Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

10 sept. 2009


El otro día en la reunión de padres de Rosarito conocí al padre de Lara, una de las amigas de Ro. Un tipo simpático, normal, mas bien bajito, morocho, con un cierto parecido a Armando Manzaneros. Cruzamos un par de palabras en la reunión, y a la salida, cuando me puse a pedir números de teléfonos como para hacer una lista de compañeritos mas o menos completa, no alcancé a pedirle el suyo.
No me preocupó mucho, Rorro no es muy amiga de Lara, y eso fue todo.
Ayer entró a la biblioteca un tipo del curso de adultos a pedir un libro. Ya había venido antes, yo no lo había registrado mucho, un tipo simpático, normal, mas bien bajito, morocho, con un cierto parecido a Armando Manzaneros…
Y yo pensé, “¿este no es el padre de Lara?”
El no dio ninguna señal de que nos hubiéramos visto en alguna otra parte, pero obviamente eso no es prueba contundente de nada, el caballero puede tener una pésima memoria - como yo -, o simplemente pensar que soy una grosera. Y si bien yo conozco su apellido como alumno de la Cultu, vaya uno a saber si es el mismo que el apellido de esta chica. Con la política que tiene el colegio de la Ro de no dar ningún tipo de información a través del colegio - una paranoia galopante si me preguntan a mí - no tengo forma de constantarlo discretamente.
Así que lo dejé pasar, él se fue con su libro y el día continuó.
Supongo que el misterio me seguirá hasta la próxima reunión de padres, donde cuando vea a este señor probablemente vuelva a pensar “qué parecido que es a Armando Manzaneros” y así reafirmaré mi aparente - y apostaría que errónea - apreciación de que todos los hombres que se parecen a Armando Manzaneros son el padre de Lara.

No hay comentarios: