unos días avisaron de la colonia que no se olvidara de traer las zapatillas para correr y ante la advertencia yo supuse que harían algún tipo de competencia.
- ¿Van a hacer algo especial, alguna carrera? - le pregunté a la Ro, por si le habían dicho algo.
- No sé. - contestó ella, tan informada como cualquier nena de cinco.
Y mientras yo ordenaba algo, escuché a hubbie preguntarle si pensaba que iba a ganar la carrera si es que había alguna.
Rorro contestó que no creía, porque la mas rápida del grupo era su amiga Trini. El hombre de mi casa le dijo que seguro que ganaba ella, porque ella corría muy rápido también. Rorro le expresó sus dudas y hubbie insistió que ella iba a ganar seguro.
Yo no pude evitar pensar en que semejante frase - las seguridades ajenas pueden ser muy pesadas y es algo feo sentir que uno está desilusionando a los demás - podría resultar un tanto intimidante para mi niña y comenté, como quien no quiere la cosa, que a veces uno puede perder porque a veces hay gente que corre mas rápido, y eso no es algo malo...


A mi marido no le gustó nada mi comentario, me tomó el pelo por mi actitud derrotista - que en mi opinión es mas bien realista, pero bueno, cada uno es cada cual y baja las escaleras como quiere - y el día de la carrera amaneció por el este como todos los demás días.
Estaba yo en el laburo y me llama el susodicho para contarme que la Ro había ganado la carrera y le habían dado una medalla y todo.
- Y vos que le decías que no podía ganar. - agrega al final, ah, mujer de poca fe.
Me negué a repetir otra vez que yo no había dicho eso, que lo único que yo quería era que aprendiera que a veces uno pierde y ya y que no va a ser la muerte de nadie, y le dije que me pasara con la niña.
La Ro me contó la carrera con lujo de detalle y como le había ganado a todos y pude sentirla vibrando a través de la línea.
- ¿Le ganaste a Trini? - pregunté yo, sin poder evitarlo.
- No, Trini faltó hoy. - me contestó ella. Yo no dije nada sobre eso, prometí helado para todos para festejar y terminé la conversación...

13 comentarios:

Dany dijo...

La presión de los padres y el entorno puede ser estimulante pero para todos los que no ganan ( la mayoria) es un elemento de frustración. Ojala pudieran darse cuenta que participar es ya un motivo de orgullo, llegar lo potencia y mejorar uno mismo lo consolida. Yo lo entendí un poco tarde.

Mona Loca dijo...

Ay, Guada, cómo la entiendo!

¿Cómo se encuentra el justo medio entre la estimulación para lograr loq que se desea y el aprendizaje de que un tropezón no es caída?

El "lo importante es competir", obvio que esforzate para ganar, pero si no, pues será la próxima...


Y no es que no se tenga fe en la criatura, sino que bueno, también se puede ser realista.


Enfin, a festejar que ganó y listo!

besos!

LadyMarian dijo...

Yo noto que, en general, con respecto a los hijos, los hombres son mucho más competitivos que las mujeres. Les preocupa mucho más si es alto, si juega bien al fútbol, si corre rápido, etc. Y generalmente exigen más de los hijos varones, no sólo en una competencia sino diariamente.

La verdad es que comparto su postura, no la de él.
Por otro lado no es sólo que gane o no gane sino que a lo mejor a su hija le interesa mucho ganar pero en otra área, no corriendo.

Besos

Martín dijo...

dicen que un pesimista es sólo un optimista bien informado. En este caso, creo que si de algo hay que "culparte", es de ser realista.
Cuando estaba en la primaria (y apenas se había traído el primer TV color a Mar del Plata) había un tal Vega en otro curso, primo de la famosa (y excelente) patinadora Nora Vega. Yo también patinaba, y nunca, jamás, ni por asomo, le pude ganar. Ni siquiera salir segundo con un dejo de dignidad. Siempre me sacaba como mínimo una vuelta.
Una vez se acalambró y salí primero... pero nunca le gané a ÉL =/

Pablo dijo...

Señora, ¿Estaría su marido? Queremos preguntarle si sabe algo sobre un pote de helado en mal estado con el que se intoxicó la niña Trinidad Gomez Lopez.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

jajajajjajaja, si iba TRini, hubieras ganado vos!

GABU dijo...

Ahhhhhhhhh,jajajajajajaajaj!!!!

Pobreshita la peque!!!

Me parece que la tenìa bien clarinete de entrada a la 'competencia',no??

