Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

26 oct. 2011

Una Cuestión de Fe.


Estoy en mi última semana en la Academia de Manejo.
Finalmente junté coraje - y un par de pesos - y me mandé.
... Academia... Bueh, escuelita diría yo, pero, si ellos quieren decirle Academia de Manejo, quien soy yo para pincharles la burbuja, al cabo que todos necesitamos nuestra dosis de autoestima.
Decía entonces, después de cuatro semanas de manejar - y sí, no lo publiqué en este blog hasta no estar segura que iba a lograrlo - ya me siento capacitada como para ir a dar el examen de manejo.

Si, sí.

Hinchada como galleta en el agua, está ella.

Superé la primer semana de frenar y arrancar el auto - el auto se me paró dos veces en toda la semana, y en mi defensa, fue cuando el profe me llevó a andar por primera vez entre la gente... Hay muchísima gente hostil en las zonas supuestamente menos concurridas de Neuquén...

Sobreviví la segunda semana de pasear por zonas mas concurridas - la gente está loca y a mí ya no se me paró el auto porque aprendí a ignorar lo que puedan pensar TODOS LOS DEMÁS. Sí, se me paró el auto, ¡¿y qué?! ¡Bajá y decímelo en la cara, la PMQTP!

Sobreviví a la tercer semana de jueguitos con los pedales, para arrancar el auto en las subidas y o bajadas sin que se me fuera el auto para atrás - o para delante, según sea el caso - y sin que se parase el motor. Esto último me resultó un tanto mas complicado que en el llano - de acá a comprarme un auto automático -, pero ya aprendí... y que susto se llevó, señor del auto rojo que estaba atrás mío esperando el semáforo, ¿eh?... Culpa suya por ponerse atrás de un auto con carteles de Auto Escuela por todos lados. Soy inimputable, soy.

Sobreviví a andar en la autopista. Subir y bajar sin cruzarme. Anduvé a 60 kilómetros por hora - velocidad máxima en zona urbana, antes que nadie diga nada, cualquiera de ustedes que esté pensando que era muy despacio debería examinar lo bien que respeta las leyes antes de andar tirando piedras - y debería haberme sacado una foto, mi cara de velocidad al límite.

Sobreviví a subirme a la vereda - sí, lo hice, lo admito. Giré muy cerrado en la avenida, y vigilando a un auto que venía a los pedos, me olvidé de enderezar el volante y ups, ahí subió la rueda a la vereda, y ups, ahí subió la rueda de atrás. Un montón de pibes que tonteaban en la plaza se hicieron la tarde a los gritos, yo enderecé el volante, nos bajamos de la vereda, papam papam, sin daños que lamentar, y el profesor, muy flemático él, continuó con lo que me estaba contando sobre su hija sin perder el hilo.

Esta semana estoy aprendiendo a estacionar. La física del asunto todavía me complica. Es como cuando uno quiere peinarse de espaldas en el espejo. Debería ser simple, todo está ahí, pero alguna razón, todo parece estar torcido. Pero lo voy a lograr. Al menos tengo que aprender a hacerlo bien una vez. En dos movimientos. Una vez tenga el registro, estacionaré en esquinas y lugares con mucho espacio.

El sábado tengo el curso teoríco. Toda la mañana.
Que embole.

El miércoles tengo turno con el oculista.
Es hora de sacar un juego nuevo de anteojos... Los míos los dejé de usar en el 92 y creo que ya debería chequear como va mi miopía, no sea cosa que no me quieran dar el papelito porque no veo las letras de las filas de mas abajo... Cómo si las letras en las señales de tránsito fueran chiquititas...

Y después de eso, ya está.
Me voy a levantar bien temprano, hacer la fila kilométrica y a sacar el registro.
Y una vez que lo tenga, no me jodan, no pienso manejar a menos que sea absolutamente necesario.

11 comentarios:

Dany dijo...

Yo creo que enseñar a estacionar acá en la capital es al cohete.....jamás se encuentra un lugar libre para hacerlo . Le deseo lo mejor en su examen. Un beso!

naura dijo...

Éxitos Guada :) Yo todavía estoy en la disputa interna sobre si quiero aprender a manejar o no .. El transporte público en esta ciudad me está malacostumbrando, es demasiado cómodo. Ya veremos.
Btw, te extrañaba y extrañaba tu blog y quería pasar a saludar a toda la familia :)
Saludos desde por acá lejos

Alicia Seminara dijo...

