Otra Mente Brillante Arruinada por la Educación

23 mar. 2011

Perros en Martes



Yo tuve una vez, una perra que se llamaba Ofelia.
Ofelia...
Ofelia era una enorme Rottweiler, y desmintiendo todas las habladurías y los mitos sobre esta raza, Ofelia era uno de esos perro buenazos, con el alma escondida en la parte de atrás de las orejas, justo ahí donde siempre le gustaba que la rascaran.
Ese tipo de animal al que sólo bastaba con empujarla ligeramente para que se dejara caer hacia el costado, así uno le hacía mimos.

No, si era malísima.

Para el tamaño que tenía, Ofelia era una perra tímida. Se sobresaltaba cuando salíamos por la calle y los perros mas chiquitos le ladraban. Si pasaba algún perro grande, antes siquiera de acercársele mucho, se escondía detrás mío y lo miraba con sospecha. Mucha gente en la zona la saludaba a ella - yo estaba de palo - al pasar.
Cuando le dabas algo para comer le decías "despacito" y ella te lo sacaba de entre los dedos con infinito cuidado para no lastimarte.
Era medio bruta, tampoco vamos a engañarnos, que se puede pedir de un animal tan grande, giraba sin mirar y te estrolaba contra la pared, pero para ciertas cosas era una princesa.

Cuando me mudé de provincia se quedó con mi mamá. Las cosas en casa no estaban muy bien y ya me estaba yendo yo, no le iba a sacar al perro también.
Me dio mucha pena dejarla, pero hay cosas que son mejor así, y siempre que yo iba de visita, Ofelia me saltaba encima, como si yo hubiera hecho todos esos kilómetros sólo para ir a verla a ella.

Un par de años después, la Rorro se sumó a las visitas, y Ofelia, con cierta resignación y miradas sufridas, se dejó adoptar. Mi niña la seguía a todas partes, le tiraba de la cola, se le subía encima, y en una ocasión memorable, se sentó con ella en el piso, puso una tacita de té frente a cada una y tuvieron una reunión de té que al día de hoy lamento no haber podido siquiera fotografiar.
Era un perro fabuloso. El perro con el que uno se imagina cuando dice "quiero tener un perro".

Ofelia murió hace unos años. Tenía una artritis galopante y había mañanas en las que ni siquiera podía levantarse de su manta, por lo que mi madre, con todo el dolor del alma, llamó al veterinario para que se ocupara de ella.

En fín...

Hacía tiempo que no pensaba en Ofelia, pero hace un par de días recibí un mail con una serie de fotos y no pude evitar hacer la asociación libre...


17 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Lo malo de los perros es que duran muy poco, y uno siempre los sufre.

Un saludo.

El Gaucho Santillán dijo...

S, eso es lo malo. Se van antes.

Pero que recuerdos dejan.

Buenas fotos.

Un abrazo.

Mona Loca dijo...

Para un chico no hay mejor amigo que un perro.
Lo digo y lo sostengo.

Para un grande, digamos que también.
Por lo menos es uno de los mejores.

Soy partidaria- como sabrá- de que los chicos tengan una mascota.

besos!

Anónimo dijo...

amiga...hermosisimo tu blog! yo me deje una en nqn y no pude evitar tener otro compañero peludo en mi nueva casa...son los mas tierno y leal que te puede ofrecer la vida! eso, es amistad!
Mari

Vicky dijo...

Que tierna. Mi perra Juli es muy parecida, torpe pero amorosa ♥

Sir Lothar Mambetta dijo...

Un brindis por los perros (más allá de que cualquier excusa es buena para beber).
Un beso.

rastelman dijo...

tuve perros de chico pero ya con mis hijas y viviendo en belgrano la cosa cambió y me dioi aprension que se le hacercaran los perracos grandes desconocidos...
que ni se inmutan cuando su animal se acerca a un carrito de bebe o a una niñita tambaleante:
"pero mirá que jamás mordió a nadie..."
"no quiero que la mano de mi hija sea la primera que se come!!"

rayes de padre!

igual hermosas imágenes!

