Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

4 sept. 2009

Yo creo en los finales felices...



Anoche vi Leverage.
Tengo que decirlo, Christian Kane haciendo de “músculo”... está terrible.
Hay algo eminentemente sexy en un hombre que puede dejar desparramados en el piso a cinco de los malos en un episodio, en otro pelear con una agente israelí - que por cierto, también estaba terrible - y en otro hacer de profesor de gimnasia y dejarse tumbar por un grupo de nenas muertas de risa. Le hace bien a mi alma... entre otras cosas.
Quizás sería bueno que alguien le sugiriera que dejase de usar el gorrito de lana calado hasta los ojos, porque si bien tiene unos ojos azules realmente bonitos, no da. Pero no vamos a usarlo en su contra, simplemente pensaremos que es un error de la gente de vestuario.
Por suerte, el resto de la serie me resulta igual de atractiva, porque si bien Kane es lindo, bancarme toda una serie por un hombre bonito no me resulta. El pibe que hace de Clark Kent en Smallville creo que es uno de los hombres mejores plantados que he visto nunca… y no logré pasar de la primer temporada.
En Leverage la historia está bien escrita, no tiene demasiados plot holes que uno no pueda obviar sin mayores problemas, suele ser divertida, los personajes están bien delineados y los romances subterráneos están bien llevados.
Pero lo que a mí me gusta de Leverage, lo que realmente me gusta - además de mi ya confesada debilidad por el personaje de Elliot -, es el hecho de que siempre ganan. No es que solucionan el crimen o resuelven el problema. No. Esta es una serie de acción. De buenos contra malos y los buenos ganan. Nunca hay dudas al respecto. Ja, amo eso. Mi niña interna, siempre dispuesta a creer lo mejor de los demás, sonríe feliz.
Es decir, son un grupo de estafadores del lado de la justicia - oximorón como pueda sonar eso - y al mejor estilo Brigada A - todos los que nacieron en los 90 vayan y chequen IMDB -, su motivación es salvar a un sujeto pobre de las maquinaciones de un sujeto rico… ¿cómo pueden perder? Obviamente, siempre hay un momento en que uno piensa: “¡No, los van a pescar!”, que tipo de historia sería si no los tuviera, pero el momento pasa, los malos reciben su merecido, nuestros héroes salvan el día, todo termina y yo me quedo con la sensación de que el mundo, en algun lugar - completamente ficticio, pero bueno, uno tiene que tomar sus dosis de donde pueda - las cosas son mejores que en este.

2 comentarios:

zorgin dijo...

ohhh!! Ud habla de lo legal y lo legítimo?, ecuación en la que nos movemos tout les jours, pero al margen, tiene razón, la serie mantiene ese algo de switch, ladrón sin destino, the a team y tantas otras.
Ja!, robin hood y el príncipe crishner!
su glock es un encanto, vea.

Guada G Narbaitz dijo...

Salga, que cosas dice :)