Se pued1e!?!? Se puede aprender a manejar?!?!?! Es posible!?!?

Yoni Bigud dijo...

Lo del estacionamiento es un punto clave eh. Aprenda bien antes de ir al examen. Lo demás es muy sencillo.

Le deseo suerte, aunque descuento que pasará con nota estelar.

Un saludo.

GABU dijo...

Y ojalá que te den resultado todos los trucos de magia para que encuentres un ammmmmmplio espacio para estacionarte una vez que aprendas porque con tantos autos ya ni las calles alcanzan loparió!!

P.D.:Yo no me animo a ir a una escuela de manejo porque creo que me pondría nerviosa tener a mi lado a un tipo que me cuenta su vida amenamente mientras yo me estrolo contra un poste... :S

Aunque no me preguntes cómo,pero te sé estacionar a la perfección,en las directivas clarostá!! :)

BESOS MOTORIZADOS

Mona Loca dijo...

Asi que anduvo manejando (incluso por autopista) SIN registro?
mmhhh....me pregunto si a alguna autoridad podrá interesarle esa información..

Sir Lothar Mambetta dijo...

Yo soy como usted: desde que tengo registro no volví a manejar salvo casos de extrema necesidad. Creo que fueron dos o tres veces, no más, que tuve la necesidad de atropellar a alguien.

Un beso.

Guada GN dijo...

Y que lo diga, Dany! Yo tuve que venirme a Neuquén para encontrar espacio para estacionar... Y le diré, cada vez queda menos...
Gracias, traigo champán cuando lo pase.
Besos


Eso es lo que me pasó a mi, Nau! El transporte de Buenos Aires me malcrío. Acá no funciona ni la mitad de bien y eventualmente tenía que resignarme... Me tomó ocho años resignarme... :S
Hola Nau!!!
Beso grande :)


Se puede, Alice!!! Se puede!!! No es un imposible, yo lo logré... creería... casi... estoy segura... mi prof no me mentiría, no?

Guada GN dijo...

Lo tomaré en cuenta, sr Bigud.
Ayer se me fue el auto para atrás y terminé en un ángulo de 90 grados... No no, así no va a funcionar, nop...
Pero lo voy a dominar. Aunque mas no sea para poder decir LO HICE! Ja!
Gracias por los buenos deseos,
Beso


Bueno, Gabu, en algún momento de la mañana esos autos deben de llegar, no creo que las calles los produzcan de manera espontánea... Sólo es cuestión de llegar primero... - así es como una, que entra a trabajar a las nueve, empieza a aparecer en la office a las 6 45... o.0
La verdad yo estaba preocupada por esto de tener que viajar todos los días al lado de un señor que iba a criticar todos mis movimientos, pero nop, la verdad que nop. Un tipo muy agradable que corrige lo que sea que me equivoco y después sigue tan tranquilo la conversación. Al revés, me hubiera puesto muy nerviosa si le prestara atención - es decir, le presta atención, pero que fuera muy evidente, digo yo - a TODO lo que yo hago en vez de conversar.
Yo sigo sufriendo con esto de estacionar...
Pero voy a aprender, tengo dos clases mas, lo voy a lograr... demonios...
Besos


Mona, Mona, Mona... mi prof tiene un permiso de profesor que cobija tipo paraguas un montón de pecados legales... o.0
Diga que tengo que llevarlo a él si quiero usar su permiso, que si no... es buenísimo tener uno de esos...


"Tendría que llorar, o salir a matar..." decía Fito...
Uste´cuando tiene esa necesidad, Mambetta, sale a manejar y ve si puede cumplir con alguna de las dos?
Le avisó uste al examinador que ese era su plan cuando sacó el registro...? Digo nomas... :S
Besos :)

Zeithgeist dijo...

pero vos sos una adelantada! yo después de manejar dos anios, todavía no sé como sacar el auto en subida sin que de un salto pal frente o se me vaya irremediablemente pa atrás, no sé estacionar pero eso sí, ando a 145 kms x hora hecha un bólido en al autopista... ay, mujeres...

Martín dijo...

No sé por qué pero cuando leí la primera oración "Estoy en mi última semana en la Academia de Manejo" me imaginé que la segunda empezaba con "Bebilacqua...".
Las cosas que uno se imagina.