Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

10 nov. 2009

Trapecistas Eléctricos


Sentada en la biblioteca tengo enfrente un ventanal. Del otro lado del ventanal hay una esquina del patio de atrás. Es decir, a mi derecha tengo otro ventanal que da a la mayor parte del enorme jardín venido a menos/baldío, y frente a mi está otra parte mas pequeña, como en ele en relación al resto. En mi ele del patio está el costado de la Cultu, la pared blanca que llega hasta arriba. Y arriba del lugar, sobre el techo del segundo piso, están los muchachos de la electricidad cambiando todo el cableado.
En algún momento alguno se va a caer y a mi me va a dar un soponcio.
El viento sopla que da calambre y estos tipos se asoman para mirar hacia abajo paraditos en el borde, como si la gravedad no tuviera nada que ver con ellos. Y tiran cosas hacia abajo, o el de abajo tira cosas hacia arriba, y suben y bajan la larga escalera roja, sosteniéndose de la pared de ladrillo del edificio vecino, con los anteojos negros puestos como si estuvieran de joda. No sé si alguno de ellos piensa en su seguridad, pero espero sinceramente por mi salud que a ninguno le pase nada, porque yo me voy a tener que tomar un par de días de descanso si a alguno se le da por hacer un clavado.
Ok, buenísimo, ahora corrieron la escalera y la pusieron directamente frente mi ventana. Como si antes no estuvieran lo suficientemente cerca ahora si alguno se llega a caer va a poder golpear contra mis rejas en su camino hacia abajo. Muchísimas gracias.
Si esto sigue así yo me voy a ir a tomar el té.

2 comentarios:

zorgin dijo...

fah! las cosas que hace un tipo por llamar la atención de una señorita...
y Ud en vez de halagada está con miedo...
qué loco, no?

Guada G Narbaitz dijo...

Ojala y fuera eso, uno se los cruza por los pasillos - hace un mes que estan dando vueltas por aca - y ni buen día te dicen. Ni buen día mirá. Me la paso retando - es un decir - pibitos en la biblio porque no saludan, en cualquier momento empiezo con los electricistas. Si efectivamente se cae alguno Magolla lo va a ayudar a levantarse.