Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

6 oct. 2009

El delantero del equipo de hockey


Iba a escribir una fabulosa diatriba al respecto de lo caro que está el mundo y la hijaputez de la gente que está a cargo.
Tenía en la punta de la lengua una larga protesta respecto al delirio monetario en el que parecen vivir las personas que ponen el precio de los pasajes en colectivo y hasta cuando van a seguir subiendo, porque si salen lo que salen ahora, ¿a cuánto los van a aumentar cuando llegue la Navidad y las vacaciones, que es cuando realmente se ponen las pilas?
Estaba preparada para explayarme sobre el hecho de que viajar hasta la capital para el casamiento de mi hermana me va a costar un chanchito y medio, y como entre los pasajes, la estadía y la ropa nueva - de los otros, porque yo definitivamente voy a pedir un vestido prestado - todo la joda iba a salirme el Año Nuevo.
Estaba lista para gritar y rasgarme las vestiduras por escrito, para llorar en imprenta y putear en negrita.
Pero no lo voy a hacer. No vale la pena. El mundo es el mundo y si empiezo a protestar en esta punta, para cuando me quiera acordar voy a estar protestando en la otra por todas las cosas que están mal y tampoco puedo cambiar.
Pero estoy segura de que alguien, algún día, en alguna parte, va a agarrar un palo de hockey y no va a tener mi autocontrol. Y ni hablar de que no se va a conformar con ponerlo por escrito.

2 comentarios:

Alex dijo...

lo que decís me da miedito, me acordé de la película de Michael Douglas, brrrrrrrrr.

Guada G Narbaitz dijo...

Cada vez que veo otro piquete pienso en Un Dia de Furia y en que, eventualmente, a alguien con un mal año le va a saltar la termica y se va a ir todo al carajo.