Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

4 mar. 2011

Jueves de Sangre


Esta semana, habiendo la Rorro empezado finalmente el primer grado - muy contenta ella, muchas gracias por preguntar - está llegando el viernes y estoy fisurada.
Levantarme a la raya del culo del alba no es lo mío. Nunca lo fue. Curioso que lo hiciera durante tantos - TANTOS - años, y que ahora que estaba en mí el cambiar el círculo vicioso, tenía yo el poder de cambiar el patrón, caí de vuelta en los mismos errores.
¡Seis y cuarenta y cinco de la mañana me estoy levantando, señoras y señores! Estoy segura que muchos de ustedes se levantan a la misma hora, si no mas temprano, pero voy a ser egoista y desde mi infinito cansancio gritar: ¡No me importa! La que tiene sueño soy yo.
En fin.

Es en este estado calamitoso que fui a donar sangre yo esta mañana.
Me levanté al rayar el alba, hice desayunos, fleté marido y críos y partí al banco de sangre a donar antes de ir a trabajar.
Llegué a la ventanilla, di mi nombre, llené la planilla, esperé escuchando música y tratando de no dormirme contra la pared, hasta que me llamaron - "¡cincuenta y cuatro!" - y pasé.
El doctor a cargo me hizo todas esa serie de preguntas que te hacen pensar que basicamente tu vida es un embole y tu juventud está muerta y enterrada, y después me hizo pasar a la sala de extracción, donde ya había dos personas mas donando, amén de dos enfermeras, una rubia y una morocha.

A estas alturas yo no paraba de bostezar y mientras me sentaba, la enfermera morocha me preguntó un tanto preocupada si es que yo no había dormido bien.
La tranquilicé. Había dormido bárbaro. Tan sólo que muy poco.
La enfermera rubia desenganchó al hombre que estaba sentado en la silla de al lado y lo conminó a quedarse sentado. El, con los ojos cerrados, no parecía muy inclinado a moverse, así que me pareció un consejo sensato.

La rubia me acomodó el brazo, me pinchó la vena y mientras yo me retrepaba en el asiento y luchaba con mis párpados pesados, la vi que conferenciaba un segundo con la morocha, mirándome de reojo, ligeramente intranquila. Tres segundos después, en plan patotero, entre las dos empujaron mi silla reclinable hacia atrás y la convirtieron en cama totalmente, sin siquiera advertírmelo.
Yo, que estoy acostumbraba a donar sangre sentada, no aprecié el cambio en absoluto, y ya iba a protestar, cuando la rubia se me anticipó muy seria diciendo que así iba a estar yo mejor. Yo le advertí que con el sueño que tenía estar acostada no era la mejor de las ideas, pero no me tomó en serio.

Pasaron unos minutos, yo me colgué mirando por la ventana abierta. La rubia me preguntó si estaba bien. Le aclaré que sí, gracias, solo tengo sueño. Ella me ignoró otra vez.
El tiempo pasó, el bolsito se llenó y la rubia me desenganchó del aparato.
Junto a mí, el hombre del principio seguía reclinado en su silla, aun cuando ahora había abierto los ojos y miraba Paulina Rubio cantar y bailar en el televisor.

Me incorporé para tratar de enderezar mi silla, ya quería irme, y la rubia me lo impidió.
- Quedate recostada un ratito mas. ¿Segura que estás bien?
Tengo que decir que la rubia ya estaba empezando a fastidiarme.
Esperé un par de compases de la canción de Paulina - algo sobre causa y efecto - y empujé con las piernas para volver la silla a su posición original.
La rubia intentó una vez mas impedírmelo, sosteniéndo la silla, pero ya un tanto brusca le dije que estaba bien, que muchas gracias, pero que tenía sueño y estar acostada no me estaba ayudando. Una vez enderezada la silla, sin decir nada me cambió el algodón del pinchazo por una gasa y me lo pegó mejor al brazo.

