Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

6 mar. 2010

El Baile de los Remolinos


Bueno, anoté a la Ro en danza clásica.

Hace rato ya que está jodiendo con que quiere bailar, y si bien su especialidad, en mi opinión, es la danza moderna - se manda unos bailes interpretativos en los que es terriblemente difícil mantener la cara seria - ella decidió que quiere hacer ballet.
Considerando que cuando encontramos a alguna compañía en la TV ella me pide que lo deje, y los mira por un buen rato, supongo que es una buena inversión - al menos de momento - el darle el gusto.
A la corta, la saca de casa dos tardes a la semana, cosa que a su abuela le viene de perlas, y a la larga, quien dice, tal vez ahí es donde esté su futuro.

¡Mi nena va a ser ESTRESHA, va a ser!

Tengo en la cartera la listita de las cosas que tengo que comprar para que lleve el lunes - una malla, unas calzas, un no sé qué mas y un no sé qué menos - y tengo también un papelito que aclara, y lo pienso laminar, que todos los actos de fin de curso son opcionales. No quiero después que me quieran cobrar un riñon y la mitad del otro por algo que no sé si la Ro va a querer hacer o no. Tenemos todo un año para ver ese detalle.

Lo que a mí me preocupa de este nuevo orden de cosas es el tema del pelo. Porque uno a las bailarinas de ballet siempre las ve muy peinadas. Y la Ro y el Estar muy Peinada... no son de estar juntos en la misma habitación. No no. De hecho cuando uno entra el otro sale, hace tiempo que no se hablan. Yo me esfuerzo por remendar la brecha, por recuperar esa amistad de años atrás, pero es una tarea titánica.

Empezando por el hecho de que Rorro tiene en la cabeza dos remolinos a falta de uno - cualquier raya que uno haga parece un ataque directo a la rectas del mundo - y terminando con su síndrome de la cabeza inquieta, sin olvidar, por supuesto, su fobia al cepillo.

En el momento en que acerco el cepillo a la cabeza castaña de mi hija mayor pega un chillido de chancho herido que da miedo,
"¡¿Que pasó?!"
"¡Me hiciste doler!"
"¡Pero si no te toqué!"
"¡Sí! ¡Y me dolió mucho!" esto último ya con lágrimas en los ojos.
Y así a través de toda la tortura de cepillarle ese pelo finito, que ya le está llegando a los hombros y tiene la mala costumbre de enredarse si alguien lo mira mal.
Para cuando finalmente logré terminar, tengo los nervios pelados de tanto grito y tanta sacudida y lo único a lo que atino es a dos colitas o trenzas, que solo van a durar hasta el mediodía y para la hora del té van a ser un vago recuerdo de tiempos mejores.

"Vos sabés que para ser bailarina te tenés que peinar, ¿no?" tantee un poco el camino hoy al mediodía.
"Sí " me confirmó ella.
"Y que yo te voy a peinar antes de irme a trabajar, porque la abuela no puede, ¿no?" pensando en las instrucciones del papelito que me habían mandado - el mismo que me desligaba de la obligación de la función de fin de año - que hablaba de horquillas y vinchas y todo un ensamble en el que ya me veo yo luchando.
"Sí, mamá" ignorándome por completo, ocupada con evitar que Magenta le mordiera el juguete que tenía en la mano.
"Y te vas a dejar peinar, ¿no, cierto?" porque estas cosas hay que saberlas de entrada.
"Sí, mamá " ya con ese tono de agobio que ponen los nenes de cuatro años y que tanto se parece al tono de agobio que ponen los adolescentes.
"Es un trato, ¿no?" mi tono de adulto insistente ya molesto hasta para mí, pero no viendo otra salida.
"Sí, mamá, es un trato", que es la forma en que ella promete las cosas.

Y yo la dejé ir con esa promesa, aun cuando, vamos a ser honestos, no le creo un carajo.

11 comentarios:

zorgin dijo...

esa chica debe tener una cara taaaannn linda, que con un corte corto se va a resaltar muuuuucho máss
(mentendió? o fui muy sotil?)
:)

Dosto dijo...

jajajaj, igual a mi enana, pelo finiiiiito que se enrieda solito.
La mía dijo que iba a empezar este año danzas, pero al final desistió. Mejor, ya me veía yo corriéndola por toda la casa, tutú en mano, peine en otra, mirada en el reloj de pared, llaves del auto en la boca, mmmm.
Ya el año que viene, a los 5, irá a hockey y una colita con una vincha parece algo más fácil.

Alex dijo...

lo bien que hacés en no creerle un carajo
:)

Ouchurus dijo...

Qué lindo hacer ballet!Mi mamá me llevó de niña, y la profe nos caminaba por la espalda antes de empezar la clase...una sádica la mujer (nosotros 8 años, ella toda una mujerota adulta), aunque parece que eso hace maravillas.Y lo que más recuerdo además de que me cagara de risa mientras me pisaba (al punto de ponerme toda la cara roja y al borde de la asfixia)era cuando al final de la clase ponía música y nos dejaba "bailar libre".
Es que a los chicos les gusta eso...

buen comienzo!

