Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

21 ago. 2009

Diez Indiecitos


Hoy tiré a la basura uno de mis boles.
Esmaltado en negro por fuera y en verde por dentro. Se había rajado - sabe Dios como - y se le escurría la sopa - traidora - por el costadito, casi como si se desangrara...
Lo compramos con Henry, hace unos años, parte de un juego, todos negros por fuera y de colores distintos por dentro. De bonitos...
Ahora miro la alacena y quedan solo tres.
Por supuesto esto me lleva a mirar mis reservas de vajilla y noto que los platos también andan cortos, al igual que los vasos - las tazas no, por supuesto, siempre proliferan las tazas que uno compra porque "uy, que lindo dibujito" - y lo mismo los platos de postre y el otro juego de boles,
del que solo quedan dos, y ese plato huérfano que antes venía con una salsera y así...
A veces pienso que vivo en la versión aporcelanada de una novela de Agatha Christie en la cual, tarde o temprano, todos los participantes serán asesinados...

2 comentarios:

Alex dijo...

lo peor es que no será el mayordomo!

Dalila dijo...

Yo ya rompí dos juegos enteros de vasos, en el intervalo de 2/3 años. That is 12 vasos (yay I can do maths!).

Y todos yo solita. XD