Cuando quise levantarme, una vez mas me detuvo,
- Mejor quedate sentada. Tenés las uñas azules. - me explicó muy seria.
Yo miré mis uñas, exactamente del color que siempre están, y pensé que esa chica hacía mucho tiempo que estaba ahí adentro.
Paulina cantó un poco mas y yo traté una vez mas de ponerme de pie.
- ¿Por qué no esperás un poco mas?
Yo a estas alturas, que nunca tengo mareos ni ningún problema a la hora de donar sangre, que lo único que tenía era sueño y ganas de ir a desayunar, que podía entender que su trabajo era asegurarse que los donantes estuvieran bien pero que ya me tenía harta de todas maneras, me puse de pie sin titubeos.
-No, gracias. Estoy bien.
Busqué mi cartera y enfilé para la puerta,
Ella lanzó un último intento,
- ¿Todo bien?
- Sí. Gracias.
- ¿Segura?
- Sí. - pasé al lado del chico que recién ahora estaba levantándose y me fui a laburar.

No quiero ni imaginar mi cara como debía estar para que ella insistiera tanto en dejarme sentada.
Ni la cantidad de gente que se les debe desmayar por día.
Y ahora me voy a dormir, sepan disculpar cualquier inconexión en este texto.

13 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Bueno, che. Seis y cuarenta y cinco, no es para tanto.

Acostàte un poco antes, y listo!!

Me da miedo dar sangre.

Un abrazo.

Mona Loca dijo...

Yo me levanto a la misma hora, es un dolor espantoso.
Y ahora es veranito, cuando comienza el invierno, me siento la más infeliz de las personas.

Para paliar un poco el tema, con el Mono nos levantamos un día cada uno en rígida alternancia.

Despertarse uno se despierta igual, pero qué lindo decir "Hoy te toca a vos", darse media vuelta y seguirla!!!


( y a mí también me da miedo donar sangre. Y me da miedo hacerme los análisis de sangre. Y me siento mal y hago escándalo cuando me los tengo que hacer. Y bue. ALgo malo tengoque tener, che)

besos

Yoni Bigud dijo...

Donar sangre es bastante molesto, aunque yo formo parte del grupo de los valientes. Y lo sería mucho más si me tocaran enfermeras rubias y morochas bien preocupadas por mi estado de salud. En fin... son puntos de vista.

Un saludo.

GABU dijo...

Alguien en èste bendito paìs tendrìa que implementar una 'ley' que acuse la insalubridat de abandonar la camuchis antes de las 8 o'clock... ¬¬

P.D.:Salto de la cama a una hora bastannnnnte cercana a la tuya pero si encima previo a las actividades del dìa,voy a donar sangre,seguro que me caigo redonda apenas me levanto de la camilla!!! O_o

BESUCOS Y MUY BUEN FINDE LARRRRRRRRRRGO =)

pal dijo...

Te apoyo en todo.
Es una tortura horrorosa para mi esa hora (la misma) y más encima con la presión en cero... necesito media hora para despertar y no sentirme como el )(/(/&/&%$GIO¿® ETC etc... es más, si los maridos se tienen que levantar a esa hora para ir a trabajar, que sean ellos los que se dediquen a los niños y los colegios. Así era en mi caso, hasta que Mesié se fue a Munich... y no me queda otra que levantarme.
Llegar a viernes es un milagro... llego sin ninguna moral... soy capaz de no dejar a mesié ir al cole para no tener que apechugar... ay!
ah! y a mi marido una vez le sacaron una muela (la del juicio) se levantó muy convencido, se fue a concertar la siguiente cita y se cayó en el pasillo... en fin.

Vicky dijo...

No sabés como me deprime el darme cuenta que a partir del jueves que viene me tengo que levantar todos los días a las seis de la mañana para salir hacia la parada del colectivo a las siete. Y ahora está bien, pero en pleno invierno? como zafamos?

Sir Lothar Mambetta dijo...

En serio, ¿estás bien?, ¿segura? No, no respondas, quedate acostada un rato más que noté que tenés una uña de cada color.