P.D.:Recuerdo literalmente como mi padre de chiquitita me arengaba (??) en cualquier consurso,escolar ò no - importante ò no...

La verdàt es que para mì hoy,aquel momento surtìa una especia de presiòn... :/

BESITOS Y A SEGUIR PARTICIPANDO

Ouchurus dijo...

que tema difícil!! Porque uno REALMENTE querría que su hijo siempre gane, pero tiene que aprender que no será así... y eso no es tan divertido de enseñar.

Cuando era chica competía en gimnasia deportiva, era buena para qué me voy a hacer la humilde! Pero la profesora (que había sido profesional, y campeona sudamericana o algo por el estilo) se lo tomaba demasiado en serio y nos tor-tu-ra-ba!!

Siempre cuento que una vez se me sentó encima (yo tenía 9 años)porque me abría de piernas y me faltaban 3 centímetros para llegar al suelo.
Una psicótica!!

Finalmente logró que le agarrara bronca y dejé de ir!
Mire qué linda lección que me enseñó!

Guada GN dijo...

Eso es lo que yo quiero, Dany. Que sepa que es buenísimo ganar y todo lo demás, pero que si uno no gana, igual va a haber helado y vas a seguir formando parte del equipo.
Pero al menos uste´lo entendió, hay gente que no lo entiende nunca.


Gracias, estimada Mona, porque a veces temo sonar como que no tengo fe, y no es cierto. Yo creo que si ella - cualquiera de los míos - se lo propone, puede lograr cualquier cosa... Pero quiero que sepan que a veces uno se esfuerza hasta las lágrimas, y aún así no se puede, y no quiero que eso me los tire al piso.
Pero ganó, ja! Así que vamos a descorchar el champagne y confiar que Trini no vuelva hasta la próxima temporada :)
Besos


LadyM, sí, es una postura muy masculina. Las mujeres somos mas realistas en ese aspecto. El mundo sigue girando aún cuando la medalla se la lleve otro, y qué? Sería buenísimo haber ganado, pero si no se puede no se puede, y ya.
Mi hija todavía no sabe en que area quiere ganar, ya los años nos lo dirán :)
Besos

Guada GN dijo...

Martín, totalmente. A veces soy tan realista que parezco pesimista, pero no, para nada, de hecho soy una optimista nata, pero creer que todo puede salir lo mejor posible no me impide ver la realidad. :)
Ve? Siempre queda la espinita de saber que uno no era tan bueno. Eso es lo quiero que mis hijos no tengan. Son buenos en otra cosa, no es necesario andar sufriendo por lo que no puede ser.
Tendré que esforzarme por hacérselos entender pese al padre :)


Don Pablo, no me asuste de esa manera... Y esconda ese pote, por amor de Dios, uste´quiere que me vengan a buscar o algo así?!


Banfru, la vida sería muy distinta en esta casa si Trini hubiera aparecido ese día... Esta Trini, que me arruina mi lección de vida. :)

Guada GN dijo...

Surte un montón de presión, Gabu, porque en mi opinión, los críos no tienen tantas ganas de ganar por ellos como de ganar por los padres/madres/tutores, por esa necesidad de ser queridos que tienen, entonces si uno les dice "vos vas a ganar" y después van y pierden, la desilusión propia mas la pena de haber desilusionado a esa persona es terrible. Yo quiero que ganen, seguro, pero no quiero nunca que piensen que a mi me va a importar si ganan o no , no realmente.
Ves? Todavía te acordás de tu papá. Esas cosas quedan. :)
Besos y seguimos jugando :)



Que HD de P su profesora, ouchs, así no da. Para nada. Bien que hizo en irse, todo tiene un límite. Sobretodo porque si ella hubiera sido mejor profesora uste´hoy quizás fuera campeona del mundo! Oia! No, si alguna gente siempre se interpone en el camino.
Pero sí, si es cierto, es muy dificil de enseñar que perder no está mal, lo importante es haber dado lo mejor. Mas hoy día, que está tan de moda el loser y todas esas huevadas :/
Suerte con sus hijas :)

eMe dijo...

Quedó heladito para el festejo? Coincido con tu lectura y la de la Mona, sobre lo difícil que resulta encontrar el punto medio... sin andar poniéndoles el pie a las Tinis del mundo, claro.

Guada GN dijo...

Creo que hay de chocolate en la heladera, le guardo un poco?
Y eso, gracias. No le quiero tener que andar poniendo el pie a las Trinis del mundo para que mi hija gane, así que quiero que aprenda que a veces las Trinis del mundo van a ganar... y eso va a estar bien. :)