Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

9 ago. 2010

A Ver Animales...


Fuimos al zoológico el sabado, porque supusimos que la mayoría de la gente llevaría a sus niños de paseo el domingo del niño propiamente dicho y el sábado no habría nadie.
Y, efectivamente, punto para nosotros, no había nadie.

Las highlights del asunto - porque me conozco y si empiezo a detallar para cuando me quiero acordar me escribí el Quijote y anexos - fueron:

- Henry en la boletería, pidió dos entradas mayores y dos menores, "Sí, uno de cuatro y uno de dos por favor", y la Rorro gritó a voz en cuello, justo al ladito "¡Pero yo ya tengo cinco, papá!" dejando a su padre en la terrible postura de o se estaba haciendo el vivo para no pagar una entrada extra - porque cada entrada de mayores está 50 mangos - o es un padre de mierda que no tiene ni idea cuando cumple años su hija... Mis carcajadas - porque yo le había advertido cuando me contara en el auto de sus planes que la niña no se iba a dejar bajar de sus cinco años tan duramente ganados - resonaron por el parque.

- Esta vez sí agarramos un cochecito para que viajara Zeke, porque las últimas veces que vinimos tratamos de que el crío caminara toda la vuelta y ni caso... Por otra parte hay que ser justos, la vuelta completa al parque te toma por lo menos 3 horas. El cochecito, bendita sea el alma generosa de la gente de Bubalcó, no te lo cobran como en otros lugares.

- Habiendo decidido saltearnos todo el sector de los pájaros - ver loros enjaulados se hace viejo enseguida - enfilamos desde la entrada directamente para el otro lado, y mientras caminabamos tan tranquilos por la huella, un auto destartalado, que venía desde la otra punta del parque, frenó frente a nosotros en el cruce de caminos. Un señor mayor se bajó, caminó los 10 metros que lo separaban de nosotros y amablemente nos indicó que si íbamos para este lado nos ibamos a perder los pájaros y que cuando volviéramos íbamos a tener que retroceder. Le agradecimos por habernos iluminado, él nos sonrió, feliz de haberlo hecho, retornó a su auto y continuó su camino, su único propósito para frenar el avisarnos de nuestro error. "Que amable," comentamos con Henry, viéndolo desaparecer, y después seguimos por donde íbamos sin mirar atrás.

- Hay otro tigre blanco haciéndole compañía al primero, y es impresionante lo grande que es y lo cerca - esas mallas de red realmente son finitas - que está uno del animal.

- El día estaba soleado y pese al frío daba gusto estar afuera. El río bajaba cargado y por momento parecía turquesa.

- En el vivero - donde tampoco había nadie, me pregunto donde estarían los cuidadores y los guías, - hacía 37 grados, palabra de termómetro, muy molesto, pero la falta de gente nos permitió cruzarnos con un par de lemures que dormitaban en la escalera y que se dejaron mimar un rato por nosotros, tanto los 2 grandres como los 2 chicos, que nunca en nuestras vida habíamos tenido la posibilidad de mimar a un lemur. Rorro y Zeke se turnaron en ir a buscar pedacitos de frutas de los platos. Rorro se los alcanzaba con muchísimo cuidado, Zeke se los tiraba, rebotándoselos en la nariz.

- Almorzamos en una mesa de picnic abajo de los árboles, cerca del aviario, que es una enorme estructura de malla de red, donde tienen un bosque lleno de pajaros y animales sueltos. Entre el murmullo del río y el ruido de los pájaros la tarde daba gusto.

- Entramos al aviario donde el mono Tobías - al que Rorro había acariciado la última vez que viniera con mis suegros - bajó desde la percha donde estaba - allá leeeejos - y se acercó para dejarse rascar la espalda por la Ro. "¡Se acuerda de mí!" comentó emocionada la petisa, y no la saqué de su ilusión porque quien sabe, a lo mejor sí lo hacía. Cuando salimos nosotros, nos cruzamos con otro grupo de gente con chicos que entraba y Tobías se mandó a mudar sin siquiera mirarlos, así que ¿por qué no creer que mi hija es memorable?

- Jugamos un rato en los juegos a la salida, donde Ro se trepó al tobogan mas alto y tuvo miedo de tirarse - era uno de esos tipo tubo en espiral - y Zeke, que subía detrás, poco mas que la obligó - digan que no habla, porque estoy segura que en sus gestos había un "no seas boluda, tirate querés" - y se tiró detrás de ella.

- Volvimos tranquilos, la ruta de vuelta estaba vacía, y llegamos para la hora del té.

Un excelente sábado pre día del niño.
El recuento del día del niño per se lo dejo para mañana porque si no me quedo sin cosas que contar.

14 comentarios:

zorgin dijo...

50$
37º
ya nos hemos dado cuenta que su cria roro es memorable,
y al final, entró como m...?
ha visto que ir contramano a veces nos regala un poco placer?

El Gaucho Santillán dijo...

Los zoològicos me traen malos recuerdos.

una vez, un mono se hizo caca en la mano, y le tiraba a la gente.

Y una vez, me orinò un leòn!!! (Orinan lejos, como a 10 metros)

Sì, lindo paseo, pero a mi dejàme ir al cine.

un abrazo.

Alicia Seminara dijo...

Me gustó mucho tu relato, me fui imaginando todo mientras te leía.

Felicitas dijo...

hace taaanto que no voy al zoologico...

Yoni Bigud dijo...

Cómo me gusta ir al zoológico. Siempre la llevo a mi pequeña Yoni, y cuando estoy afuera, en otra ciudad, voy solo. La felicito por el paseo.

Un saludo.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Qué linduraaa, el mono seguro que se acordaba de ella. Ellos tienen memoria de elefante.

rastelman dijo...

ahhhhhhhhhh
no sabes loquera el zoo el domingo!!??
al de bsas me refiero, cuando pasamos por alli rumbo a un lugar para almorzar en familia había ya a las 13:30hs casi dos cuadras para la boletería...
El día era una maravilla pero tampoco para taaaanto!!

Guada GN dijo...

Don Zor, ya lo corregiré.
Y su padre no va a olvidar por un largo tiempo ese "Pero yo ya tengo cinco!" gritado con voz de pito... Ah, uste`lo dice por el mono?
Entró como menor, es hasta cinco incluido.
Sip, realmente fue un buen día.

Gaucho, lo suyo es mala leche. Las dos veces que fue al zoo, las dos veces lo garcaron, así no da... Mejor no se acerque a este, sabe Dios lo que puede pasar...
Igual, el cine a mi me gusta mucho.
Un abrazo pa`uste`tambièn.

Alice, me alegro. El plan era compartirlo. :)

Guada GN dijo...

Fefi, la próxima vez que venga - sí, ya sé, falta una vida - los llevamos a los tres :) !

Sr Bigud, nosotros también hemos tomado la costumbre de ir a los zoológicos de las ciudades en las que estamos. Son lindos paseos. Es una linda costumbre.
Saludos pa´llá.

Banfru, los monos tienen memoria de elefante? Que complejo... Pero puede ser, porque realmente fue curioso como se acercó hasta donde estaba ella y cuando nos fuimos se fue al joraca, sin dejar que nadie mas lo tocara...

Guada GN dijo...

Es porque la gente no sale del cuadradito, Rastel! Día del Niño = salida. No podían ir antes? Y tampoco que el zoo de BsAs sea una maravilla. No me puede comparar pasar la tarde en un parque al lado del río que en el complejo ese en medio de la ciudad... Uy, me puse criticona. Desde que me fui BAires se me ha vuelto claustrofóbica y sucia, que cosa, no? Deje, no me haga caso...

Marina dijo...

el zoológico de montevideo da pena, pero llevé muchas veces a mi sobrina, ya que en una época era su paseo favorito.
más adelante, la llevé al parque lecoq, un parque bastante grande en las afueras de la ciudad donde los animales están en predios más grandes y mucho mejor cuidados, pero la niña no quiso caminar...
ahora vamos a ir a bs as y la (ya no tan) niña quiere ir a temaiken, pero primero voy a averiguar cómo es y cuánto hay que caminar porque si no ya me veo...

Ouchurus dijo...

El día del qué??? Eso acá no existe...en mi casa, digo...y por ahora, que ya me las van a venir a avivar de afuera!!

Me parece que algo empieza a captar ya la mayor que me preguntó el domingo con cara de confundida "hoy es mi cumpleaños otra vez?"
porque algún gilún le había dicho feliz día...
en fin...muy lindos el paseo y el relato.

un saludo!

Guada GN dijo...

Marine, Temaiken es grande y da para caminar muchísimo. Pero tiene muchos lugares para sentarse a tomar algo, una heladería en el centro, plazitas, etc. Es muy lindo, pero si te vas a arriesgar, vida mía, preparate para pasear :)

La Ro, Ouchs, tiene el calendario mental seteado para el Dia del Niño, su cumpleaños y Navidad. El resto de las fechas van y vienen, pero esas tres... No sé quien se los remarcó, pero no hay forma de que los olvide.
Gracias,
Saludos pa`allà-

Guada GN dijo...

Y 14...