Un beso.

Carugo dijo...

Ahora hace bastante que no dono sangre.
Eso indicaría que la gente de mis alrededores está bastante bien o que no quieren contaminarse con mis jugos.
Lo cierto es que no entiendo eso de desmayarse. Jamás me desmayé en la vida.
Yo he dado dangre millones de veces, he ido a trabajar y en el fragor, me he olvidado hasta de desayunar y jamás me pasó nada.
Creo que es una tema de prevención nomás.
Una vez, fui al dentista (vale recordar que no le tengo ni un ápice de miedo)y me pusieron una anestesia y entonces el tipo me dice "estás muy pálido" y reclinó el sillón de una maera tal que quedé con los pies arriba y la cabeza abajo.
"Doctor -le dije en broma- si quiere atenderme al estilo murciélago, no tengo problema pero yo siempre estoy pálido"
Besos y que descanse!

Guada GN dijo...

Ese es mi problema, sr Gaucho. No me puedo acostar antes porque la otra criaturita de Dios en mi casa se levanta tarde, por ende NO LOGRO QUE SE ACUESTE TEMPRANO.
Jodido todo.
Yo doy sangre cada vez que puedo. Viendo que nunca tengo mucho tiempo para ayudar a nadie a veces pienso que es lo menos que puedo hacer por el prójimo.
Abrazos :)


No logro que acá el hombre de mi casa acepte ese trato. Es decir, lo digo y como si oyera llover. Vamos a ver que hago, porque así no va a andar. CUando llegue el invierno voy a llorar :(
Lamento lo de la sangre. Mucha gente le pasa. Y es cierto, no se puede ser perfecto en todo :)
Besos


Y le digo mas, sr Bigud. Las dos eran jóvenes y bonitas, cosa que no es muy normal en el ruedo. Después le paso el dato de donde doné, a ver si la próxima vez va para allá.
Saludos

Guada GN dijo...

Eso, Gabu!!! Por qué demonios empieza todo tan temprano? Qué ganan? Es inhumano, y mas para un crío. Una tortura, miraloquetedigo...
Es que a mi donar sangre no me jode, ahora, levantarme tan temprano me mata...
Besos besos


Gracias. Me tengo que arrastrar para salir de la cama a esa hora. Y cuando llegue el invierno me parece que mis niños van a hibernar y llevar una nota del médico cuando llegue la primavera. Ya pasaron cuatro días de finde largo y todavía no logro repuntar :S
Los hombres suelen ser mas jodidos a la hora de la sangre y el dolor. Es una estadística, no un punto de vista femenino, así que ya vez. No están entrenados, como una :P


Vicky, mis mas sinceras condolencias. Yo tenía que estar en la parada a las siete y media, y me levantaba seis y media y me quería matar. En el invierno sobre todo, que salís y es noche cerrada y las PMQLRP.
Este invierno voy a llorar...

Guada GN dijo...

No, en serio, Sir Mambetta, deje deje, estoy bien... QUe puedo sola, en serio, no me sost... No me voy a caer, le digo.
Gracias por preocuparse :)


Vio Don Carugo que molesto es eso? Entiendo que es su trabajo preocuparse, pero odio que no me escuchen. Nunca me bajó la presión por donar sangre en la perra vida, no estoy pálida y mis uñas son de este color, mujer! Ya déjeme ir, por favor!
Gracias, no descansé nada, pero gracias por su interés.

Ale dijo...

ugh, me lo hacen cada vez que dono sangre...

"Te sentis bien? Estas muy pálido!"
"Si, estoy bien. Estoy palido porque esa bolsita de ahi tiene sangre mia. No te preocupes"

lo de moverme la silla loca esa ya me lo hicieron y ahi si que me empece a marear... Pero como no me voy a marear si me acabas de pasar a 180º sin avisarme!

Guada GN dijo...

Viste que hinchapelotas que pueden ser? Que me tiraran la silla para atrás, así, onda patoteras, me re descolocó. :/