Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

2 oct. 2009

Psicósis


Henry les compró a los chicos hace un tiempo dos titeres. Un perro y un pato. La particularidad de este perro y este pato es que cuando uno se los pone en la mano y les cierra la boca - y el pico -, los bichos estos ladran - y graznan - canciones conocidas, tales como Brilla Brilla Estrellita, o El Viejo McDonald.
A Rorro le encantan, a Zeke la dan miedo.
Anoche, después de haberlos perdido de vista por mas de un mes, Rorro los encontró en una de las mil cajas de juguetes que hay en su cuarto y se dedicó a perseguir a Zeke por el living al ritmo de Oh Susannah. Mientras tanto, yo en la cocina trataba de hacer puré de papas mientras el chico, al borde del moco, venía cada treinta segundos a refugiarse detrás de mis piernas.
“Rosarito, dejá en paz a tu hermano, o tiro el títere por la ventana.”
“Bueno, mamá”, el títere desaparecía por espacio de dos minutos, Zeke se asomaba al living y todo el asunto volvía a empezar.
Finalmente me cansé - hacer puré de papas puede ser muy estresante - y la corrí a Rorro hasta su cuarto como quien apura gallinas hasta el gallinero, y una vez dentro le cerré la puerta - algo que nunca la detiene realmente -, a ver si así teníamos aunque mas no fuera dos minutos de paz.
Volví a la cocina triunfante, lista para terminar con la cena, y Zeke me recibió indignadísimo por lo que yo acababa de hacer.
Aprendí tres cosas: a) a Zeke le van a gustar las películas de terror, b) a Rosarito le gusta asustar a la gente, y c) a Zeke no le gusta nada que le apuren a la Rorro.

2 comentarios:

zorgin dijo...

quién es pinky y quién es cerebro?

Guada G Narbaitz dijo...

Por el momento Zeke es Pinky y la Rorro es Cerebro. En cuanto empiecen a hablar de conquistar el mundo estamos listos.