Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

14 dic. 2009

Pajaros Volados


Llegó hubbie el otro lunes, revirado porque su secretaria quería tomarse las vacaciones desde el 25 de enero hasta el 8 de febrero. El problema, por supuesto, no era ese, al cabo que para esos días él ya va a estar de vuelta y no sería la primera - ni la última vez - que tiene que quedarse a cargo de todo el bendito lugar. El problema, como todos los problemas en este ámbito, era que el escribano - viejo y peludo - no estaba de acuerdo.
"Escribano, Anto quiere tomarse las vacaciones desde el 25 de enero hasta el 8 de febrero."
"¿Cómo va a hacer eso? Si yo me quiero ir, qué... " y la mar en coche, y los precios del café en Estambul, y en mis tiempos, y la vida como la conocemos, y no tendrá un polvoron, " y si usted quiere quédese usted," después de lo cual dio media vuelta y se fue dejando a Henry sin haber entendido mucho y pensando que merda le iba a decir a Anto sobre todo el asunto.
Paseó por el living de casa de ida y de vuelta, esquivando a Zeke que jugaba a los autitos en la alfombra e ignorando los gritos de Ro que le tapaba la televisión.
"Porque Anto quiere irse con los amigos de vacaciones, que se van esos días. Cosa que me parece muy bien. Son sus vacaciones. Y si yo puedo darle los días esos, ¿por qué le voy a decir que se vaya en marzo?"
Mi alma poco caritatíva, recordando todas esas vacaciones perdidas por tener que trabajar, contestó mientras servía la mesa,
"Y si tiene que laburar que labure."
El mío marito, que en el fondo tiene un lado softie, continuó,
"Pero es que no es justo. Además no sé si el viejo me entendió. Para mí que no me escucha."
"Explicáselo entonces," mientras me sentaba a comer, llamaba a la troupe y esperaba que terminara con su paseo y se apropinguara a la mesa.
"Pero ¿y si se encula y decide que yo no me puedo ir?" cosa ante la que hice una mueca, después de todo el escriba escribanus es muy conocido por sus tendencias impredecibles y yo no me iba a quedar sin mis vacaciones sólo porque a Henry se le dio por andar de administrador andante.
"No se lo expliques entonces"
Admito que yo a veces no soy de mucha ayuda.
Con una mueca se sentó a la mesa, Rosarito seguía viendo los dibus pese a todas mis exhortaciones.
"Además," continuó, "no sé por qué carajo hace tanto escándalo. Si él quiere irse que se vaya, no es como que nunca me deja solo" y yo pensé en la cantidad de veces que el buen hombre se ha ido al joraca y lo ha dejado a cargo del circo por meses enteros. Venirse a quejar ahora, el caradurismo de algunos. Continué con las milanesas y volví a gritarle a la Ro para que viniera a la mesa, y dejara a la caja boba de una vez.
"Decile entonces a Anto que se vaya y listo, y arreglalo con el escribano despues"
"Sí, y así es como yo siempre me tengo que pelear con el viejo," atacó la milanesa con la botella de limón "Podría decirle a Anto que fuera directamente a hablar con él..." soñó por un momento, la botella en alto, pero lo cortó por lo sano. Hacer eso te pone al nivel de esos que patean cachorritos.
El tema continuó por un rato, a través de Rosarito y el exceso de ketchup, a través del zapping de las noticias, a través de levantar la mesa y limpiar la cocina, hasta finalmente terminar en un impasse.
"No sé. Voy a esperar un poco y cuando se calme, ver de sacar el tema otra vez." el asunto quedó ahí.
Me llama el jueves siguiente desde la escribanía,
"Hablé con el escribano por las vacaciones de Anto. Una vez que le expliqué, me dijo que no había problemas."
"Qué le dijiste al final?"
"Le dije que yo había hablado muy seriamente con Anto y que ella finalmente había estado de acuerdo con tomarse las vacaciones del 25 de enero al 8 de febrero."
Hubo un silencio de mi parte.
"Pero eso no era...?"
"Sí."
No, si el viejo está gagá.

3 comentarios:

Aylin dijo...

Jajajajajaja No tengo mas comentarios que ese....

Bien lo de tu marido...ahora lo del viejo...

zorgin dijo...

vio Ud en "Mi casamiento griego", el diálogo en el restaurante para que al padre "se le ocurra" que su hija debe ayudar a la tia en la agencia de viajes?
bueno, eso.

Elena dijo...

jajajaja que grande tu sr. marido. don de gentes que le dicen