Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

21 ago. 2010

La Traición del Cangrejo 2/3


"Javier cruza la puerta del departamento - último piso, edificio antiguo, sobre la calle Alvear, un lugar al que le tiene mucho aprecio - y con un suspiro deja las llaves sobre la mesita junto a la pared del hall de entrada. Detrás de él, Helena cierra la puerta,

- No las dejes ahí, vas a rayar la madera… - y es un comentario dicho mil veces que él va a volver a ignorar. Le gusta dejar las llaves ahí, la madera realmente le importa un quinoto.

Se saca el sobretodo - la noche está helada - y lo cuelga en el perchero, sabiendo que eso sí va a ser aprobado. Helena cuelga su abrigo junto al suyo y levanta la pila de sobres que la empleada dejó sobre la mesita que ya establecimos no es para las llaves.

Distraído la ve revisarlas, mientras avanza por el hall al palier y gira para el living en vez de para las habitaciones. La mira avanzar y no puede evitar pensar que para sus cuarenta y dos años, Helena Sanchez Orondo todavía tiene en ella el poder de girar cabezas.

- ¿No vas a irte a acostar?

Ella ha separado un sobre de los demás y lo estudia pensativa,

- ¿MMmhh?

- Me voy a la cama. ¿Venís?

- En un minuto, quería sentarme un ratito en el living, escuchar música.

- ¿Te acompaño?

- No, estás cansado, en otro momento.

- Quería conversar con vos un minuto.

Ante esto ella sí lo mira, sus ojos oscuros ya no tan perfectamente maquillados como cuando salieran, seis horas antes, el rimmel corrido en uno de de los extremos.

- ¿Sobre?

- Mañana salgo de viaje para Lima.

- ¿Perú?

- ¿Hay otro?

Ella no le ríe la broma,

- ¿Mañana que es?

- Miércoles 3.

- ¿Cuándo volvés?

- El sábado. Te quería preguntar si querés venir. - la mira sugestivo, acercándose unos pasos - Vos, yo, una habitación de hotel… Podría ser divertido.

La mirada de ella es seca, burlona,

- Vos, yo, y un montón de reuniones de trabajo tediosas. MMmmmmhhh… Me parece que voy a pasar.

El compone una expresión desilusionada,

- Podríamos escaparnos…

- ¿El señor responsable, haciéndose la rata? No lo creo. - vuelve su atención al sobre en su mano. - Me pregunto que querrá Valenzuela ahora… - y reanuda su andar en dirección al living. Javier lanza el aire que tenía guardado y enfila para las habitaciones,

- No tardes mucho.

- No, no. Ya voy…



Jonás está tratando de entender el plano frente a él. Es decir, lo entiende, puede ver perfectamente donde está todo ubicado… pero no puede entender por qué es que que está ubicado de esa manera. El celular sonando en su bolsillo lo sobresalta, tan concentrado estaba, y el caller ID marca Oculto.

- ¿Hola?

La voz de Helena llega seductora y compuesta a la vez, pequeña a través del parlante,

- ¿Qué tenés para hacer esta noche?

- ¿Que día es hoy?

- Miércoles.

- Tengo planes.

- No importa.- y realmente no hay desilusión en su voz. - ¿Mañana?

- Mañana estoy libre.

- ¿A la tarde, en mi departamento?

- ¿Después del almuerzo?

- Sí.

- Nos vemos entonces.

La comunicación se corta y Jonás vuelve a sus planos, pensando que hubiera detestado cancelar sus planes para esta noche si ella hubiese decidido presionar… Y que la razón por la que los planos no funcionan es porque no han tomado en cuenta el factor de la luz de la mañana…



La luz de oblicua del mediodía invernal llena la habitación cuando el timbre resuena en el enorme apartamento.

Helena chequea una vez mas su aspecto frente al espejo de la entrada - la luz del día no es la mejor aliada, pero una no puede apagar el sol - y se dirige a la puerta. La empleada tiene la tarde libre… de hecho, tiene instrucciones de no volver hasta el día siguiente. No recuerda que explicación le dio y tampoco le importa.

La puerta se abre y Jonás la espera, las manos en los bolsillos, el mismo aspecto desprolijo de siempre, y ella no puede evitar pensar que es un hombre tan bonito, y que tanto mas bonito se vería si se cuidara un poco. Pero el momento pasa, el siguiente se les abalanza encima, la puerta se cierra y, arrastrándolo de la mano hacia el fondo, prefiere no pensar por lo que resta de la tarde."


Continua.

No hay comentarios: