Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

15 jun. 2011

Media Docena


El sábado festejamos finalmente el cumpleaños de mi hija la mayor.
Después de comprar el vestido - que yo le prometí dejarla elegir a ella y Dios sabe por qué uno lanza ese tipo de promesas, esos cheques en blanco, al vacío -; después de encargar la torta - un corazón rojo, para poder poner a Pucca encima -; después de grabar los souvenirs - este año grabé cds con cuentos... 35 cds con cuentos - y ponerlos en sus cajitas, con sus respectivas tapas - impresas con dibujos sacados de la internet y dedicadas en puño y letra por Rorro -; después de llevarla a la peluquería - una hora y cuarto de espera para que finalmente le hicieran el bendito peinado -; después de rellenar dos piononos - dulce de leche, chocolate, crema y mermelada -, finalmente llegó la hora de ir al pelotero.
A esas alturas del sábado lo único que yo quería era que todo terminara para poder mirar las fotos y recordar lo lindo que había estado...
En fin...

Rorro la pasó maravillosamente.
Recibió a toda la gente que iba llegando, en parte para asegurarse de que vinieran todos en parte para recibir el regalo en mano propia... y me impresiona el hecho de que casi todos los padres saludaron a Rorro como si la conocieran mientras que yo no tenía ni idea a quién pertenecía qué padre.
Si hubiera sido un juego de "Embóquele al Niño" hubiera perdido de manera lamentable.
No es difícil notar que sus habilidades sociales no las heredó de mí.

La fiesta discurrió sin problemas.

No hubo bajas ni daños materiales que lamentar.

Valentina vino a reportar que Matías le había apretado el brazo, así que hubo que ir a retarlo.
Agustina vino a reportar que Matías había tratado de besarla, así que hubo que ir a retarlo.
Y después pude notar que una de las animadoras también retaba a Matías, así que tengo la impresión de que si no tiene cuidado hay frente a Matías una vida delictiva.

Distintos amigos de Rorro en distintos momentos vinieron a quejarse de que la Ro no les estaba prestando atención - eso es lo que pasa cuando uno mezcla gente de distintos ámbitos - así que tuve que ayudar a mi niña a repartir su presencia. Y no puedo evitar repetir que la petisa es una anfitriona nata. Momento en que yo le avisaba que alguien se sentía solo, allá iba ella, lista para mantener a todos sus invitados contentos.

Vinieron casi todos sus amigos invitados mas un par de colados - "¿se puede quedar la hermana?" por dos - y tuvimos teatro lleno.
Hubo juegos, pelotero, baile, comidas, títeres, mas pelotero, mas baile, torta, mas pelotero, mas juegos, piñata y a las nueve de la noche terminó todo.
Ro persiguió a todo el mundo para asegurarse de que nadie se fuera sin su cd.
Hubo un par de rezagados que llegaron a buscar a su prole a las nueve y media - una no me dió ninguna razón y la otra mamá es brasileña, así que vaya uno a saber cual fue la excusa que me dijo mientras me sonreía con toda la boca.

Al llegar a casa, Ro abrió el botín frente a toda la familia - mi vieja vino a la ciudad sólo para este evento -, y todos hicimos los ruidos admirativos pertinentes frente a cada regalo.
Recibió ocho perfumes. Ocho. Es curioso. Y cinco diarios íntimos. Se ve que está de moda. El resto de los regalos eran un surtido variado de pinturitas, ropa y demás. Sólo dos juguetes en toda la pila.
No puedo evitar notar que la gente se está volviendo muy aburrida.

El sábado a la noche caí rendida.
Estas cosas me estressan.
Y fue un cumpleaños de seis años.
Calculo que este tipo de cosas crece de manera exponencial.
El día que se case voy a contratar a alguien para que se encargue de todo.


8 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Bueno, al menos le salió todo bien, más allá del cansancio final. Coincido en eso de que la gente se está volviendo muy aburrida. Una gran verdad.

Un saludo.

GABU dijo...

Patentemos YA a idea de que tiene que haber alguien dedicado y decidido a planificar las festicholas de los peques,algo así como una 'kids planner',o no??? O_O

P.D.:Y sip,cada añito será pior porque los pibes como ese MATÍAS ya estarán diplomados en 'delincuencia'... :/
jajajajajajajajajaaj

BESUCHOS

Sir Lothar Mambetta dijo...

No sólo aburrida se vuelve la gente, también pierden la memoria. Seis años: ¡¿perfumes, diarios íntimos?! ¿Por qué no le regalan un portadocumentos o un cortauñas, que también son muy útiles?
Ya sé, "a caballo regalado..." pero a los seis, un megáfono de juguete no falla. Debería haber recibido diez, por lo menos.

Un beso.

Vicky dijo...

No quiero asustarte, pero cada vez falta menos para el cumpleaños de quince. Ponete a ahorrar energías y dinero. ¡Ahí te quiero ver!

Dany dijo...

Estoy tratando de recordar que pasó cuando cumplí 6 y no me viene nada. Seguro que soldaditos y cochecitos....porque diario intimo no tuve jaja. Un beso.

El Gaucho Santillán dijo...

Que època brava.

30 chicos en lla casa!!

Gracias a Dios, sobrevivì.

Un abrazo.

Guada GN dijo...

Sip, muy aburrida. No sé por qué... Podría esforzarse mas. Tiene seis años, no trece :/
Besos


Matías se lo ve con ánimos de llegar lejos... hasta la carcel de la capital no para :S
Sí, eso, una kids planner. Porque acá te dan todo, sure, pero vos tenés que armar todo el resto :S
Besos


Eso, sir M! No, bueno, el megáfono de juguete se lo mando si quiere, pero una muñeca, un rompecabezas, algo!
La gente cada día está mas en otra :S

Guada GN dijo...

Shhhhh, Vicky, la boca se te haga a un lado... que sólo faltan nueve años y viendo a la que te dije vamos a tener que tirar la casa por la ventana para hacerla feliz - porque eso de mandarla de viaje nop, espera a los veintiuno como hizo tu vieja...
Lo pienso y me canso ya :)


No le regalaron un diario intimo, Dany? Y donde escríbia "hoy fulanita me sonrío al pasar en el recreo?" ...
Ah, no lo escribía en ningún lado?
Uste´es un tipo inteligente :)


30 chicos en la casa?! Uste´es un héroe con anécdotas para contar, Gaucho. Yo treinta chicos en mi casa no aguanto. Me escondo en un ropero, me abrazo las rodillas y me mezco de atrás para adelante hasta que se vayan... Por suerte fue en un salón con pelotero, si no sí hubiera habido daños y bajas que lamentar...