Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

17 sept. 2009

El problema de la evolución



Veía el otro día un documental sobre los colores.
Interesante.
Nunca había prestado realmente atención a como la luz se refleja en las cosas, a la forma en que el ojo traduce la información y la convierte en imágenes dentro de nuestro cerebro, al hecho de que hay colores que no entran en nuestro espectro, a que algunos animales ven colores que para nosotros sólo existen bajo la luz negra.
Lo que me dio pena aprender fue que lo estamos perdiendo. La capacidad de distinguir colores. No que vaya a pasar de un día para el otro, pero ya está empezando. La raza humana, como cualquier especie, evoluciona, y algo que antes era una cuestión de vida o muerte, - como reconocer la diferencia entre el color de una fruta verde o el color de una fruta madura, o si ese animal es venenoso o no, - ya no es tal. La mayor parte de nuestra comida ya no la recolectamos nosotros, la buscamos en los mercados, donde cualquier duda que uno tenga lo soluciona mediante el simple hecho de leer el envase, y con respecto a animales venenosos, ya no quedan tantos. Otras cosas amenazan nuestra existencia, seguro, pero muy pocas de estas dependen de los colores, y de a poco, gradualmente, la proporción de daltónicos - en este momento se calcula que una de cada diez personas tiene problemas para diferenciar algunos colores - va aumentando.
Es todo un tema la evolución. Primero se van los colores, después el apéndice - que antes se usaba para filtrar cosas que ahora ni siquiera sabemos qué eran -, las uñas de los pies - porque hay que admitir ya nadie se defiende usando las uñas de los pies -, y así partes y pedazos que se han vuelto obsoletos, de a poco van a convertirse en partes y pedazos acordes al mundo en el que vivan esos seres humanos, adaptados a su entorno.
Qué bárbaro…
Lo que es yo, no veo la hora que la humanidad evolucione y así pierda las putas muelas del puto juicio de una puta vez, porque la mía en este momento está haciendo de mi boca un infierno.

4 comentarios:

Marina dijo...

ya hay gente que no las trae: a mi me faltaron dos (de nacimiento) pero de las otras dos, una me dio problemas por cuatro!! muelas aparte, me preocupa que se vuelvan obsoletas características no físicas imprescindibles para la supervivencia y la convivencia armónica, como la capacidad de discernimiento y la solidaridad :)

Guada G Narbaitz dijo...

Habrá que seguir practicándolas en casa y con las personas que uno conoce, y confiar que el ejemplo cunda. Es la única forma de predicar :)

Alex dijo...

se me acaba de cagar el día de la primavera!

en fin, para ese futuro falta mucho y si crepamos en el... 2012 ¿era? no hay de qué preocuparse, no?

Guada G Narbaitz dijo...

Que le paso a tu día de la primavera?!