Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

16 dic. 2009

Allá Lejos y Hace Tiempo


Vivir lejos es un tema.
Uno decide en un momento dado que lo mejor es irse - seguir ese amor, ese trabajo, esa corazonada, ese sueño de mejorar - y no calcula todo lo que queda atrás.
No es el desarraigo. No literalmente. No en mi caso al menos. Hay muchos que opinan distinto pero la tierra en que nací me importa poco y nada. Yo siempre fui del tipo "mi tierra va conmigo". Mi pastito interior, como decía Miguelito, el amigo de Mafalda.
Yo no extraño Buenos Aires en absoluto.
Mi problema, por supuesto, es la gente que quedó allá. Tengo que admitir, sin embargo, que la mayor parte del tiempo no pienso mucho en ellos. No llamo, no escribo, no los necesito para seguir adelante con mi existencia y pueden pasar días - bueno, no, pero sí horas - sin que me acuerde de ninguno. De hecho, para que dar vueltas, soy un queso y pueden pasar semanas sin que hable con alguien de allá y si me entero de que están todos bien es gracias a los mails de mis amigas o a los msn de mamá y papá.
Pero - porque el tiempo no se detiene y la marea no espera -, de tanto en tanto, algo portentoso sucede, y así de la nada me golpea, justo en el plexo solar, el hecho de que yo no estoy ahí. Se me corta el aire, se me llenan los ojos de lágrimas, porque el mundo cambió y yo no fui testigo. Porque esas personas que yo dejé atrás y creí que nunca cambiarían - que si yo me iba ellas se mantendrían prolijitas y guardaditas en el cajón, esperando a que yo volviera -, ya no son las mismas, y ese lugar que yo congelé en el espacio de mi mente ya no existe.
Uno decide que es lo mejor y se apega a esa decisión, pero a veces no se puede evitar cierta melancolía.

2 comentarios:

Alex dijo...

ahora sí, ventanita para comentar, lo otro era un incordio, se lo dije a tu papá.

qué tema. por eso yo no me fui a vivir a estados unidos cuando tuve la oportunidad, ni a méxico cuando también la tuve, no por el país sino por la gente. por lo que dejaba atrás.

sin embargo, no es porque estés lejos que esa imagen congelada en tu/mi/nuestra mente ya no existe. aunque estuvieras acá creo, me parece que sentirías lo mismo, por eso el que fueras o no testigo no cambia nada salvo el hecho de permitir que te acomodes, que encajes mejor el cambio. porque eso es lo que molesta, que las cosas y las personas cambian sin permiso, que suceden circunstancias que no vemos venir o sí pero ¡qué hacemos! o como decía Lennon, la vida es eso que pasa mientras hacemos otros planes o algo así.

tal vez, somos como los chicos y no nos queremos perder nada por eso dan vueltas hasta las mil aunque se mueran de sueño...sólo somos dueños de nuestras elecciones y ellas nos llevan a todos por diferentes caminos y a veces nos encontramos y otras nos desencontramos o cuando nos volvemos a ver ya no somos los mismos. pero si hay un vínculo hay algo que sí permanece, Guada, y será tonto, cursi y trillado, pero lo que permanece es el amor.

la respuesta a este post es más para mí que para vos, pero eso pasa cuando encontramos coincidencias.
perdoná el largor.

te quiero mucho

Guada GN dijo...

:) También te quiero, Alex. Y esta todo disculpado el largor.