P.D.: a mi hija de características similares, cuando NECESITO que su pelo quede más prolijo, la peino con agua...probaste?

Marina dijo...

crema de peinar?
capaz que de grande se va para lo contemporáneo y la formación clásica le va a servir de mucho en ese caso
suerte con la peinilla!!

Guada GN dijo...

Zorgin, no! Que es la única amenaza que me queda. Ella quiere tener el pelo largo como su mamá, lo único que a veces logra que se qeude quieta es la amenaza de "vamos a la peluquería y te lo cortamos cortito si seguis jorobando!" Si remuevo el palo solo me van a quedar zanahorias y ahí sí que se pudrió todo.

Dosto, después te cuento que tal nos fue. Al cabo que como la lleva su abuela, yo me hago la re sota de ese tipo de corridas.

Alex, vos decís que a esta edad no son de fiar?!

Guada GN dijo...

Ouchurus, que de cosas en común que tenemos. Mi mamá también me llevaba de chiquita. Pero la verdad no me acuerdo nada. Tengo un vago recuerdo de medias, y un acto a fin de año, y no sé si me gustaba o no. Se vé que mi profe no era sádica y por ende no se me grabó en el inconsciente para la eternidad :P Y sí, uso agua a full, es la única manera. Si trato de hacerle una colita sin agua puedo llegar a llorar de la frustración cuando todo se empieza a caer y a torcer y a ... en fín, no hacer una colita.
Marin! La crema de peinar la hemos descubierto hace poco. Pero es mas como una trampa, ella cree que cuando se la pongo le tira menos, que en mi opinión es un bolazo, pero lo que sea que haga flotar el bote.
Yo creo que lo suyo va a ser la danza moderna, pero bueno, el tiempo dirá.

Tita Lamberto dijo...

Coincido con Alex, que bueno que no le creíste un carajo!
La verdad y entre nos, me rompía soberanamente las pelotas (que no tengo!) que me peinen, además por lo que el peinado implicaba: dolor de cabeza al soltar el puto elástico (se me cayeron las sotas, en mi época de jardín, no existían las "gomitas de pelo")de la colita de cabasho en medio del bocho!!!
En fin, si se llegará a bancar que la peines, desde el amor te pido, no la hagas doler!!!
Ah! y seguí sin creerle un carajo ;) Felíz día, mujer!!!

Lala dijo...

Jaja, yo también tuve mis pinitos en el ballet del cole! Mi madre me engominaba el pelo porque era muy rebelde (el pelo, no yo) y así aguantaba bien tieso! XD
Y bueno, nadie sabe lo que será en un futuro, pero yo soy lo que empecé a los 7 años, así que, atenta! ;)
Hacer algo artístico me parece genial. Todos deberían probar!
:D


Un besito y suerte con los peinados, jajajaja!


Lala
(después de varios días sin conexión)

Elena dijo...

y cual es, si quiere ser una bailarina despeinada???? alguien tiene que dar el primer paso!
si la cosa no prospera, y enfrentemoslo... es una posibilidad nada remota, que baile con su maraña al viento! que el talento no es directamente proporcional al peinado!
no dejes que una notita te preione guada :)

Guada GN dijo...

Tita, yo también detestaba que me peinaran. Uy, como me molestaba... Así que la entiendo a la Ro, y si fuera por mí, la verdad, yo la dejo ir con los pelos locos, pero el papelito decía muy claro "el pelo todo atado" Todo. Todo. No la mitad. Así que nada. Costó pero se dejó peinar. Ahora, que le vaya a durar es otra cosa. A los diez minutos de estar peinada ya todo el tinglado se estaba empezando a caer y todavía faltaba un rato... Ah, y no le hice doler :) O bueno, casi nada.

Lala!! Ya había notado yo que no andabas por los lugares de siempre. Si, si, gomina definitivamente es mi próxima adquisición, porque la verdad, no veo como vaya a resistir el pelo rebelde de la Ro todo el zangoloteo que una bailarina recibe. Y sí, todos los chicos tienen que hacer algo artístico alguna vez, algo que no tenga que ver con la televisión, algo que los saque de si mismos. Esperemos que el ballet sea lo que le gusta. Si no, seguiremos probando.

Elena, si ella quiere ser una bailarina despeinada, ella sabe que yo voy a estar para apoyarla. PEro hay que admitir que para romper las reglas primero tenes que haberlas conocido. Así que demosle la oportunidad de ser una gran bailarina PEINADA primero y después, cuando sea Maya Plizeskaya o cualquiera de esas, que se despeine a lo loco... - Esto lo digo por supuesto porque logré peinarla y ni loca voy a desmerecer todo el trabajo - y las horquillas - que ese mini rodete me costó.