JoseCN dijo...

Se llama Ofelia en relación a Hamlet o no tiene nada que ver? jaja
Muy buenas las fotos con los perros

Un saludo!

pal dijo...

Roni Lolo y Flaqui, tres perros que cuando se fueron me dajaron el alma destrozda.
Cómo me gustan los perros... y Adri que nunca ha tenido uno... y a riesgo de molestarte te lo digo todo: por eso no me resigno con un gato o un hamster o algo así... yo quiero perro. O nada.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

lo que más amo de mis perros es cuando siento que se acuestan al lado de mi cama y suspiran.

zorgin dijo...

conocí una ofelia, una amiga más que una mascota, tierna y visceral.
la mala fama de los cánidos es responsabilidad del tarado que tiene al lado, ya sea un histeriquillo de apartamento, como un masho patotero.
saudades, vio.

Guada GN dijo...

Es cierto, Sr Bigud. He llorado varios perros en mi vida... y supongo que lloraré varios mas :/
Saludos


También estoy de acuerdo con uste`, estimado Gaucho. De todos los perros llorados, tengo excelentes memorias que llevarme.
Vio que lindas?
Abrazos


Lo sé, estimada Mona.
Los chicos, en mi opinión, tienen que crecer sabiendo que hay otras especies en el mundo. Y no hay mejor manera de saberlo que teniendo un amigo de otra especie.
Besos

Guada GN dijo...

Gracias, Mari!! Y tu pichicho es precioso :)
Se parece muchísimo a Blue :( pena que nos durara tan poco, cosa linda que era...
Cuidalo mucho y seguí subiendo fotos
Besote


Vic, son lo mejor. Grandes y torpes. Hay algo reconfortante en todo ese cariño sin barreras, en poder empujarlo para sacarlo de encima y saber que no se va a ofender :)


Eso, sir M, brindemos!!! Que es lunes y cualquier excusa es buena para empezar la semana con un poco de alegría - me traje una botella de licor de sauco de San Martín, quiere un poco?
Besos

Guada GN dijo...

Ve, yo hago al revés, desde siempre. Siempre he andado con perros grandes, y no dejo que se acerque - aun cuando sé que no hacen nada - a nadie a menos que la mamá le haya dado permiso, porque se que a ningún padre le gusta ver a su criaturita al lado de un oso enorme. Y lo entiendo perfectamente, tener críos hacen que uno se ponga nervioso por todo :S
Vio que lindas? :)


Teníamos un berretín con los nombres ingleses, síp. El anterior, si bien no era de Shakespeare, se había llamado Rufus, así que ya verá. :)
Vio que bonitas las fotos?
Un saludo.


No me molesta en absoluto, Pal, todos tenemos nuestros puntos de vista y los perros son insustituibles. Ese cariño incondicional que dan mantiene el alma calentita :) Pero a mí los gatos también me llenan, así que soy feliz con la cosa naranja que tenemos ahora. Tres perros en un año fue mucho :S

Guada GN dijo...

Banfru, me gusta cuando te apoyan la cabeza en la pierna y se quedan dormidos, completamente confiados en que vos te vas a quedar quieta y los vas a dejar dormir. :)


Don Zorgin, es cierto. La gente que los entrena para ser armas... Una pateadura se merecen algunos, quequierequelediga...

Agente Smith dijo...

¡Qué lindos los perritos!
¡Me los como con dulce de leche a los perritos!

Bueno, cumplida la consigna, mentearruinada no te olvides que hoy cumple años la dueña del blog de la mona en seda. Si, esa. Como 39 cumple.

Guada GN dijo...

Tanto cinismo, tanto cinismo.... tsk tsk...
Se agradece, estimado Elrond -lo linda que le queda la vinchita, lo vi en el blog de Mona - y ya fui y di las salutaciones pertinentes :)